Una mina de sepiolita junto al Jarama

 

La Consejería de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha dado luz verde a una mina de sepiolita, proyectada por Tolsa SA, en el término de Paracuellos del Jarama, que supondrá el fin definitivo del ecosistema del río en esa zona. Las alegaciones interpuestas por la Plataforma “Jarama Vivo” al proyecto no han sido tenidas en cuenta por la Consejería, que ha preferido tener presentes antes los intereses de las explotaciones mineras a la supervivencia del río. Este proyecto se realizará a escasos metros de la ribera declarada por la Comunidad de Madrid como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y protegida por la normativa europea. El proyecto se ejecutará frente al Aeropuerto, durante 15 años y en galerías subterráneas junto al cauce del rio.

Según el proyecto que se presentó en abril de 2003 y confirmado por la reciente Declaración de Impacto Ambiental de la Consejería, la extracción de la sepiolita se llevará a cabo mediante dos túneles de acceso que alcanzan los 195 m. de profundidad. La explotación se localizaría en la margen izquierda del río, cerca del límite con San Fernando de Henares y a escasos metros del cauce. La explotación ocupará 90 ha. y los trabajos se prolongarían durante 15 años.

La explotación minera producirá un grave impacto a la hidrología y la calidad del cercano río Jarama. El proyecto reconoce que se producirían filtraciones y pérdida del nivel del freático, vertidos de lodos, emisiones de partículas tóxicas a la atmósfera, destrucción de restos arqueológicos y paleontológicos (presentes 15 yacimientos catalogados y en buen estado de conservación), hundimientos del terreno (hasta 7 m.), destrucción del bosque de ribera, impactos sobre las poblaciones de 11 especies animales protegidas en la legislación regional y nacional, etc.

La combinación de estas amenazas y el cercano desvío del cauce, ejecutado ya para la ampliación del aeropuerto de Barajas, creará una grave situación para todo el entorno y la supervivencia de un amplio tramo del principal río de Madrid. La emisión de partículas en la zona afectará a los vecinos de Paracuellos, muy especialmente a los residentes de la cercana urbanización de “Los Berrocales” y a los trabajadores del cercano polígono industrial.

La localidad de Paracuellos del Jarama tiene previsto, en su Plan General de Ordenación Urbana, uno de los mayores crecimientos urbanísticos de la Región. Los suelos que ocupará la nueva explotación están declarados como incompatibles con actividades mineras, motivo por el que ese Ayuntamiento presentó en su momento alegaciones ante la Consejería de Urbanismo de Madrid. Para llevar a cabo el proyecto es necesaria una recalificación de los suelos por parte de la administración competente, en este caso la misma Consejería de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente que ha autorizado el proyecto.

UNA ACTIVIDAD PELIGROSA …TAMBIÉN PARA LOS FONDOS PÚBLICOS
La sepiolita es una roca absorbente de la humedad, de la que nuestro país tiene importantes yacimientos sin explotar en Teruel y Toledo. Dos grandes empresas TOLSA y SEPIOLSA se reparten la explotación de ese recurso minero en la periferia de Madrid, a través de las instalaciones de Vicálvaro y la zona del aeropuerto de Barajas. La minería de sepiolita ha sido motivo de fuertes polémicas por las fuertes indemnizaciones que exigen a la Administración por derechos mineros que no llegan a ejecutarse, al quedar afectados por planes de infraestructuras. Algunos profesionales del sector consideran que las reclamaciones por derechos constituyen una expectativa de plusvalías muy superior a los rendimientos de la explotación, si se ejecutara.

La explotación actual del aeropuerto de Barajas vierte grandes cantidades de lodos al cauce. Las emisiones de partículas desde la planta de tratamiento de Vicálvaro ha sido motivo de protestas ciudadanas por las graves afecciones respiratorias que provoca (silicosis).

sepiolita-paracuellos-plano


Más información:
Texto completo de la Declaración de Impacto Ambiental