Un millón de pesetas a la gravera Coheisa por daños al arroyo Rejas

La Confederación Hidrográfica del Tajo ha impuesto dos sanciones a la gravera COHEISA por “derivación de aguas sin autorización administrativa” (6.010,15 euros) y por “acopio de tierras en zona de servidumbre del arroyo” (450,76 euros), en total 1.075.000 pesetas.

Las sanciones derivadas de estos expedientes se añaden a la multa de 500.000 pesetas impuesta en diciembre de 2001, por la misma administración, por vertidos de lodos sin decantar al arroyo Rejas, afluente del Jarama.

Todas estas sanciones se derivan de las denuncias presentadas en abril de 2001 por la Asociación Ecologista del Jarama. Las instalaciones de la empresa COHEISA se encuentran junto a la depuradora Rejas, en las inmediaciones del Puente de San Fernando (término municipal de Madrid) y no cuentan con ninguna laguna de decantación que evite los vertidos al arroyo, así mismo, como ahora se ha demostrado tampoco tienen permisos para extraer agua, ni para acumular materiales en la ribera del arroyo. Los materiales que se lavaban en esta planta de tratamiento proceden de zonas de extracción de áridos en Perales del Río (Getafe). Los vertidos se producían, desde hace años, tras el lavado del árido a través de una tubería que desaguaba directamente al arroyo, a unos 200 m. de la desembocadura en el río Jarama. Las riberas del cauce se utilizaban igualmente como depósito de tierras. Por ambos motivos se producía un permanente enturbiamiento del río como consecuencia del arrastre de materiales.

La Asociación Ecologista del Jarama “El Soto” ha solicitado de la Dirección General de Minas de la Comunidad de Madrid, la modificación de las instalaciones de esta gravera con el objetivo de que su legalización definitiva se condicione a la ausencia de futuros impactos sobre las aguas.