Vergonzosa reunión del primer Consejo Regional de Medio Ambiente, tras más de cuatro años sin convocarse

Después de cuatros años y medio se convocó por fin al Consejo de Medio Ambiente, tiempo en el que en numerosas ocasiones se instó por escrito al Consejero a que atendiera a sus obligaciones legales. No fue hasta que, tras denunciar la situación a la Oficina del Defensor del Pueblo, su titular exigiera al Consejero Borja Sarasola a que antes de que acabara 2014 convocara dicho órgano. En las intervenciones que hicimos los representantes de los colectivos ecologistas que se exponen más abajo se atiende a este asunto.

La reunión fue no obstante un paripé para dar cumplimiento al mandato legal. Tan sólo uno de los puntos del orden del día (el Plan de Gestión de la Cabra Montés) era un asunto con cierta novedad; el resto se trataban de asuntos ya sometidos a información pública y aprobados. En esta situación, la labor de órgano asesor y consultivo del Consejo no pudo darse.

Lo que sí pudimos confirmar fue el bajo nivel del Consejero y la práctica totalidad de su equipo político y técnico. Tanto Borja Sarasola, como su viceconsejero, como el Director de Medio Ambiente (Ricardo Riquelme) se pasaron buena parte de la reunión hablando entre ellos, entre risas y ninguna atención a lo que exponían los técnicos sobre los distintos temas. Todos los puntos del orden del día fueron explicados y defendidos por el personal técnico. Lo que sí ejercitaron fueron sus dedos, muy activos por los teclados de sus teléfonos móviles.

En cuanto a la participación del resto de representantes hay que señalar la baja participación que hubo. Quitando a los representantes de distintas administraciones (que también fue significativamente baja), tan sólo estábamos los representantes ecologistas, los dos representantes de sindicatos, los dos “expertos” sobre medio ambiente, el representante de la universidad (un informático de la Rey Juan Carlos que se pasó todo el rato viendo su correo electrónico y páginas web sobre sus temas, y que a mitad de reunión se fue), la representante de las organizaciones empresariales y ya está. Los bostezos y whattsap estuvieron más presentes en la reunión que intervenciones de calidad.

Sólo estuvimos presentes 17 miembros del Consejo. Además había 10 personas más, sin voto pero con voz, todos cargos técnicos y políticos de la Consejería.

Hay que resaltar que en casi ninguna cuestión en la que hicimos crítica a la labor de la administración regional se nos contestó prácticamente nada. Les resbalaba todo, sólo debían pensar en que a ver si terminaba todo rápido y se iban de vacaciones navideñas. Cuidando el tono y las palabras, no nos cortamos en decirles todo lo que pensábamos (y que exponemos más abajo). Les dio igual.

Fue realmente vergonzoso y una auténtica pérdida auténtica de tiempo gastar las cuatro horas que allí estuvimos.

Ahí va un breve resumen de los puntos vistos:


RESUMEN

Participación. Hicimos la siguiente intervención (que pasamos por escrito para ser recogida en el acta)

En nombre de las organizaciones conservacionistas hay diversas cuestiones que deseamos dejar de manifiesto en esta reunión. La participación pública es un derecho que consagra con carácter general el artículo 9.2 de la Constitución, y para el ámbito administrativo el artículo 105, garantiza el funcionamiento democrático de las sociedades e introduce mayor transparencia en la gestión de los asuntos públicos.

Por su parte, el artículo 45 de la Constitución configura el medio ambiente como un bien jurídico cuya conservación es una obligación que comparten los poderes públicos y la sociedad en su conjunto.

La definición jurídica de esta participación y su instrumentación a través de herramientas legales que la hagan realmente efectiva se ha plasmado en diversos convenios internacionales y en normativas nacionales como la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan, entre otros, los derechos de participación.

El preámbulo del Decreto 10/2011, de 17 de febrero, del Consejo de Gobierno, por el que se modifica el Consejo de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, recoge que la existencia de un Consejo Asesor, sirve como cauce de participación en la defensa del medio ambiente y, en general, como medio de articulación en la política medioambiental, de las organización empresariales, sindicatos, organizaciones medioambientales, la comunidad científica y las Administraciones Públicas, desarrollando funciones de consulta y asesoramiento en múltiples aspectos.

El artículo 1 del mismo Decreto establece la constitución del Consejo de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid como órgano de consulta y asesoramiento, con la finalidad de impulsar la participación de las organizaciones interesadas en la defensa del medio ambiente y de personas de reconocido prestigio en la elaboración y seguimiento de la política medioambiental.

Entendemos que este derecho de participación se dificulta y se reduce a un mero trámite vacío de contenido, cuando se presenta un orden del día constituido por cuestiones que en su mayoría ya han sido aprobadas hace varios meses y en las que difícilmente se puede aportar nada. Son los casos de los puntos 3,4,5,6 y 7. Es más en los casos en los que esa documentación ha sido sometida a información pública, ni tan siquiera, han sido contestadas las alegaciones. Son los casos de los puntos 3,4, 6 y 7.

La documentación que se ha facilitado con anterioridad a esta reunión, en unos casos es insuficiente, como el caso del censo y Plan de Gestión de la cabra -único asunto que podría no estar aprobado y, por tanto tiene sentido traer a esta reunión- y en otros es obsoleta, como lo referente a la declaración de las ZEC, la Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Comunidad de Madrid o la marca de garantía M, cuestiones aprobadas hace meses.

Por otra parte hay que destacar el escaso margen con el que se ha convocado esta reunión. Resulta inexplicable que después de cuatro años y medio, sin reunir este Consejo se haga con poco más de 48 horas hábiles, cuando ninguno de los puntos supone urgencia alguna. Como ya se ha expuesto, todos los puntos a tratar ya están aprobados y el único que parece que no lo ha sido, el Plan de Gestión de la cabra montés que carece de urgencia alguna, ya que se viene gestionando y cazando, al menos, desde el año 2011 en Los Hoyos de Pinilla y desde 2013 en La Pedriza-Cuerda Larga.

Con esta premura y la ausencia de comunicación previa se ha impedido plantear propuestas más razonables sobre asuntos a tratar y, así no hacernos perder el tiempo, especialmente a los miembros de la administración cuyo salario pagamos todos los ciudadanos.

En definitiva, el contenido del orden del día y el escaso margen de tiempo de la convocatoria transforma esta reunión en un puro trámite, carente de eficacia real.

Periodicidad de las reuniones del Patronato (Igualmente les expusimos lo siguiente:)

De acuerdo al Decreto 10/2011, de 17 de febrero, del Consejo de Gobierno, por el que se modifica el Consejo de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, las reuniones del Pleno del Consejo de Medio Ambiente deben realizarse, al menos una vez al año. En julio de 2010 se reunió por última vez este órgano consultivo, en marzo de 2011, se publicó la modificación en su composición y funciones y en mayo de 2012 se hicieron públicos los nombramientos de sus miembros.

¿Qué razón ha existido para no convocar este órgano hasta ahora?. ¿Por qué se ha eludido la obligación de informar a este órgano de los anteproyectos de ley que se han aprobado en este período y que han afectado a la normativa ambiental?. ¿Por qué no se informa en este Consejo sobre la derogación de la Ley 2/2002 de evaluación ambiental y el nuevo régimen de evaluación ambiental de los planeamientos urbanísticos que ha introducido la Ley de Medidas Fiscales y administrativas aprobada por la Asamblea de Madrid el jueves 18 de diciembre?

