Ricardo Fernández Otero condenado por desviar el Jarama para apropiarse de terrenos públicos

Tal y como venimos informando, ayer lunes 13 de octubre se celebró el juicio contra el vecino de Talamanca del Jarama, Ricardo Fernández Otero, acusado por la Fiscalía de Medio Ambiente de Madrid de haber desviado el curso del río Jarama y de incorporar a su patrimonio una importante porción de terreno perteneciente al dominio público hidráulico. Finalmente ha sido condenado a seis meses de cárcel por un delito contra los recursos naturales y a reparar los daños causados.

talamanca-desvio-foto1

Vista parcial de la ribera antes y después de la intervención de las máquinas.

Fernández Otero tenía que sentarse en el banquillo de los acusados por este motivo, pero aceptó una pena de seis meses y un día de cárcel y sé comprometió a reparar todos los daños causados, y, por tanto, el juicio como tal no llegó a celebrarse. No obstante, salió de la Audiencia con una condena firme. Además de reparar el río e indemnizar a la Comunidad de Madrid con 20.000 euros, aceptó pagar las costas del proceso, 3.000 euros. El tribunal que le juzgó ha ordenado a la Confederación Hidrográfica del Tajo la apertura de un expediente de deslinde y amojonamiento para que el acusado deje de ocupar los terrenos de dominio público de los que se apropió.

El acusado aceptó la pena después de que el fiscal de Medio Ambiente, Emilio Valerio, modificase sus conclusiones provisionales —en las que solicitaba tres años de prisión para el procesado— y reclamase para él seis meses y un día de arresto y una indemnización de 20.000 euros por un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente. La acusación particular, ejercida por Ecologistas en Acción —que en su escrito provisional pedía cinco años y seis meses de cárcel—, y la acción popular, representada por IU-CM —que reclamaba 12 años de cárcel—, se adhirieron a la solicitud del fiscal.

La investigación judicial parte de una denuncia presentada por un grupo de 18 vecinos de Talamanca del Jarama, constituidos en la denominada Plataforma de Defensa de la Ribera del Jarama, ante la Fiscalía de Medio Ambiente de Madrid.

El fiscal, tras investigar los hechos, presentó una querella. Tanto el fiscal como los vecinos denunciantes aseguraron en su tiempo que Ricardo F. O. modificó “la porción de dominio público colindante [a su finca]”. Después, valló la zona y la incorporó a su terreno, ubicada en los parajes conocidos como El estrecho, Los tres Olmos y La Fuente de la Villa. En algunos tramos, el cauce del río ha sido ensanchado hasta 25 metros. Levantó taludes de tres metros en zonas que antes eran playas pluviales.

La Confederación Hidrográfica y el Ayuntamiento lo consintieron

talamanca-desvio-foto2

Foto superior: máquina trabajando en el cauce. Foto inferior: situación del antiguo cauce del río (entre los chopos) una vez concluidos los trabajos

En opinión de los protagonistas de este importante juicio, y no pocos vecinos de Talamanca del Jarama, ha quedado demostrado que tanto el Ayuntamiento de Talamanca como la Confederación Hidrográfica permitieron que se llevaran a cabo estos trabajos, a pesar de haber sido advertidos en reiteradas ocasiones.

Como se recordará, en marzo de 1998, este vecino de Talamanca del Jarama, propietario de suelos colindantes con el río decidió canalizar este tramo del Jarama, allanando todo el terreno perteneciente al río y apropiándose de unos 26.000 m2 de superficie, para ello utilizó un permiso de limpieza otorgado por la Confederación, en el que no se le permitía ni hacer movimientos de tierra ni cortar árboles,. Los trabajos supusieron también la destrucción toda la vegetación de los márgenes, así como ahondar en un metro el lecho original del río, todo ello en un amplio tramo de 1.800 metros de cauce, en los que la Comunidad de Madrid tenia confirmada la presencia de nutria.

Los trabajos con maquinaria pesada fueron denunciados por vecinos de la localidad ante la Comunidad de Madrid y la Confederación Hidrográfica del Tajo, que se negaron a paralizar los trabajos a pesar de su evidente ilegalidad y los daños que durante días estuvieron causando las máquinas en el cauce del río. Con posterioridad la Confederación Hidrográfica del Tajo impuso una sanción de 700.000 pesetas por “falta leve”, que ni siquiera obligaba a reponer los suelos. La Comunidad de Madrid dictó una sanción de 500.000 pesetas y una indemnización de 890.000 pesetas. Según nuestras noticias ninguna de estas sanciones se han llegado a ejecutar.

presidente CHT jose antonio llanos

Jose Antonio Llanos era el Presidente de la CHT en el momento de los hechos.

El impacto que esta acción provocó en la localidad de Talamanca fue tal que se consiguieron mas de 500 firmas (entre 1.300 habitantes) que fueron enviadas a la Confederación Hidrográfica del Tajo y a la Comunidad de Madrid. Posteriormente el caso fue admitido a trámite por el Fiscal de Medio Ambiente Emilio Valerio que atendiendo a las denuncias vecinales interpuso una querella criminal contra Ricardo Fernández Otero y dictó requerimientos a las administraciones para la restauración de los suelos afectados.


Más información:

Mariano Morona, era Alcalde de Talamanca del Jarama en el momento de los hechos.
Carlos Mayor Oreja, era Consejero de Medio Ambiente en el momento de los hechos.


Para acceder al texto literal de la sentencia (pulsar aquí)
Para detalles de la intervención social (pulsar aquí)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *