La D.G. de Medio Ambiente archiva denuncias antes de conocer los informes de los agentes forestales

En una nueva aportación a la desprotección del medio ambiente, la Dirección General de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid archiva las denuncias que recibe por agresiones al medio natural, antes de que los agentes forestales entreguen los informes sobre la inspección que llevan a cabo.

Esto es lo que ha sucedido recientemente con el caso de las irregularidades denunciadas en relación con el funcionamiento del coto de caza de Getafe Ursoto M-10729. La denuncia se presentó en junio de 2015 y desde entonces nos consta que los agentes forestales han llevado a cabo averiguaciones sobre la decena de irregularidades que trasladamos a la antigua Dirección General de Evaluación Ambiental. Lejos de esperar a conocer los contenidos de este informe técnico de los agentes forestales, el Subdirector General de Inspección y Disciplina Ambiental acordó el archivo de la denuncia.

En los últimos años la Consejería de Medio Ambiente ha ido añadiendo nuevas inhibiciones a sus obligaciones en materia de inspección y disciplina ambiental. Desde 2014 se desentiende cualquier agresión a ecosistemas acuáticos, incluso en el caso de espacios naturales protegidos bajo su administración. El paso dado ahora constituye, por un lado, un desprecio al trabajo de inspección de los agentes forestales, y, por otro, un arbitrario acto de abandono de las más elementales competencias en el ámbito de la disciplina ambiental que la legislación reserva a la Administración Regional. Se hace incluso recogiendo en documento oficial el archivo mientras se reconoce que el informe solicitado a los agentes forestales aun no se ha recibido.