La Administración Regional de Madrid no podrá seguir soltando truchas exóticas a los ríos madrileños

El pasado 18 de marzo se ha hecho pública una sentencia del Tribunal Supremo por la que se da la razón a Ecologistas en Acción, SEO y AEMS para que vuelva a incluirse en el Catálogo de Especies Exóticas Invasoras a la carpa común y la trucha arco iris, entre otras especies de flora y fauna. De esta forma, anula las excepciones de la normativa que desde 2013 permitían la caza o pesca de algunas de estas especies, la comercialización de otras como el cangrejo rojo o las explotaciones de cría del visón americano. Toda la sentencia se apoya en informes del CSIC y otros organismos expertos. Tanto la carpa como la trucha arco iris están incluidas en el listado de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

En la Comunidad de Madrid, la pesca deportiva se apoya casi exclusivamente en la liberación de miles de kilos de truchas arco iris a los tramos de cabecera de los ríos madrileños, y la oferta de su pesca en lo denominados cotos consorciados. A pesar de todas las evidencias e informes científicos, la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid lleva décadas liberando grandes cantidades de peces exóticos e invasores a tramos fluviales donde sobreviven a duras penas los últimos ejemplares de trucha común (o podría estar presente). Como desde estas páginas venimos denunciando hace años, la Consejería de Medio Ambiente ha estado fomentando la desaparición de especies autóctonas para establecer en los mismos escenarios fluviales un modelo contrario a la conservación de las especies salvajes, mediante la introducción de peces exóticos. La sentencia confirma la gravedad de esta actuación irresponsable:

“Está en la naturaleza de las cosas que la caza y la pesca, lejos de servir a los fines de erradicación de las especies catalogadas, más bien determinan su mantenimiento indefinido, cuando no la agravación, del status quo actual, dificultando, si no haciendo imposible, su erradicación, que es un objetivo inequívoco de la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad”.

La gestión de esta red de “cotos intensivos” se ha entregado a grupos privados de pescadores en adjudicaciones opacas. Una gestión basada en la suelta masiva de truchas arco iris y la venta de permisos para su captura. La Administración Regional ha abandonado conscientemente sus obligaciones de control y conservación del patrimonio público fluvial a cambio de crear una red clientelar, sin importarles el grave daño que este modelo de gestión y de pesca pudiera ocasionar a los ríos madrileños

“…el perito informa que la carpa (Cyprinus carpio) y la trucha arco-iris (Oncorhynchus mykiss) son especies exóticas invasoras con un elevado potencial de afección al medio ambiente receptor tal y como lo demuestra la abundante bibliografía relativa a los efectos de estas dos especies y que se exponen a continuación…”.

En la mayor parte de las Comunidades Autónomas hace años que trabajan por la recuperación de ríos y especies, y los cotos intensivos son un modelo residual y generalmente localizados lejos de las zonas trucheras. En la Comunidad de Madrid llevamos décadas de retraso, y la ordenación de la pesca está basada en un modelo insostenible y absurdo que ahora se viene abajo estrepitosamente. No entenderíamos que continúen en sus puestos gestores sin escrúpulos que han estado fomentando la introducción de especies invasoras. Hay mucho trabajo por hacer en esta Comunidad para recuperar décadas de tiempo perdido. La sentencia obliga a un cambio en el modelo y abre una ventana de oportunidad para que también en la Comunidad de Madrid se apliquen medidas destinadas a la recuperación de especies salvajes y, posteriormente, para poder practicar una pesca de calidad.

Mientras no cambien los gestores no habrá esperanza para nuestros ríos. El pasado mes de junio ya dieron prueba de que no entienden otra manera de trabajar por los ríos que no sea la explotación intensiva. A pesar de informes, convenios internacionales, el artículo 52.2 de la Ley 42/2007, de Patrimonio natural, la Sentencia del Supremo de 2016… en junuio de 2017 volvieron a intentar otro cambio legislativo que permitiera seguir usando los ríos como piscinas particulares a donde arrojar especies ajenas a nuestra aguas, impidiendo su recuperación y la de les escasas truchas autóctonas que sobreviven. Todo por mantener una red clientelar entre un sector de los pescadores a los que han acostumbrado durante décadas a pagar una entrada para acceder a la orilla del río y poder llevarse un cupo de truchas exóticas previamente arrojadas por una cuba. No lo consiguieron, la mayoría de los diputados del Congreso se opusieron a tramitar una nueva reforma legislativa para seguir agrediendo el patrimonio público fluvial.

En nuestra opinión hay que cambiar de prioridades y poner en marcha urgentemente medidas de conservación (¡una novedad para el Área de Conservación de Flora y Fauna de la Consejería de Medio Ambiente!). Medidas que venimos reclamando desde hace años:

  • Planes para recuperar las poblaciones de trucha fario, a partir de las poblaciones residuales que han conseguido sobrevivir.
  • Garantizar que los ríos no se desequen por retenciones ilegales de los embalses. Una ilegalidad que nunca fue del interés de la Administración Ambiental para no enfrentarse con el poderoso Canal de Isabel II, que gestiona las presas madrileñas.
  • Retirar los obstáculos fluviales. Varios cientos tan sólo en el río Jarama, entre la desembocadura del Lozoya y Aranjuez (próximamente en estas páginas).
  • Mejorar la calidad de las depuradoras.

Estas y otras propuestas (ver más abajo) las conoce la Consejería de Medio Ambiente y se han entregado a los tres últimos directores generales, que simplemente las han guardado en los cajones. Ni siquiera el Consejo de Pesca a llegado a tratarlas (incluso hubo que reclamar que al menos se adjuntaran al acta de la sesión de 4-11-2014). Al parecer necesitan que el Tribunal Supremo les recuerde también que los ríos no son piscinas para llenarlas de peces comerciales, exóticos e invasores.


Texto completo de la sentencia 637/2016
Nota de prensa del Consejo General del Poder Judicial

Para saber más sobre la gestión de los ríos en la Comunidad de Madrid:
“Así se esquilman los ríos madrileños”
25 preguntas y respuestas sobre la declaración de especie invasora para la trucha arco iris

Propuestas de recuperación fluvial y de cambio de modelo de pesca:
Notas para un plan de recuperación de la trucha autóctona en la Comunidad de Madrid. Año 2013. Elaboración colectiva.
Notas para un estudio técnico para la recuperación de tramos trucheros en la Comunidad de Madrid. Noviembre de 2013. Elaboración colectiva.
Notas para un plan de gestión de la pesca de salmónidos en la Comunidad de Madrid. 2013. Elaboración colectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *