Importantes inversiones para mejorar la depuración de las aguas residuales en la Comunidad de Madrid

El proceso de aprobación del nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo ha deparado alguna sorpresa inicial que podría ser relevante para la calidad del agua de algunos ríos madrileños. Este es el caso de la aprobación inicial de 898.600.000 euros destinados a mejorar los tratamientos de depuración de las principales depuradoras de la Ciudad de Madrid. El acuerdo ha sido adoptado por el Comité de Autoridades Competentes de la Cuenca del Tajo, un órgano de coordinación de las administraciones general, autonómicas y locales. El acuerdo sobre estas y otras inversiones pasará al Consejo del Agua para la revisión definitiva del Plan de cuenca.

De aplicarse esta importante inversión en las grandes plantas de depuración de La China, Butarque y Sur, de la ciudad de Madrid se alcanzaría una depuración terciaria, con eliminación de metales pesados, nitrógeno, fósforo y patógenos. La mayoría de las depuradoras de la ciudad de Madrid son de gran tamaño y se localizan en las márgenes del Manzanares y del Jarama (ver pulsando aquí). Estas inversiones se harán notar en la mejora de la actual calidad del agua del río Manzanares y también en el tramo bajo del Jarama.

El paquete de medidas aprobadas por la CHT, en el ámbito de la depuración, incorpora también otras importantes medidas de mejora y ampliación en algunas EDAR gestionadas por el Canal de Isabel II, incluyendo algunos de los tanques de tormentas que pueden paliar los vertidos de fecales y toallitas a los cauces:

  • Nueva EDAR en Valdemoro, 17,9 millones de euros. 
  • Mejora de la depuradora de La Poveda (Arganda). Tratamiento biológico, 17 millones.
  • Tratamiento biológico en la EDAR Titulcia, 7,6 millones.
  • Ampliación de la capacidad de la EDAR El Endrinal (Collado Villalba), 11,3 millones. 
  • Ampliación y mejora de la línea de fangos en la EDAR de Casaquemada (San Fernando), 9,8 millones.
  • Ampliación de la EDAR Rejas-Madrid (con tanques de tormentas), 57,3 millones.
  • Ampliación y mejora de la ERAR Valdebebas (con tanques de tormentas), 57,3 millones.

La declaración de «Zona Sensible» y mejora de la depuración

La declaración en 2019 de las «Zonas sensibles» a la contaminación obliga a las administraciones públicas a mejorar la calidad de las aguas depuradas que se vierten a los ríos. La Resolución de 6 de febrero de 2019, de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente establece dos novedades. Por un lado declara Zonas sensibles a gran parte de las aglomeraciones urbanas, y sus EDAR, en el ámbito de los ríos Jarama, Henares y Guadarrama, en la Comunidad de Madrid. La Resolución obliga a los gestores de las infraestructuras de depuración (en Madrid, Canal de Isabel II) a un tratamiento adicional que elimine, entre otras sustancias, el nitrógeno y el fósforo, con el fin de reducir la eutrofización de las aguas. No se trata de un tratamiento biológico, pero sin duda reducirá la carga de nutrientes que reciben los cauces, responsables entre otras consecuencias del desmesurado desarrollo de los macrofitos donde prospera la mosca negra.

La aplicación de lo previsto en la Resolución de 2019 se aprecia ahora en la revisión actual del Plan Hidrológico. Entre las medidas e inversiones previstas figuran las siguientes:
Ampliación y adecuación de las EDAR de Guadarrama Medio (10,2 millones), Picadas (10 millones), Arroyo del Soto-Móstoles (10,7 millones), EDAR Arroyo de La Vega (9,3 millones), EDAR SUR-Madrid (2 millones), Guadalix de la Sierra (1,7 millones), Butarque-Madrid (1,6 millones), EDAR Torrejón (1,5 millones), EDAR Navalcarnero (1,3 millones), Galapagar-Torrelodones (1,3 millones), EDAR Velilla de San Antonio (1,3 millones), EDAR Alcalá Oeste (1,3 millones), EDAR Soto Gutiérrez (975.000 euros), Las Rejas (975.000 euros, ERAR Valdebebas (975.000 euros), y adecuaciones a objetivos similares en otras EDAR: Arroyo La Vega, La China, La Gavia, Viveros, Culebro, Sur Oriental, Boadilla del Monte, Villaviciosa de Odón, Algete II, Batres, Tres Cantos, etc. (ver más casos en el enlace al final de esta entrada).

Estas actuaciones se añaden a las que ya están en marcha, como es el caso del tanque de tormentas previsto en la EDAR de Torrejón, que evitará el actual vertido de grandes cantidades de fecales y «toallitas» al Henares y al Jarama (ver en plano 4.3 pulsando aquí), instalaciones similares se prevén en la EDAR de La Poveda (Arganda del Rey) o en la EDAR de Velilla de San Antonio (ver página 49 pulsando aquí).

Todas estas mejoras en la depuración de las aguas residuales mejorarán en los próximos años la calidad fisicoquímica de los ríos. Pero no será una mejora suficiente para alcanzar el «buen estado ecológico» en los ríos madrileños que nos impone desde 2015 la Directiva de Aguas. La propia CHT considera que el estado de calidad de los ríos madrileños (la suma de su calidad fisicoquímica-biológica-ecológica y morfológica) está lejos de mejorar  en el período 2022-2027 («peor que bueno, no se puede comparar»). 



Informaciones de interés relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *