La depuradora de Velilla de San Antonio a cien metros de las viviendas

La distancia mínima que una planta depuradora ha de guardar respecto a un núcleo urbano es de dos kilómetros, según el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres y Peligrosas, que data del año 1961. Los Verdes denuncian el riesgo para la salud de ‘decenas’ de poblaciones por el emplazamiento ilegal de depuradoras.

Ante esta situación, el diputado Francisco Garrido -adscrito al Grupo Socialista de Congreso-, anunció que va a registrar una pregunta por escrito al Gobierno sobre la situación en que se encuentran estas depuradoras, que “provocan una contaminación silenciosa con importantes efectos sobre la salud humana”.

Asimismo, dijeron estar estudiando promedios de cáncer ‘tan altos’ en algunas localidades. A su juicio, este es ‘un problema de ordenación del territorio y urbanístico’, que deriva en ‘un riesgo para la salud pública de primera magnitud’.

Garrido puso el ejemplo de la localidad madrileña de Batres, afectada por casos leishmaniosis, coincidiendo con la localización de la depuradora en el pueblo. Según Los Verdes, los casos de esta enfermedad tropical relacionada con el estancamiento de aguas, “se ha triplicado en España desde finales de los años 80”.


Los Verdes denuncian el riesgo para la salud de ‘decenas’ de poblaciones por el emplazamiento ilegal de depuradoras

El diputado de los Verdes Francisco Garrido denunció hoy la situación de ilegalidad de ‘decenas’ de depuradoras en España debido a su emplazamiento a menos de dos kilómetros de núcleos urbanos, algo que achacan al ‘urbanismo desaforado’.

(Fuente: Terra). En este sentido, previenen de los peligros de estas instalaciones, que almacenan concentrados de tóxicos previamente diluidos en agua, y cuya presencia ha originado la presencia de enfermedades poco comunes en índices por encima de la media.

Sólo en el caso de la Comunidad de Madrid, Los Verdes denuncian la ilegalidad de las depuradoras de La Gavia y La China en la capital, San Fernando de Henares, Velilla de San Antonio y Alcalá de Henares, y la de Torrejón de Ardoz, tras la modificación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Según Garrido, estas instalaciones causan una contaminación silenciosa en las poblaciones que las circundan. Su ubicación cerca de núcleos de población durante el franquismo ha provocado consecuencias que ‘ya se conocen mejor, y son un peligro evidente’.

Las depuradoras son consideradas por el Tribunal Supremo en varias sentencias una actividad regulada por el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres y Peligrosas, que establece una distancia mínima de 2 kilómetros respecto a núcleos urbanos, por lo que debe aplicárseles esta medida por encima de ordenanzas municipales o los distintos PGOU, recuerdan Los Verdes.

Entre los efectos registrados, según este partido, por la presencia de estas centrales, se han producido explosiones en algunas instalaciones, como el La China (Madrid) debido a la concentración de metano. En otros casos, como la depuradora de Batres, municipio situado al sur de la Comunidad de Madrid, se han registrado un aumento de casos de enfermedades poco frecuentes, como es el caso de la desmaniosis, una afección de origen tropical debido al agua estancada y la presencia de mosquitos. En esta localidad, el brote provocó además tres veces más mortalidad que en la media de estos casos registrados en España.

Asimismo, dijeron estar estudiando promedios de cáncer ‘tan altos’ en algunas localidades. A su juicio, este es ‘un problema de ordenación del territorio y urbanístico’, que deriva en ‘un riesgo para la salud pública de primera magnitud’. Por ello, anunciaron diversas iniciativas parlamentarias para conocer el estado de estas instalaciones y reclamar al Gobierno su colaboración con entes supralocales y comunidades autónomas. También reclamarán vigilancia sobre el diseño de nuevos planes urbanísticos, para su redacción de acuerdo con la ley ‘por encima de estrategias para ahorrar costes a promotores inmobiliarios’.

Entre otros casos destacados por la formación, están los de Seseña (Toledo) y una depuradora en Guadalajara capital, en el segundo caso, ‘levantada a menos de 300 metros de un restaurante’. Por ello, en su iniciativa, Los Verdes preguntarán por escrito a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, por el censo de estas instalaciones en las comunidades del litoral español, además de Madrid y Castilla-La Mancha, y su constancia de la distancia con respecto a poblaciones.