La Comunidad de Madrid debe restaurar urgentemente las lagunas contaminadas del Parque Regional del Sureste

Los grupos ecologistas que actúan en el Parque  Regional del Sureste piden a la Comunidad de Madrid que tome medidas urgentes ante la contaminación por vertidos de las lagunas ubicadas en este espacio natural, localizado dentro de la Red Natura 2000. Así, le piden a la Consejería de Medio Ambiente que restaure de inmediato el complejo lagunar, utilizado como vertedero para todo tipo de residuos.

La Asociación ecologista del Jarama “El  Soto”, la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA), Ecologistas en Acción, Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA), Jarama Vivo, la Plataforma Salvemos el Henares y el Grupo de Madrid de WWF/Adena denuncian los vertidos incontrolados que están teniendo lugar en Las Esperillas, el complejo lagunar del Parque Regional del Sureste (Madrid).

Desde hace años estas lagunas, de gran importancia faunistica, han sido utilizadas como vertedero. De hecho, algunas de ellas han quedado completamente enterradas por los escombros y han acabado desapareciendo, mientras en otras se pueden encontrar en la actualidad vehículos, envases desechados y otro gran número de contaminantes.

Uno de los casos más graves es el de la llamada por los habitantes de la zona “playa atómica”, donde hace unos meses tuvo lugar un grave vertido de hidrocarburos, procedente del oleoducto que discurre en sus cercanías. Las organizaciones insisten en que, aunque se han tomado medidas para su limpieza, todavía pueden verse los restos del vertido y los importantes daños causados a la vegetación de la zona.

Junto a él, cabe destacar el desastre ecológico de la “laguna de aceite”, denunciado en el año 2000. Los contaminantes se filtran al subsuelo y a los campos adyacentes, pudiendo tener repercusiones sobre la salud pública. A pesar de ello, durante este periodo de tiempo, la Consejería de Medio Ambiente ha mostrado un total desinterés por solucionar el problema ambiental que esta laguna está provocando. Las medidas que se propusieron fueron cerrar el vallado de acceso y cubrir la laguna para evitar que cayeran más aves a la balsa de aceite. Sin embargo, no hubo un seguimiento adecuado y el recubrimiento aún no está instalado, de modo que siguen muriendo ejemplares.

Las organizaciones recuerdan que la Comunidad de Madrid tiene la obligación de conservar el Parque Regional  del  Sureste. Este espacio se localiza, además, dentro de la Red Natura 2000, por  lo  que debe actuar con mayor determinación y celeridad ante estos vertidos en zonas acuáticas, de importancia para la invernada y migración de algunas especies de aves. Por esta razón, los grupos ecologistas solicitan la restauración inmediata del complejo lagunar de las Esperillas y, en concreto, la eliminación completa del vertido de hidrocarburos y la retirada de la laguna tóxica de aceite.

Laguna-aceite-pancarta