Nuevos vertidos, peces muertos y la misma impunidad, en las lagunas de Velilla

Las lagunas de Velilla de San Antonio es uno de los parajes más interesantes del Parque Regional del Sureste, o al menos lo era para muchos aficionados a la ornitología que visitaban las lagunas de esta localidad hasta hace pocos años. Observar aves acuáticas en las láminas de agua es hoy un empeño inútil, han desaparecido como consecuencia de la degradación en la calidad del agua. Los últimos conteos efectuados por voluntarios de la SEO ofrecen actualmente cifras por debajo de los 100 ejemplares, mientras que en el año 2007 se podían observar 2.600 aves. Todo un indicador de que algo grave está pasando en las lagunas.

En estas lagunas se vienen sucediendo mortandades de peces desde hace años, mortandades que venimos denunciando ante la administración regional sin que se tomen medidas o al menos expliquen que puede estar ocurriendo. El último ejemplo se ha producido el pasado 8 de enero. Ese día han aparecido muertos un buen número de ejemplares adultos de diversas especies de peces, en la laguna municipal, llamada del Raso. El daño producido podría estar relacionado con un nuevo vertido que desde un colector ilegal vierte residuos orgánicos a la laguna. Un vertido que también ha sido reiteradas veces denunciado, desde hace al menos seis años, ante el Ayuntamiento de la localidad y el servicio de disciplina ambiental de la Comunidad de Madrid. Entre los peces que han aparecido muertos hay sobre todo ejemplares adultos de barbo común y de siluro, una especie exótica e invasora, procedente de Centroeuropa e introducida en 1974 en el río Ebro, de manera ilegal, por el biólogo alemán Roland Lorkowsky. En el Ebro ya ha alcanzado tamaños considerables (hasta 3 m. de longitud).

El caso de los vertidos a la laguna del Raso es perfectamente conocido por todas las administraciones implicadas: el Ayuntamiento (propietario de la laguna), la Consejería de Medio Ambiente (administradora del Parque Regional del Sureste) y la Confederación Hidrográfica-CHT (responsable de la calidad del medio acuático). Este que sigue es un resumen de algunas de estas denuncias que se han presentado, acompañadas de fotografías, croquis de localización del colector, etc., y su nulo resultado. En los enlaces ofrecemos tan solo aquellas que se han dirigido a la institución municipal:

  • 28 de mayo 2013. Sin respuesta desde el Ayuntamiento.
  • 28 de agosto de 2013. Sin respuesta del Ayuntamiento ni de la Consjería de Medio Ambiente.
  • 8 de octubre de 2013. Sin respuesta escrita desde el Ayuntamiento, se nos indicó que el vertido no era peligroso según la analítica realizada por SEPRONA (lo que no era totalmente cierto). La Consejería archiva la denuncia por que “no se podía identificar al responsable del vertido“. Sin respuesta de la CHT.
  • 28 de abril de 2014. Sin respuesta del Ayuntamiento ni de la CHT. El 17 de septiembre la Consejería de Medio Ambiente archiva la denuncia por que “no encontró constancia de los vertidos” ¡cinco meses después!.
  • 9 de mayo de 2014. Sin respuesta desde el Ayuntamiento. Sin respuesta de la Consejería de Medio Ambiente.
  • 31 de mayo de 2014. Sin respuesta del Ayuntamiento.
  • 27 de octubre de 2014. También comunicación a la policía local por correo electrónico el 24-10-2014. Sin respuestas. La Consejería de Medio Ambiente archiva la denuncia por que “no tiene conocimiento de vertidos  tras la inspección realizada en enero de 2015” ¡tres meses después!. La Confederación Hidrográfica hizo varias inspecciones y no encontró “contaminantes significativos en las muestras tomadas en la cacera de riego” (el colector que se denunciaba estaba a 50 m. de la cacera de la que tomaron muestras).
  • 12 de abril de 2017. Denuncia presentada ante Ayuntamiento, Consejería de Medio Ambiente y Confederación Hidrográfica del Tajo. Se comunicó telefónicamente a policía local (9:39 h., también por correo electrónico), se comunicó a agentes forestales por redes sociales. 062 de SEPRONA remitió a servicio local (Mejorada). La CHT respondió que visitó la zona cinco días después del vertido y no encontró rastro de vertido. Dos meses después de la denuncia a la Consejería de Medio Ambiente remiten la comunicación a la CHT para que sean ellos los que intervengan. Del Ayuntamiento de Velilla no se tienen noticias.

No son las únicos casos, los vertidos tienen una periodicidad irregular (entre 15 días y un mes). Se ha constatado muchos otros vertidos, estos son sólo algunos:

Nos consta que en algunas ocasiones se han tomado muestras del agua de la laguna y que tales resultados obran en poder de las administraciones. Aunque no es fácil acceder a estos datos (que deberían ser públicos según la Ley 19/2013) si hemos podido conocer los que realizó el SEPRONA el 3 de octubre de 2014. En sus resultados hay un evidente exceso de nutrientes. Esta analítica ofrecía un valor de 22 mg O2/L. para el DBO5 (demanda biológica de oxígeno), mientras que el valor de calidad no debería superar 6 mg O2/L. según la instrucción de planificación hidrológica. Un aumento en la DBO5 provoca una disminución en la cantidad de oxígeno disuelto, que es indispensable para que se mantenga la vida en los ecosistemas acuáticos. El origen es un exceso de materia orgánica. Normalmente procede de aguas residuales domésticas (aguas fecales), tierras contaminadas por fertilizantes, explotaciones ganaderas (purines) o, como en este caso, por una aportación extraordinaria de materia orgánica a través del colector tantas veces denunciado. En definitiva, tenemos un problema de contaminación no química en la laguna, que afecta a la calidad del agua y a la supervivencia de los seres vivos que las habitan. También ante un problema sanitario creciente.

Estos hechos ponen de manifiesto el abandono institucional, y la ausencia de voluntad por atajar los graves problemas de estos humedales (vertidos, eutrofización, ausencia de vigilancia, etc.). Hace algunas semanas los grupos ecologistas que trabajamos en el Parque Regional del Sureste nos hemos vuelto a poner en contacto con la Consejería de Medio Ambiente, responsable de la administración de este espacio protegido, para trasladarle nuevamente algunas propuestas de regeneración del conjunto de los humedales de Velilla. Estamos a la espera de que definitivamente los responsables públicos actúen y cumplan con su obligación de velar por la conservación. Para eso cobran de nuestros impuestos.

La introducción de peces exóticos en la laguna municipal de Velilla de San Antonio

La mortandad de peces de enero de 2016 en la laguna del Raso ha puesto de manifiesto la presencia de numerosos ejemplares de una especie exótica e invasora: el siluro (Silurus glanis). Entre los días 8 y 23 de enero han aflorado a la superficie numerosos ejemplares de esta especie, algunos con cerca de 1,5 m. de longitud.

Ya en 2013 se tuvo constancia de algunos ejemplares capturados en la laguna del Raso por pescadores. La cantidad de los que ahora han aparecido hace temer que la población se ha multiplicado de manera alarmante.

siluro-el-raso-enero-2016

Siluro flotando en la laguna del Raso el 23-1-2016 (aun se puede observar a su alrededor restos de un vertido reciente). Junto a este ejemplar, de 1,5 m., había otros cuatro de similar talla.

La presencia de siluros es una amenaza que pone en peligro las poblaciones de peces autóctonos, no solo por competir por el hábitat o el alimento, sobre todo por la capacidad de depredación que tiene un pez para alcanzar pesos de varias decenas de kilos.

La suelta de peces invasores es un delito ecológico recogido en nuestro código penal, pero sobre todo constituye un acto irresponsable. Aunque no es fácil predecir todas las consecuencias de esta introducción, es muy probable que el entorno cerrado de la laguna del Raso acabará por quedar prácticamente sin vida una vez que los siluros acaben con sus presas y terminen por devorar a sus propios alevines. Es un proceso dramático que no solo afectará a la vida silvestre y la biodiversidad, también dejará sin presas que capturar a los propios pescadores que los han soltado. Esa será probablemente la consecuencia final de jugar a ser Dios con la naturaleza.

El siluro es una especie invasora y exótica según el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras. Las sanciones económicas por liberar estas especies indeseables que rompen los equilibrios naturales de nuestras aguas se recogen en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre. El código penal, en sus artículos 325, 332, 334 y otros, prevé incluso penas de prisión para esta clase de atentados al medio ambiente.


Mortandad de peces en marzo 2006.
Propuestas de regeneración de las lagunas de Velilla de San Antonio (agosto 2013).
Vertidos a la laguna del Raso (octubre 2013).
Primeros síntomas de que las lagunas están degradándose (julio 2008).
Diecisiete medidas para recuperar los humedales de Velilla (febrero 2013)
Resultados analítica del SEPRONA (3-10-2013)