La Administración Regional adquiere El Espartal para desarrollar proyectos de ocio

La empresa Arpegio, de la Comunidad de Madrid, ha adquirido la finca de “El Espartal” (unas 1.300 hectáreas), dentro del término municipal de Valdemoro y a escasa distancia de las futuras instalaciones del Parque de Ocio de la Warner, en San Martín de la Vega. 800 hectáreas de esta finca se localizan dentro del Parque Regional del Sureste, un territorio no urbanizable según la Ley 6/94.

Aunque no se conoce el contenido de los proyectos, según versiones de los propios ayuntamientos de la zona se pretende crear una zona de servicios que preste apoyo al Parque de Ocio. Se barajan diferentes posibilidades entre las que se incluye la construcción de un gran campo de golf. La iniciativa se lleva a cabo con las mayores reservas, hasta el punto que la Junta Rectora del Parque Regional no ha sido informada de la adquisición patrimonial ni mucho menos de las intenciones de su destino.

Para llevar a cabo el desarrollo urbanístico de esta zona, la Comunidad de Madrid cuenta con el apoyo de instituciones locales y promotores privados, muy interesados en las fuertes plusvalías que se pueden generar al calor del Parque de Ocio. En la zona ya se han intentado aprobar lagunas artificiales para esquí acuático o canales de regatas, entre otros proyectos ilegales, ambos con fuertes apoyos de los municipios de la zona.

Diferentes ayuntamientos del Parque del Sureste vienen solicitando de la Comunidad de Madrid cambios en la delimitación territorial o en la “zonificación” que afectan a sus términos municipales, precisamente en los próximos días se celebrará una reunión de diferentes responsables municipales para unificar criterios en este sentido. La Consejería de Medio Ambiente aprovecharía estas demandas para consensuar una modificación general de los límites del espacio protegido a la que incorporaría grandes recortes en la zona de Valdemoro, San Martín de la Vega y Ciempozuelos, para dar cabida a estas expectativas de negocio.
Con estas operaciones la Comunidad de Madrid demuestra una nula voluntad de aplicar en el Parque Regional del Sureste los objetivos ambientales que se establecen en la ley del Parque (Ley 6/94). Desde hace años viene rechazando la adquisición de suelo para desarrollar proyectos de calidad ambiental, alegando, por ejemplo, que no cuenta con recursos para adquirir fincas como “El Piúl” (en Rivas Vaciamadrid), con la mitad de extensión que “El Espartal”. La Comunidad de Madrid tiene en el Parque Regional del Sureste la misma prioridad que en el resto de nuestra Región: servir de soporte al negocio de los particulares.