Siguen sin tomarse en serio el medio ambiente

Paloma Martín, nueva consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, se hace cargo de una consejería que ha carecido de orientación política y de una visión global para hacer frente a los complejos problemas ambientales de la Comunidad de Madrid.

 Los colectivos ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo valoran negativamente el escaso perfil y trayectoria ambiental de Paloma Martín.

 Las entidades ecologistas ponen a disposición del nuevo gobierno 147 propuestas para la regeneración ambiental de la región, que van mucho más allá de las tibias medidas ambientales acordadas entre PP y Ciudadanos.


Paloma Martín tiene desde hoy el reto y la oportunidad de transformar y modernizar la política y la gestión medioambiental en la Comunidad de Madrid. La dinámica principal que ha tenido en los últimos gobiernos el departamento de medio ambiente ha sido el estancamiento –cuando no el retroceso- y el desinterés por lograr avances en conservación de la naturaleza, en gestión de residuos, en transparencia sobre la gestión de caza y pesca, en mejoras en calidad del aire y movilidad, implementación de medidas para frenar el cambio climático, etc.

Actualmente la región carece de normativa que regule la declaración de espacios protegidos, ni el turismo y los deportes de gran impacto en la naturaleza. No ha aprobado ni un solo plan de recuperación de especies o planes de conservación de hábitats, a pesar de ser una obligación. No tiene ley de caza ni ley de pesca fluvial, se rige por las leyes preconstitucionales de 1970 y 1942, respectivamente. Carece de estrategia de calidad del aire y la generación de residuos se ha convertido en uno de los principales problemas ambientales de la región.

Entre las 155 medidas pactadas entre PP y Ciudadanos aparecen la aprobación de una ley de eficiencia energética, incentivar la adquisición de vehículos bajos en emisiones, así como repoblar con 500.000 árboles y crear un Arco Verde. A juicio de los colectivos ecologistas se tratan de medidas sin conexión y alejadas de los retos urgentes de la realidad madrileña.

Por otro lado, hay que destacar el escaso bagaje y perfil ambiental de Paloma Martín. Al igual que ha sucedido con los últimos consejeros, todos carecen de formación y experiencia sobre la materia que ha de gestionar. Los colectivos ecologistas consideran muy preocupante que Díaz Ayuso haya optado por una persona ajena a la materia para gestionar el medio ambiente madrileño, algo impensable en la elección de los responsables de Consejerías como justicia, economía o vivienda.

Aún con todo, Paloma Martín tiene la posibilidad y la capacidad para cambiar las dinámicas de funcionamiento de la propia Consejería. Las malas prácticas administrativas, que tuercen los procedimientos a favor de intereses ajenos a la conservación y al interés general, son muy habituales en numerosos departamentos de medio ambiente. Atender este problema ya sería un tanto en favor de la buena gestión ambiental de la región.

Dar un giro radical que transforme las políticas y la gestión ambiental en la Comunidad de Madrid es una cuestión urgente y necesaria. Los colectivos ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo ponen a disposición de la Consejera Paloma Martín 147 propuestas concretas para la gestión ambiental de la región. Desarrollar estas propuestas alejarían su futuro mandato del desinterés, la opacidad, la propaganda y el lavado verde de cara que han caracterizado a sus antecesores en el cargo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *