La Consejería de Medio Ambiente de Madrid autoriza una fábrica que emite sustancias cancerígenas

La Consejería de Medio Ambiente ha emitido resolución favorable para que la fábrica de arcilla expandida propiedad del grupo francés SAINT-GOBAIN, ubicada en el municipio de Villalbilla, continúe su actividad durante 5 años. Todo ello, a pesar de tener conocimiento de que la actividad de la empresa incumple la normativa europea sobre incineración de residuos y de que se están emitiendo altos niveles de sustancias tóxicas. Ecologistas en Acción califica el hecho de inaudito.

La fábrica de arcilla expandida de Villalbilla, en el proceso de producción, incinera combustibles residuales como aceites minerales, aceites hidráulicos, aceites sintéticos, emulsiones cloradas y no cloradas, fenoles, disolventes halogenados y orgánicos, compuestos organoclorados y aromáticos, aminas e hidrocarburos que contienen o, generan, durante la incineración, sustancias tóxicas que producen trastornos respiratorios, neurotoxicidad y diversos tipos de cáncer.

La actividad que se viene realizando incumple la normativa europea y nacional sobre incineración de residuos. La fabrica está situada en las proximidades de zonas urbanas, reflejando problemas serios de ubicación y diseño. La depuración no es eficiente sobre todo en el ciclón del molino y en el horno, carece de controles de emisión para algunas sustancias muy peligrosas, se autorizan niveles de emisión superiores a los permitidos, etc.

De acuerdo a los datos existentes, las afecciones a la salud humana de las sustancias que emite la fábrica son múltiples. Se pueden destacar: afecciones pulmonares producidas por las partículas, efectos específicos del 1,3-butadieno en la incidencia de cáncer infantil. Incidencia de los fenoles en las enfermedades respiratorias. Incidencia de los carbonilos en la toxicidad urémica y en la enfermedad de Alzheimer, y efectos de metales como el níquel en la producción de cáncer y el plomo en la producción de transtornos neurológicos.

Los municipios más afectados son Villalbilla (especialmente Los Hueros, Zulema y Peñas Albas), Torres de la Alameda, Loeches, Velilla de San Antonio, Mejorada del Campo y Anchuelo. La incidencia en cada población depende de las condiciones meteorológicas, existiendo situaciones a lo largo del año de incidencia continua en cada una de ellas durante periodos de uno a varios días.

Existen sospechas fundadas de que las emisiones de la planta podrían estar incidiendo en la salud de las personas del entorno. Ecologistas en Acción ha sabido de varios casos recientes de cáncer infantil, en Los Hueros, de similares características a los descritos en estudios toxicológicos consultados. La sustancia causante puede ser el butadieno que se produce por la combustión de aceites residuales en la fábrica de SAINT-GOBAIN. El butadieno fue identificado en 2005 como productor de cáncer infantil prenatal y postnatal.

Por otro lado, Ecologistas en Acción ha consultado el mapa municipal de incidencia de cáncer en España publicado por el Instituto de Salud Carlos III observando una alta incidencia de cáncer de pulmón en Loeches. Este municipio por las observaciones realizadas sobre localización de la nube tóxica parece ser un sumidero de las emisiones de diversas incineradoras: la fábrica de SAINT-GOBAIN, la planta de incineración para transformación y eliminación de cadáveres de animales y decomisos de PRODUCTOS LIEBANA situada en Valverde de Alcalá y las cerámicas situadas en Torres de la Alameda y en el propio Loeches (ARCILLEX, ARRIBAS, etc). Por otro lado, vecinas de Torres de la Alameda han informado sobre una incidencia por encima de lo normal de cáncer de mama, que se corresponde también con los resultados reflejados en dicho mapa municipal.

Estos hechos han sido puestos en conocimiento de Beatriz Elorriaga, Consejera de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, y se le solicitó que hiciera lo posible para impedir las elevadas emisiones de la fábrica de arcilla. Lamentablemente, la contestación ha llegado en forma de autorización ambiental para que la fábrica siga funcionando en las mismas condiciones que lo viene haciendo hasta la fecha. Ecologistas en Acción califica los hechos de inauditos y afirma: La Consejera de Medio Ambiente, ya no sólo muestra una indiferencia absoluta a los graves problemas ambientales que sufre la Región, sino que además hace oídos sordos a las actividades que dañan peligrosamente la salud de las personas.