Nueva “zonificación” para legalizar el urbanismo ilegal del Parque del Sureste

El pasado 31 de marzo se publicó en el BOCM la Ley 7/2003, de 20 de marzo, por la que se modifican los límites de la zonificación del Parque Regional del Sureste. Se crea una nueva “Zona G, a ordenar por el planeamiento urbanístico”. En estas parcelas queda derogada la condición de “suelos no urbanizables” que afectaban a la totalidad del espacio protegido.

Si bien la mayor parte de estas parcelas acogían áreas urbanizadas con anterioridad a la aprobación de la Ley 6/94 , por la que se creaba el Parque Regional del Sureste. En algunos casos y de manera fraudulenta se han incluido áreas en las que no hay construcciones ni estaban consolidadas autorizaciones urbanísticas. Este es el caso, entre otros, de la urbanización “Vega del Pingarrón” en San Martín de la Vega y una explotación ganadera cercana al polideportivo de San Fernando de Henares. La Junta Rectora del Parque, celebrada el 3 de abril de 2002, informó favorablemente la propuesta presentada por seis ayuntamientos para incluir un total de trece modificaciones a las restricciones urbanísticas (ver acta de la reunión pulsando aquí).

Las modificaciones aprobadas afectan también a una pequeña reducción de los límites del espacio protegido, en Rivas Vaciamadrid. Así mismo se deroga la prohibición de instalar paneles publicitarios en las nuevas “Zonas G” y en las franjas de protección de Velilla de San Antonio y Mejorada del Campo.

La Consejería de Medio Ambiente viene argumentando que la aprobación del Plan Rector de Uso y Gestión (del que dependen soluciones a la caza ilegal y la ordenación definitiva de la minería de áridos, entre otros) no era posible hasta la modificación de la Ley 6/94 que ahora se ha llevado a cabo. El Gobierno Regional no se ha comprometido a iniciar los trámites de la aprobación de este importante reglamento que ya acumula más de tres años de retraso sobre las previsiones de aprobación que se establecen en la Ley del Parque. La Consejería de Medio Ambiente ha vuelto a satisfacer las necesidades urbanísticas de algunos municipios despreciando las urgentes necesidades de conservación de este espacio protegido.

Para acceder al texto y planos de la reforma legal, pulsar aquí