La Junta Rectora rechaza proyectos de alto riesgo ambiental

Después de siete meses sin reunirse, la Junta Rectora del Parque del Sureste volvió a reunirse el pasado 30 de mayo para tratar el siguiente orden del día:

  • Estado actual de las comisiones de trabajo para estudiar las situaciones urbanísticas irregulares
  • Informe de gestión del Parque
  • Actuaciones de control de la Consejería de Medio Ambiente en la planta de incineración de RSU de Valdemingómez.
  • Solicitudes de informe de la Junta Rectora recibidas hasta la fecha de la convocatoria.
  • Ruegos y preguntas

Entre otras actuaciones, el punto número 4 recogía mociones y propuestas muy preocupantes para la conservación de la zona. Entre ellas la construcción de un canal de regatas en La Boyeriza (apoyado por el Ayuntamiento de San Martín de la Vega), actuaciones en el entorno de una laguna protegida en Velilla (Aripresa), la creación de un vertedero de inertes en Rivas, la creación de una Escuela de golf en Pinto, un proyecto de ocio intensivo (“Rivas-Futura”)…. Un panorama realmente preocupante. La decisión final de la Consejería ha sido la de rechazar la mayor parte de estos proyectos, aunque nos consta la intención inicial de aprobarlos, especialmente la mayor parte de las de graveras. Para más información sobre cada uno de los informes solicitados y su resolución final, consultar pulsando aquí.

Desde nuestro colectivo valoramos muy positivamente este cambio de actitud de la Consejería de Medio Ambiente, especialmente en el rechazo a la apertura de nuevas graveras. Desde hace tiempo venimos solicitando una moratoria de este tipo en tanto no se inicie el traslado de las plantas y zonas de extracción que ocupan suelos incompatibles (“zonas A, B, C y E)

En la Junta Rectora se informó también sobre el control de emisiones a la atmósfera en los hornos de incineración de Valdemingómez (moción presentada por “Jarama Vivo” para que la Consejería informe sobre las causas de la última paralización de uno de los hornos). Otra Moción de la Plataforma trató sobre la necesidad de regularizar la situación de la caza en el especio protegido (se legalizan cotos donde la actividad está prohibida), la Consejería traslado la solución definitiva a la aprobación del Plan Rector de Uso y gestión (PRUG), la “trampa” es que el PRUG ya acumula 27 meses de retraso y no se conoce siquiera un simple borrador. Otras mociones sobre canalizaciones encubiertas en el Manzanares o movimientos de tierras en el cauce, junto a la finca de El Piúl no se trataron y volverán a presentarse hasta que se ofrezca una explicación por parte de la Administración Regional.