Diversas organizaciones ecologistas, llevan años solicitando al señor Consejero de Medio Ambiente que convoque el Consejo, precisamente para informar de los anteproyectos de Ley que han modificado el régimen de usos en la totalidad de los espacios protegidos de la Comunidad de Madrid, así como de los planes de gestión de las ZEC, antes de que fuesen aprobados, solicitudes que ni han sido tenidas en cuenta ni han sido, tampoco contestadas. ¿Alguien puede justificar de forma razonable esta situación?

La respuesta del Consejero fue que habían decidido convocar antes las secciones del Consejo y, por último, convocar al pleno. Nada más.

Puntos del orden del día:

Censo y Plan de Gestión de la cabra montés 2015-2025

Hubo una breve exposición por parte de Lara Zabía, titular del Area de Conservación de Flora y Fauna. Dijo que el censo estaría finalizado para final del verano de 2015. El plan está todavía en borrador. Lo que se pretende es hacer “extracciones” de ejemplares de cabra en la sierra, ante la sobreabundacia de la población.

La intervención de los representantes ecologistas fue la siguiente:

La cabra montés es especie cinegética en la Comunidad de Madrid desde la temporada 2008-2009, cuando se introdujo como tal en la correspondiente orden. No se entiende la premura con la que ahora se trae el punto al Consejo, cuando además no se acompaña de información y documentación adecuada para permitir el ejercicio de las funciones de este órgano.

El punto del orden del día que se trae a esta reunión, se refiere a un censo y a un plan de gestión, pero en la documentación facilitada, más gráfica y propagandística que informativa, no aparecen datos ni del censo ni del plan. Aparece una gráfica de la evolución del número de individuos, desde 2000 a 2014, sin más información. Nada se dice del método utilizado, de las fechas en las que se han realizado los censos, zonas estudiadas, composición, estructura y distribución de la especie tanto en terrenos administrados por la Comunidad de Madrid, como en el resto, etc.

Tampoco se ha facilitado el Plan de Gestión, ni dato alguno sobre el mismo: los cupos y los calendarios de captura, el número máximo de ejemplares de cada categoría (hembras, machos, etcétera) que se podrán capturar en la temporada, el destino de los cuerpos, cómo se realizará la extracción en el Parque Nacional, las normas que regirán durante el ejercicio de la caza, etc. Tampoco se indica la situación en la que se encuentra el Plan de Gestión y cuál será el proceso de aprobación, en caso de que aún no lo esté.

Tampoco se aportan datos sobre el número de cabras cazadas hasta la fecha ni valoración alguna sobre esta actividad (ambiental, socioeconómica, etc) o sobre las nuevas poblaciones creadas en Sonsaz.

En definitiva no se entiende cuál es el objeto del punto, dado que no se facilita información relevante alguna para poder ejercer ninguna de las funciones básicas de este órgano. Por tanto, en tanto no se facilite copia del Plan de Gestión, poco más se puede añadir.

Declaración de las Zonas de Especial Conservación y aprobación de sus correspondientes Planes de Gestión

La presentación la hizo Sánchez Herrera, titular del Servicio de Planificación de Espacios Protegidos. Fue una exposición sin ningún contenido, sobre unos planes que fueron aprobados el pasado verano y sobre lo único que decía eran datos sobre su superficie, número de especies protegidas, número de hábitats y demás información que se puede obtener en cualquier ficha de internet.

Hay que señalar que, al aludir en la réplica que no habían aportado nada nuevo, uno de los “expertos” dejó su whattsap para decir que la exposición había sido muy completa.

Nosotros dijimos que:

  • Tanto la declaración de los ZEC como la aprobación de sus correspondientes Planes de Gestión son actos con suficiente importancia en la conservación del territorio regional como con suficiente significancia a nivel normativo, como para que éstos hubiesen sido sometidos al conocimiento y el debate de los miembros del Consejo de Medio Ambiente con antelación a su declaración y aprobación respectiva. La Consejería de Medio Ambiente, no convocando el Consejo en más de cuatro años, ha privado a los representantes de la sociedad civil madrileña de una de las formas establecidas para ejercer su derecho de participación en materia de medio ambiente.
  • La información proporcionada previa a la celebración del Consejo es escasa, insuficiente y sin ningún contenido como para poder hacer una valoración de lo que ha supuesto la declaración de estos espacios de la Red Natura y la aprobación de sus reglamentos de gestión.
  • La aprobación de estos ZEC y de sus planes de gestión ha sido producida con retraso en relación a lo marcado por la normativa europea, debiéndose haber producido antes de 2011.
  • Estos planes de gestión adolecen de graves deficiencias en cuanto al contenido que deben incorporar los planes de gestión según lo establecido en las Directrices de Conservación de la Red Natura 2000 del Ministerio de Medio Ambiente: objetivos, cartografía de hábitats y especies, establecimiento de zonificación, cartografía y tablas de impactos, oportunidades de sostenibilidad, etc. Una de las deficiencias encontradas es la falta de descripción adecuada de las amenazas y presiones a las que están sometidos estos espacios. Esta información es esencial para realizar un diagnóstico adecuado del nivel de conservación de la Red Natura y poder establecer por tanto objetivos y medidas para alcanzarlos. De hecho ya hay una sentecia anulatoria del Tribunal Supremo, a un recurso interpuesto por Ecologistas en Acción, anulando el Plan de Gestión del ZEC “Cuencas de los Ríos Alberche y Cofio”. No es raro que en unos meses existan otras similares.
  • Estos documentos no suponen un avance importante en cuanto a la gestión y la conservación de estos espacios. De hecho están plagados de expresiones indeterminadas que no entrañan obligación alguna de regular los usos y actividades que podrían poner en riesgo la supervivencia de los hábitats o las especies de la Red Natura 2000 (urbanismo, infraestructuras, caza, pesca, etc). Se abusa hasta el hartazgo de expresiones como “se favorecerá”, se promoverá”, “se tenderá”, “se procurará”, “se intensificará”, “podrán establecerse limitaciones”, “se tendrán en cuenta”, etc. Tampoco se establecen plazos para el cumplimiento de estas recomendaciones.
  • No suponen ningún avance a lo marcado ya previamente en la legislación sectorial. De hecho hay una remisión hasta la exageración a la normativa ya existente para regular las actividades presentes en los espacios (actividad industrial y minería, actividad agropecuaria, caza y pesca, urbanismo, residuos, golf, infraestructuras de transporte…). Es decir, no se aporta nada nuevo a lo que ya está legislado.

Parque Nacional Sierra de Guadarrama: situación actual

Esta vez le correspondió al Director Conservador del PN, Diego Sanjuanbenito. De nuevo generalidades, cosas ya sabidas y todas denunciadas y contestadas en su momento por Ecologistas en Acción. La intervención nuestra fue la siguiente:

Sobre la exposición realizada, me gustaría puntualizar que la primera reunión del Patronato del Parque Nacional fue el 9 de junio, no el 6 como se dice en el informe de situación facilitado. Este exiguo informe no indica nada sobre el problema de masificación del Parque Nacional. Se trata de una cuestión que ya están poniendo de manifiesto sectores diversos que ya están poniendo de manifiesto, diversos sectores. ¿Se tiene previsto hacer algo al respecto?. Lo mismo sobre la conflictividad de usos, ¿se va a hacer algo al respecto o habrá que esperar a que suceda alguna desgracia: senderistas, ciclistas, jinetes, etc? .

Hoy se ha hablado del plan de gestión de la cabra, pero ¿qué pasa con la gestión del resto de especies cinegéticas, se vana ir recortando poco a poco o va a seguir todo igual?.

¿Podría explicar mejor lo relativo al control de contaminación genética de las poblaciones de fauna del PN, mediante moratoria de repoblaciones cinegéticas en la Zona Periférica de Protección?.

Nueva marca de garantía “M Producto Certificado”

Este tema fue de traca. La creación de una marca de calidad para productos realizados o procesados en la Comunidad de Madrid y que reúnan ciertos requisitos de calidad: marca protegida, denominación de origen, producto ecológico. No encntramos ningún sentido a incluir este punto en el orden del día.

Los colectivos ecologistas respecto a este punto consideran que:

  • Debería justificarse por qué la Consejería de Medio Ambiente considera este punto meritorio de ser tratado en el Consejo de Medio Ambiente. Desde los colectivos ecologistas madrileños no se encuentra razón suficiente para que sea tratado en este foro la creación de una marca de calidad a productos regionales, así como tampoco encuentra que exista ninguna relación o mejora a la calidad ambiental de la región.

Estrategia de calidad del aire y cambio climático de la Comunidad de Madrid (2013-2020) Plan Azul +

Otro tema ya conocido, alegado y contestado (en este caso por por Ecologistas en Acción) en su momento. Más tiempo para el bostezo y la comunicación por whattsap. Nuestra intervención:

En la Comunidad de Madrid se da un incumplimiento generalizado de la normativa europea de calidad del aire (Directiva europea 2008/50) y su trasposición a la legislación española. Desde que se establecieron valores límite legales para diversos contaminantes, en la Comunidad de Madrid se han excedido los límites para partículas en suspensión (PM10), exigibles desde 2005, dióxido de nitrógeno (NO2), exigibles desde 2010 (en las zonas: Madrid ciudad, Urbana Sur y Corredor del Henares), y ozono troposférico (O3), exigibles desde 2010 (en las 7 zonas).

La Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Comunidad de Madrid 2013-2020, llegó con un año de atraso, puesto que el anterior terminó en 2012, y con importantes deficiencias.

No establece ninguna regulación obligatoria ni planificación concreta para modificar el actual modelo de movilidad de la región, que necesita urgentemente reducir el tráfico de vehículos privados. La estrategia se basa fundamentalmente en acciones voluntarias vía incentivos y recomendaciones que no son concretas ni proporcionales a la magnitud de la reducción de emisiones que es preciso alcanzar para lograr una adecuada calidad del aire. Un plan creíble debería contar con medidas específicas, medibles, alcanzables, realistas, sujetas a plazos y con un presupuesto asignado.

Aunque se plantea la mejora del transporte público como una de las medidas más importantes de la Estrategia, este objetivo parece más bien sarcástico, teniendo en cuenta la política de recortes desplegada por el Gobierno Regional. El presupuesto total de la estrategia para el período 2013-2020, 81 millones de euros, es inferior a los 100 millones que recorta este año la Comunidad de Madrid al Consorcio Regional de Transportes para el año 2014.

La medida de mejora del transporte público contempla también la ejecución de proyectos de plataformas reservadas en colaboración con el Ministerio de Fomento (se citan 15 km en la A-2), y la “ampliación/mejora de las infraestructuras de transporte público (BUS VAO y del carril sólo BUS) en vías de acceso a núcleos urbanos”. Se trata de un objetivo sumamente impreciso y claramente insuficiente para la dimensión del problema de la contaminación atmosférica en la región. En este terreno, la medida lógica, que lleva décadas planteada pero se sigue posponiendo, es el establecimiento de plataformas reservadas para el transporte público en las autovías de acceso a Madrid, como el que existe en la A-6. Esto podría llevarse a cabo sin ampliación del viario (requeriría solamente actuaciones puntuales en ciertos tramos), dedicando al transporte público un espacio reservado, a expensas de alguno de los actuales carriles dedicados al automóvil privado.

Tanto el diagnóstico de la situación como los objetivos planteados por la estrategia se basan en los actuales valores límite legales para los principales contaminantes (partículas en suspensión, dióxido de nitrógeno, ozono troposférico) marcados por la legislación de la Unión Europea. Este debe ser, naturalmente, el punto de partida, pero el objetivo debería ser cumplir con los valores recomendados por la Organización Mundial de Salud (OMS), más estrictos y, sobre todo, más acordes con una adecuada protección de la salud humana.

Este Consejo debe tener muy en cuenta que estamos, no sólo ante un problema ambiental sino también de salud pública problema de salud pública. Se calcula que por esta causa fallecen prematuramente 20.000 personas en España y 2000 en Madrid. No parece que el plan vaya a garantizar el derecho de la ciudadanía a respirar un aire saludable.

Se propone la creación de un grupo de trabajo responsable de evaluar la marcha de la Estrategia y la eficacia de las medidas aplicadas.

Recuperación ambiental de las parcelas 146 c y d del polígono 47 de Arganda del Rey (lagunas de aceite tóxico)

Fue el único punto en el que pasaron cierta información novedosa y amplia. La exposición la hizo uno de los subdirectores de la Dirección de Evaluación Ambiental. Dieron datos de aves muertas según censo de GREFA (184 aves en 2013 y 145 en 2014 -hasta noviembre-).

Pasaron presupuesto de la primera fase (la de extracción). El presupuesto de todas las fases siguen considerando que estará sobre los 14,5 millones

Siguen contando con la participación de otras instituciones. La Universidad Politécnica colabora a través de la Escuela de Minas (Fundación Gómez Pardo). No descartan contar con la colaboración de SEO u otras organizaciones para la fase de uso público.

En cuanto al destino del residuo (todavía no lo están extrayendo, están haciendo labores previas) dijeron que solo hay 9 plantas cementeras con Autorización Ambiental Integrada (situadas en País Vasco, Andalucía, C-LM, Valencia y Cantabria). Prevén llevarlas a varias de ellas en función de su capacidad en cada momento. Todavía, dicen, que no lo han decidido.

En el turno de palabras dijimos:

  • El tratamiento de este punto en el Consejo de Medio Ambiente llega mal y tarde. En el Consejo celebrado en 2009, la entonces Consejera de Medio Ambiente, Mª Isabel Mariño se comprometió a establecer un grupo de trabajo dentro del Consejo para debatir la mejor solución a este problema ambiental. No sólo no se creó sino que desde entonces hasta ahora las falsedades y la ocultación de información por parte de la Consejería han sido la nota predominante en la actuación institucional. Numerosos escritos han sido enviados por parte de las organizaciones ecologistas a esta consejería solicitando información relativa a la recuperación de la Laguna del Aceite, siendo la falsedad o el silencio las únicas respuestas encontradas. Las últimas han sido las relativas al presupuesto detallado y al destino final de los residuos de la laguna, cuestiones a las que todavía no se ha tenido respuesta.
  • La documentación entregada, aunque por una vez en este Consejo, es amplia, no es ni mucho menos completa. El proyecto que se entrega es el relativo a las fases de “Labores previas”, “Actuaciones sobre el material bombeable”, “Seguimiento de obra y control ambiental”, “Elaboración de documentación”, “Apoyo a la dirección facultativa” y “Seguridad y Salud”, dejando fuera de información a este Consejo de las fases relativas a la restauración de las parcelas.
  • De esta forma, no es posible conocer el presupuesto detallado de todas las fases del proyecto, siendo la única aportada de 9.682.901 euros y quedando por justicar unos 5 millones de euros del proyecto total presentado en el Estudio de Impacto Ambiental (unos 14,5 millones).
  • En la información aportada no se dice nada del destino final de los hidrocarburos bombeados. Este hecho sigue siendo un misterio ocultado por la Consejería de Medio Ambiente y un elemento básico para poder considerar el alcance de afección ambiental de la actuación.
  • Dado que no se ha llegado a realizar un grupo de trabajo sobre el proyecto de descontaminación de la laguna del aceite, solicitamos que se creé uno sobre el seguimiento del proceso de descontaminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *