Se mantiene la restricción a la pesca en lagunas del Parque del Sureste

 

El BOCM del pasado 20 de febrero publicaba la orden de vedas a la pesca para el año 2004. Nuevamente se relacionan algunas lagunas del Parque Regional que quedan total o parcialmente vedadas a esta práctica:

ANEXO 9
TRAMOS VEDADOS PARA TODAS LAS ESPECIES DE PESCA FUERA DE LA ZONA TRUCHERA DE LA COMUNIDAD DE MADRID PARA EL AÑO 2004
….
El margen de la laguna del Campillo definido desde la perpendicular al perímetro de la lámina de agua trazada desde la fábrica de “Viguetas” hasta el Centro de Interpretación del mismo nombre, las lagunas del Picón, en el término municipal de Velilla de San Antonio, y la laguna de El Venero o del Soto de las Juntas en el término municipal de Rivas-Vaciamadrid, dentro de los límites del Parque Regional del Sureste.

La regulación definitiva de la práctica de la pesca (y de la caza) sigue pendiente de la aprobación del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), el segundo “reglamento” de este espacio protegido. En el PRUG está previsto un pormenorizado estudio de cada humedal y la asignación de usos y procedimientos, compatibles con los objetivos de conservación que figuran en la Ley 6/94, por la que se creó el Parque Regional del Sureste.

picon-pescador

En el caso del Humedal del Picón de los Conejos, las limitaciones a la práctica de pesca (y de la caza) eran una necesidad a la vista de la alta presión de aficionados y las consecuencias para la supervivencia de la reserva de aves acuáticas.

Lamentablemente la Administración Regional carece de voluntad para aprobar definitivamente el PRUG y, en su lugar, procede a este tipo de “parches” normativos. No hay sin embargo restricciones a las graveras incompatibles, a los límites de los acotados de caza y a otros usos abusivos e ilegales (cuya regulación definitiva también depende de la aprobación del PRUG).

Según el art. 15 de la Ley 6/94, el PRUG debería haber entrado en vigor en septiembre de 1999. Los diferentes Consejeros de Medio Ambiente de este período (Carlos Mayor Oreja, Pedro Calvo Poch y Mariano Zabía Lasala) han incumplido reiteradamente este compromiso legal. En el período del mandato de Pedro Calvo, se preparó un borrador de PRUG, cuya aprobación se hizo depender de la revisión de la Ley del Parque (para legalizar zonas urbanizadas y de paso facilitar algunos negocios especulativos). Estas “zonas” se aprobaron por la Asamblea de Madrid en marzo de 2003, sin embargo hasta la fecha no se ha presentado a la Junta Rectora el documento de PRUG. Un engaño más de la Consejería de Medio Ambiente.