Los abusos con el agua de riego en el Jarama provocan conflictos en medio de inundaciones de parcelas y graves riesgos sanitarios

Con el comienzo de la temporada de riegos en la vega del Jarama se han producido los primeros conflictos por el agua. Al riesgo sanitario por el empleo de aguas fecales para el riego se suma los abusos crónicos en la captación del agua, que prácticamente dejan seco al río Jarama todos los años. Este descontrol está provocando conflictos entre los regantes que se encuentran al final del Canal del Jarama, ya en Toledo, a los que no llega suficiente recurso por el acaparamiento que se produce en la zona de San Martín de la Vega. El nuevo Plan Hidrológico que se tramita en la actualidad prevé prolongar esta situación indefinidamente.

conflicto-regantes-jarama-2013

Regantes de la zona de Toledo y Aranjuez ante las oficinas de la Confederación del Tajo (CHT). Denuncian que no les llega agua, mientras en San Martín de la Vega o Ciempozuelos se derrocha el agua hasta provocar inundaciones de parcelas y caminos. Mientras tanto el río Jarama vuelve a quedar con un caudal crítico. La CHT no controla ni los caudales autorizados para riego.

Los agricultores de Boróx, Ciempozuelos y Seseña están denunciando ante la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) que no les llega agua para el riego. Al mismo tiempo las parcelas de San Martín de la Vega, y norte de Ciempozuelos, aparecen todos los años prácticamente inundadas y el río Jarama sometido a situaciones extremas de desecación. Todo esto sucede mientras la CHT incumple clamorosamente los volúmenes de agua que el Plan Hidrológico del Tajo establece por ley para el Canal del Jarama con destino a los riegos agrícolas. El descontrol y el abuso crece cada año, mientras el río Jarama agoniza y los campos agrícolas de la zona de San Martín de la Vega parecen arrozales.

El Canal del Jarama parte de la Presa del Rey (Rivas Vaciamadrid) y riega 10.800 has. de municipios de San Martín de la Vega, Valdemoro, Ciempozuelos, Aranjuez, etc., y algunas localidades de Toledo. La presa del Rey se encuentra en la confluencia de los ríos Jarama y Manzanares. Dos de los ríos más contaminados de nuestro país. Numerosos informes y los propios controles de calidad de la CHT confirman la alta contaminación de esas aguas, hasta el punto de que el actual Plan Hidrológico las considera “no aptas para ningún uso”, a pesar de lo cual siguen empleándose para el riego de productos agrícolas de consumo, incluso mediante riegos por aspersión que dispersan las partículas tóxicas a gran distancia.

Esta situación de descontrol en los caudales, de incumplimiento de normas legales, y la desecación crónica que soporta el río Jarama en los meses de estío, suponen un grave problema ambiental y sanitario que ninguna administración quiere atajar a pesar de las denuncias que reciben. Los colectivos ecologistas que suscribimos este comunicado exigimos que se ponga fin a esta situación y se aborde definitivamente el tratamiento de las aguas residuales que llegan a los ríos madrileños y se impida el empleo de estos vertidos en el riego agrícola.

Jarama-desecacion-caudales-derivados

Resumen de los excesos de agua destinada a riego. El gráfico evidencia los incumplimientos del Plan Hidrológico del Tajo actual. La CHT ni siquiera respeta las normas que aprueba. Mientras reserva oficialmente 104 hm3/año, la realidad es que por el canal del Jarama se extraen entre 121 y 172 hm3/año. Hace tiempo que defender las leyes se está convirtiendo en un acto revolucionario.

Jarama-desecacion-contaminacion-manzanares

Salida de la EDAR Sur al Manzanares. Algunos Kms. más abajo se capta el agua para riego de agricultura de consumo

Este estado de cosas en el bajo Jarama vienen siendo denunciadas desde el verano del año 2012. Lamentablemente todos los intentos por conocer los motivos por los que la CHT ha vulnerado sus propias limitaciones de caudales para riego (procedentes de la presa del Rey, en Rivas Vaciamadrid) se han respondido con el silencio de esta institución dependiente del Ministerio de Fomento. El abuso tiene además un horizonte de continuidad. El borrador del nuevo Plan Hidrológico prevé aumentar aún más la actual dotación de 104 hm3 para la vega madrileña (bajo Jarama). Ni siquiera tienen planes para modernizar las canalizaciones por donde reconocen que se pierde hasta el 40% del agua (se remiten al El Plan de Choque de Regadíos sólo prevé para la Comunidad de Madrid una única actuación (“Modernización de la Zona regable del Canal de Estremera), o poner límites al empleo de aguas fecales para la agricultura de consumo, o al riego a manta, o por aspersión en las horas centrales del día (finca de el Piúl, San Martín de la Vega, etc.). Lamentablemente la CHT está en manos de los intereses del desarrollismo hidráulico, y seguirá creando conflictos y graves problemas ambientales y sanitarios en la Comunidad de Madrid.