La Comunidad de Madrid altera gravemente un humedal protegido

La Consejería de Medio Ambiente está realizando obras en la laguna protegida del Soto de las Juntas, en Rivas Vaciamadrid, que están alterando el ecosistema de este humedal. Las obras no han pasado por ningún procedimiento de evaluación ambiental ni de información pública. Los colectivos ecologistas ARBA, Asociación Ecologistas del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo consideran esta actuación como intolerable y un ejemplo más del desprecio por la conservación del Parque Regional del Sureste por parte del Gobierno Regional.

Varios camiones están rellenando con tierras y escollera parte de la laguna del Soto de las Juntas, creando una lengua de tierra de unos 25 metros de longitud que se adentra hacia el centro de la misma. Las obras están siendo realizadas por la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio. A la vista de la alteración del hábitat de la laguna y de la eliminación de vegetación de ribera en una de las orillas, esta actuación es una auténtica barbaridad desde el punto de vista ambiental.

A pesar de las múltiples figuras de conservación con las que cuenta el Soto de las Juntas (Parque Regional del Sureste, Humedal Catalogado y Red Natura 2000) las obras no han sido sometidas a información pública ni han contado con un estudio de impacto ambiental1 que motiven y evalúen los daños sobre las especies animales y vegetales y sobre el territorio afectado. Hay que señalar que las obras están suponiendo molestias evidentes para las poblaciones de aves acuáticas que invernan en el humedal. Este modo de actuar ejemplifica perfectamente la arrogancia con el que actúa normalmente la Administración Regional en la gestión del Parque Regional del Sureste.

Según comunicación mantenida con la Consejería, estas obras se justifican para la realización de unas supuestas islas para la conservación de anfibios. A juicio de los colectivos ecologistas, los movimientos de tierras realizados y la destrucción del bosque de ribera son excesivos para los fines del supuesto proyecto. A la vista del volumen de tierra movido y de la anchura de la lengua de tierra, más bien parece que el fin de la obra será una pasarela, que intensificará aún más la presencia humana en el humedal.

Este no es más que el último ejemplo de la amenaza por la que atraviesan las zonas húmedas del Sureste madrileño. Humedales como los de San Galindo, Velilla de San Antonio, los de Mejorada del Campo o la laguna tóxica de Arganda del Rey, son sólo algunos ejemplos de procesos de degradación que se vienen denunciando desde hace años. Según ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo, esta situación se produce por el desinterés de los responsables de la Consejería de Medio Ambiente que se concreta en la inexistencia de gestión dirigida al control y conservación de estos espacios.


[1] El Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el Texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental, de acuerdo con lo dispuesto en su artículo 3.2 y en conexión con su anexo II, obliga a evaluar preliminarmente el impacto de una determinada actuación que “...pueda afectar directamente o indirectamente a los espacios protegidos de la Red Natura 2000” para en su caso someterla a evaluación de impacto ambiental.


2 Responses to La Comunidad de Madrid altera gravemente un humedal protegido

  1. Carolina dice:

    Hola quisiera sabes si ante esta situación habeís presentado alguna denuncia formal..

    • El Soto dice:

      En el caso de la laguna del Soto de las Juntas no hay denuncia formal. El pasado día 26 de enero tres compañeros de Ecologistas en Acción, Grama y El Soto, visitamos la zona con el conservador del Parque, Director de Parques Regionales y otros cargos de la Consejería. Nos explicaron lo que han estado haciendo. La lengua de tierra en la laguna es para crear dos islas de refugios de aves, también han estado retirando una mota de escombros en la ribera del río Manzanares. Como les dijimos, una actuación como esta, con medios mecánicos en pleno corazón del Parque requería de una información previa. Que el instrumento para que así hubiera sido era la declaración de impacto, o bien la consulta previa con instituciones o colectivos. Demasiadas veces estos proyectos de “rehabilitación”, “recuperación”, “mejoras”, “limpieza”, y un largo etecétera, lo que realmente encubren son fuertes impactos sobre el medio (escolleras, talas, etc.). En este caso creemos que a pesar del actual impacto por el movimiento de camiones, en poco tiempo terminarán los movimientos de tierra en la laguna y la naturalización rápida acabará por restaurar lo que se ha hecho. También les advertimos sobre la necesidad de que se informen previamente de las aves protegidas de los cantiles, antes de meter camiones en la ribera del Manzanares para quitar otra mota de escombros. Esas molestias están incluso prohibidas en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales.
      Muy en resumen, esto fue lo más importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *