La Administración Regional autoriza ahora actuaciones privadas que sse ejecutaron hace meses

 

El pasado 14 de enero se celebró una nueva sesión de la Junta Rectora del Parque Regional del Sureste en la que nuevamente se ha puesto de manifiesto la ausencia de control sobre las actuaciones privadas que se ejecutan en el territorio de este espacio protegido.

En esta ocasión se trataba de una autorización de la empresa FADESA INMOBILIARIA S.A. para acometer reformas agroforestales y cinegéticas en la finca El Congosto, en Rivas-Vaciamadrid. El proyecto, que pretende la reforestación, vallado y total aprovechamiento del manantial del arroyo Valdemingómez, fue aprobado a propuesta de la Consejería de Medio Ambiente. La autorización imponía al promotor importantes modificaciones en el vallado (paso para fauna), medidas para respetar los restos históricos de la batalla del Jarama y restricciones sobre el uso del agua del manantial.

Lo cierto es que la autorización otorgada supone un nuevo fraude a los miembros de la Junta Rectora, al haberse ejecutado las obras hace meses por la empresa promotora, obras que incumplen todas las condiciones impuestas en el acuerdo y una clara vulneración de lo previsto en el Plan de Ordenación de este espacio protegido.

Este fenómeno de autorizar obras que ya están ejecutadas por particulares se ha reiterado en diversas ocasiones. Otro caso fue el de la autorización para vallar la finca El Espartal /en San Martín de la Vega), de una notable extensión. Casos como estos ponen de manifiesto la ausencia de una vigilancia y control serios por parte de la administración regional.