La Administración cambia unilateralmente la composición de la Junta Rectora del Parque Regional del Sureste

A través de la Orden 12/2004, la Consejería de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha modificado la composición de la Junta Rectora del Parque Regional del Sureste. En ella se aumenta la representación de la propia Consejería con dos nuevos miembros, una recién creada Vicepresidencia y un nuevo vocal. Para “Jarama Vivo” esta modificación obedece a la intención de la Consejería de dar más peso a los intereses urbanísticos y que estos estén sobrerepresentados en la gestión del espacio natural. Esta modificación ha sido realizada de una forma unilateral, sin consultar previamente al resto de sectores sociales presentes en el Parque, ni informar a la propia Junta Rectora y sin justificación alguna.

A parte de las modificaciones lógicas por el baile de nuevas Consejerías en el nuevo gobierno de la Comunidad de Madrid, lo que más ha llamado la atención de los miembros de Jarama Vivo ha sido la inclusión unilateral de dos nuevos representantes de la Consejería de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente. Con esto aumenta más aún el peso de la Administración Regional en este organismo y disminuye por tanto de forma proporcional el del resto de sectores socioeconómicos y laborales implicados. De esta forma, la representación de la administración de la Comunidad de Madrid en la Junta Rectora pasa a contar con 12 miembros, de los 10 anteriores.

De igual forma, esta modificación afecta a la composición de la Comisión Permanente de la Junta Rectora (órgano que aún carece de funciones y que nunca ha llegado a constituirse). Anteriormente su composición era paritaria entre representantes de los Municipios y de la Administración Regional con 4 miembros, pero ahora esta pasa a tener dos más.

La composición de la Junta Rectora debe quedar establecida definitivamente en el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), con un número máximo de 41 miembros. Actualmente su composición es provisional y sujeta por tanto a la arbitrariedad de la Consejería de turno. La aprobación del PRUG sufre un retraso injustificado de más de 3 años, con el consiguiente perjuicio para la gestión del espacio natural.

La Junta Rectora lleva más de un año sin convocarse, desde el 14 de enero del pasado año, cuando según lo establecido debe tener dos reuniones anuales. Hasta el momento la Junta Rectora no ha tenido otra función más que la de dar cobertura a las decisiones ya adoptadas por los departamentos de la Consejería. Aún así este órgano representa una de las pocas oportunidades de participación pública y una herramienta social que permite a las entidades de defensa ambiental estar al tanto de la gestión y de los proyectos que se realizan en este espacio.