La laguna de Miralrío (Velilla de San Antonio)

En Velilla de San Antonio hay varias lagunas y humedales, uno de ellos se localiza al Sur de la localidad, junto a la carretera M-208 y el río Jarama. El humedal lo forman dos lagunas principales separadas por una barrera de tierra. Su origen, como todas las lagunas de la Comarca, se remonta a las extracciones de áridos. Se trata de unas lagunas con un alto valor ecológico, que albergan interesantes poblaciones de avifauna. Por estos valores naturales ha merecido formar parte del Catálogo Regional de Humedales, además de ser un escenario perteneciente al Parque Regional del Sureste.

La empresa Graveras de Velilla explotó está zona desde los años 70 y una vez agotado el árido utilizó el humedal como reserva de agua para bombearla y lavar el árido. La empresa que se hizo cargo de esta explotación (Aripresa) también usó el humedal para desprenderse de sus lodos, lo que le valió algunas sanciones, la más importante de 7 millones de pesetas en 1999 (https://www.elsoto.org/sancion-de-7-millones-de-pesetas-a-…/).

Las lagunas que forman el humedal tienen un total de 20,55 ha. Y una profundidad máxima de 4 m. Las empresas de áridos construyeron una mota de tierra entre el río y el humedal que limitó la conexión ecológica entre ambos ecosistemas, en 2018 esta barrera fue desbordada por una extraordinaria crecida del río Jarama.

La zona ha sido objeto de diversas labores de reforestación por parte de la Comunidad de Madrid, en ocasiones con altas marras por la ausencia de riegos de apoyo. En su extremo norte existen las ruinas de una antigua planta de tratamiento de áridos. Hace una década se instalaron barandillas, zonas de pic nic, escaleras, etc., incluso un observatorio de aves que se vandalizó antes de llegar a estrenarse, al igual que diversas construcciones que recordaban en el cercano camino al antiguo “tren de la azucarera”. Desde entonces la Consejería de Medio Ambiente prácticamente no invierte en infraestructuras ambientales en Velilla de San Antonio.

El dormidero de garcilla bueyera ha sido hasta hace poco el más importante de la Comunidad de Madrid. Algunos censos de finales de siglo databan hasta 2000 ejemplares. Este fenómeno atraía a aficionados a la ornitología (al amanecer y al atardecer).

El humedal ha sido importante por la presencia de algunas especies muy emblemáticas, sobre todo de avifauna: garza real e imperial, aguilucho lagunero (anida algunos años), andarríos, avetorillo, calamón común, martín pescador…. Hasta hace poco tiempo era muy conocido el dormidero de garcilla bueyera, con citas de hasta dos mil ejemplares (Anuario Ornitológico de la SEO, 1998), un espectáculo que era motivo de visita de aficionados a las aves. Está constatada la presencia de otras especies protegidas como el galápago leproso o nutria paleártica. Lamentablemente también están presentes especies invasoras: el mapache, la tortuga de Florida o la práctica totalidad de las especies de ictiofauna presentes (carpa, carpín, pez gato, gambusia, etc.). El humedal de Miralrío está especialmente protegido, pertenece incluso al Catálogo Regional de Humedales.

Según los datos que ofrece el documento de “Plan de actuación sobre humedales catalogados de la Comunidad de Madrid” las aguas del humedal están eutrofizadas (exceso de materia orgánica) probablemente por fertilizantes procedentes de actividades agrícolas. Esta contaminación influye en la biodiversidad y las plantas acuáticas presentes.

La gestión de este humedal y las normas de uso del territorio se recogen en varias normativas que tanto los usuarios (ciclistas, paseantes, etc.) como las administraciones locales deben tener en cuenta. Las más importantes son:

En 2009 se produjo una mortandad de peces que puso en evidencia la mala calidad del agua. El humedal soporta una fuerte eutrofización (exceso de materia orgánica) procedente de la actividad agrícola.

El humedal de Miralrío es visitable, tiene una pequeña senda que lo rodea. Se encuentra enclavado en la ruta que comunica Velilla de San Antonio y la laguna de El Campillo ya en Rivas Vaciamadrid (7,5 Kms.). Para la recuperación de la calidad ecológica y biológica de este humedal deberían tenerse en cuenta la aplicación de algunas de algunas medidas de bajo coste:

  • Rebaje de la mota de tierra.
  • Renovación de la lámina de agua para poner freno al proceso actual de eutrofización, mediante la instalación de un acceso de caudal limitado desde el río Jarama y un desagüe al mismo en la zona Sur. Actuación que debería a llevar a cabo la Consejería de Medio Ambiente.
  • Reforestación con pies de árboles de la zona de la carretera para evitar el impacto acústico y visual del tráfico de esta vía de comunicación, previa retirada de los ejemplares de ailanto que se plantaron.
  • Que la policía local de Velilla de San Antonio preste servicios de vigilancia de este humedal y sus inmediaciones, conforme está previsto en el “Protocolo de vigilancia ambiental” aprobado por el Ayuntamiento y actualizado en agosto de 2016.
  • Por tratarse de un pequeño humedal debería estudiarse por la Comunidad de Madrid la posible extracción de toda la ictiofauna y su sustitución por especies autóctonas.

Desde 2018 se tramita desde la Comunidad de Madrid un Plan de Recuperación de los humedales catalogados que podría aportar alguna intervención que mejore el estado actual del humedal y su entorno. El procedimiento de aprobación está siendo lento, sin participación social efectiva, sin recursos económicos y con demasiado aprovechamiento electoral (en dos años ya se ha anunciado dos veces, coincidiendo con sendas citas electorales).

El humedal de Miralrío forma parte del patrimonio natural de Velilla de San Antonio. Su conservación es responsabilidad de las instituciones públicas, pero corresponde a los ciudadanos que lo visitamos colaborar en este objetivo. Si eres testigo de algún hecho delictivo, o mal uso de los recursos e instalaciones, puedes ponerte en contacto con policía local (tel. 916 70 53 01), agentes forestales (tel. 900 181 628) o SEPRONA (062). No te cortes, sólo hay que indicar qué ocurre y donde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *