Nueva mortandad de peces en las lagunas de Velilla de San Antonio

A comienzos del mes de septiembre de 2020 se ha producido otra mortandad masiva de peces en las lagunas del Picón de los Conejos, en Velilla de San Antonio. Si los fuertes olores de la descomposición no llegan a Velilla es gracias a que los peces se retiran con una rutina que se repite desde hace años, en esta y en otras lagunas de la localidad. No es la primera vez que esto ocurre en la laguna. En esta ocasión se trata de miles de ejemplares de carpa común (una especie invasora) y, en menor medida de barbo común. Según el Ayuntamiento de Velilla se investiga la causa. Ya ha ocurrido otras veces, se llama anoxia, falta de oxigeno disuelto en el agua.
El problema no es sólo la mortandad de peces, se trata de un grave problema sanitario derivado de la mala calidad del agua de estos humedales. Una situación que han puesto de manifiesto todos los estudios y analíticas que se han llevado a cabo (desde la Universidad de Alcalá de Henares hasta el reciente Plan de Actuación de Humedales Catalogados de la C. de Madrid). El proceso siempre es el mismo: el agua se mantiene en niveles críticos de contaminación por la combinación de varias causas: suelos contaminados por décadas de pesticidas agrícolas, por el volumen de vegetación que cae al vaso, por la influencia de los efluentes de las depuradoras (gran parte de lo que circula por el cercano río Jarama ya tiene ese origen), etc. El resultado es un exceso de materia orgánica que a su vez genera gran cantidad de algas (eutrofización), que a su vez consumen el escaso oxígeno disuelto, que….

Es un viejo y conocido proceso, se produce hace años. Ninguna administración está tomando medidas, simplemente se limitan a retirar los peces, en el mejor de los casos. El Ayuntamiento de Velilla, la Universidad de Alcalá de Henares y otros colectivos sociales vienen desde hace años reclamando una renovación de las aguas estancadas para frenar esta creciente degradación. Se trata de una medida económica, sencilla, que aprovecharía incluso infraestructuras de comunicación entre lagunas ya existentes. Ni caso. La Administración Regional (responsable de los ecosistemas acuáticos del Parque Regional del Sureste) prefiere mirar para otro lado, mientras tanto en Velilla tenemos un problema sanitario y ambiental que no nos merecemos. Ya está bien.


Mitos y certezas sobre la contaminación de los humedales

Es bastante habitual que cuando se producen estas mortandades de peces se repitan por las instituciones y por algunos vecinos algunas “verdades” que conviene aclarar:
Los peces se mueren por “causas naturales”. Llamar así a la concentración se sustancias contaminantes que provocan la eutroficación del agua (algas y reducción del oxígeno disuelto) es un engaño semántico. Las aguas de las lagunas de Velilla no siempre estuvieron así. La mala calidad del agua se produce desde hace unos años y tiene orígenes bastante identificados. La propia Comunidad de Madrid reconoce que el empleo de pesticidas en la agricultura ha contaminado las lagunas (ver última página en https://www.elsoto.org/wp-content/uploads/2020/09/Resumen-picon-de-los-conejos.pdf), sin duda las aportaciones de materia orgánica procedentes de la caída anual de la vegetación periférica, las filtraciones del cercano río Jarama o la ausencia de renovación del agua estancada han colaborado a acelerar el proceso. No hay nada “natural” en lo que sucede, es un ambiente contaminado con fuentes y causas identificables.

No podemos hacer nada porque es una propiedad privada. Desde hace años las administraciones nos repiten lo mismo, como es un recinto privado no se puede actuar. Pero sorprende que con recursos públicos se retiren los peces muertos (varias veces) sin cargar al propietario el coste. Es un simple engaño o una mala excusa. Si el propietario no acepta la construcción de un circuito de agua, por ejemplo, la Comunidad de Madrid tiene legislación y competencias suficientes para declarar de “interés público” y ejecutar un proyecto, lo ha hecho cuando le ha parecido conveniente.


Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *