Los trabajos forestales deben parar en las olas de calor

Distintas entidades sociales y organizaciones ecologistas estamos denunciando que en verano y en plena ola de calor se realicen y permitan trabajos forestales en el monte por el peligro que supone de incendio forestal. Los incendios forestales son una lacra que hemos de erradicar, por las pérdidas humanas, sociales y naturales que suponen. Este año ya han perdido la vida dos personas y otras tantas han resultado heridas, sin contar los daños materiales, emocionales y de salud que ocasiona tanto a las personas que lo sufren como a una buena parte de la población que se encuentra muy sensibilizada con el tema.

Las causas que producen los incendios son múltiples y muy variadas, pero en su mayoría son producidas por el hombre, un 96% frente al 4% que se originan por causas naturales. Del 96%, de los incendios que se producen cada año (entre 11.600 y 12.000 de media) el 43% se atribuye a negligencias, entre las que se encuentran los trabajos forestales. En el decenio 1996 al 2005 por este motivo se produjeron 2375 incendios, en el siguiente decenio, desde el 2006 hasta el 2015, el número de siniestros fue de 1992.

Aún no están recogidos los datos de este último decenio, pero el número de siniestros no parece que baje considerablemente, pues las prácticas que los ocasionan no se ha regulado y eliminado. El pasado 14 de junio durante unos trabajos forestales de tala y poda, se produjo un incendio en los pinares de Valsaín, Segovia,  quemándose alrededor de dos hectáreas. El 20 de este mes, la empresa Land Life Company que promueve trabajos forestales ha originado un incendio mientras realizaba hoyos con maquinaria pesada en Ateca, Zaragoza, donde ha arrasado más de 14.000 hectáreas y se tardó varios días en ser controlado. Un mes antes esta misma empresa provocó otro incendio en parecidas circunstancia, sin que el Gobierno de Aragón le retirara la licencia o prohibiera los trabajos en el monte en plena ola de calos, con temperaturas por encima de los 40º. El pasado 22 de julio dimos la voz de alarma al observar una excavadora giratoria realizando hoyos para una futura plantación en el término municipal de Cadalso de los Vidrios, carretera M 507, muy cercano al Castañar de Lancharrasa. Ante la posibilidad, de que saltaran por las chipas por el contacto del metal con la roca, y el consiguiente incendio forestal, se dio aviso al Ayuntamiento de Cadalso, a la Policía Municipal, (que se presentó en el lugar) a la Guardia Civil y a los agentes forestales, ante la la tardanza e incertidumbre de una pronta respuesta se organizó una alarma en redes para que fuera más efectiva esta denuncia, y por fin la policía, la G.C. y los forestales tomaron cartas en el asunto y la máquina se retiró preventivamente. Estos trabajos de plantación contaban con los permisos que otorga la Comunidad de Madrid, cosa que nos preocupa pues consideramos que estos se dan muy a la ligera sin tener en cuenta la época del año y el peligro que esto conlleva.

No hay ninguna ley autonómica que regule o prohíba los trabajos forestales en el monte durante el verano o las olas de calor. Cada autonomía aplica su criterio y prohíbe durante un tiempo esos trabajos que pueden ir desde un día a varios, y de forma muy aleatoria, y generalmente casi siempre después de haberse sufrido un incendio por esas causas. Por lo tanto las organizaciones firmantes exigimos:

  • Que se den explicaciones sobre estos permisos en plenas olas de calor.
  • Que los contratos lleven clausulas de cese de la actividad en época de alto riesgo de incendio forestal.
  • Exigimos que se creen leyes autonómicas que regulen y prohíban los trabajos forestales durante los meses de máximo calor, de junio a septiembre.
  • Hasta que se creen estas Leyes exigimos a todas las Administraciones regionales que se revisen y retire todos los permisos de estas características y ejerzan una función de vigilancia y prevención eficaz como es su obligación. No se pueden repetir este tipo de negligencias.
  • Que se endurezcan las sanciones y penas si no se respetan las limitaciones anteriores.
Incendio de Ateca, provocado por maquinaria.

Incendio de Ateca (Zaragoza), 14.000 has calcinadas. Uno de los ejemplos de desastres provocados por permitir el empleo de maquinaria en tareas selvicolas en plena ola de calor.

ALBA, ARBA, Arriba las Ramas, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Caniblas Ambiental, Conciencia Rural, Cuida la Sierra Oeste, Ecologistas en Acción, Entorno Meaques Retamares, GRAMA, Jarama Vivo, Mesa del Árbol de Carabanchel, TREPA, Pedro Bernardo Siempre Verde, Plataforma Salvemos la Casa de Campo, Somos Río Dílar, TREPA, 2021 STOP Incendios y, 1 millón de árboles xcambio climático Alcalá Verde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *