Grupos ecologistas presentan un informe sobre la situación del río Henares

Los grupos ecologistas ARBA, Ecologistas en Acción, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, GRAMA y Jarama Vivo hacen público un informe sobre el estado de conservación del río Henares, en el que se pone de manifiesto el mal estado de conservación de este río madrileño. En el informe se proponen diversas medidas para revertir la situación antes de que agote el plazo establecido por la Comisión Europea para alcanzar el “buen estado ecológico”. Los grupos ecologistas llevarán a cabo diversas iniciativas sociales y ante las administraciones para exigirles que apliquen la legislación y hagan uso de sus competencias y obligaciones sobre la conservación del patrimonio público fluvial.

El río Henares nace en Guadalajara, cerca de su límite con Soria, y desemboca en el Jarama en San Fernando de Henares. El tramo madrileño es relativamente pequeño, unos 38 Kms entre Los Santos de la Humosa y el Jarama. En la Comunidad de Madrid el río transcurre por un valle relativamente amplio, jalonado de cerros y cantiles arcillosos en su margen izquierda.

Se trata de un rio muy alterado por la ocupación de su llanura de inundación, por el reducido caudal medio que provocan cuatro grandes embalses en la cabecera (hasta un 56% de su caudal natural se detrae para diversos aprovechamientos), por azudes abandonados, especies invasoras, mala calidad de las aguas, etc. Un escenario lamentable que explica en parte que vecinos ribereños e instituciones se mantengan al margen de su existencia y de sus oportunidades.

En la Comunidad de Madrid el río Henares está legalmente protegido, gran parte de su recorrido forma parte de la Red Natura , el tramo superior lo forma el paraje protegido de “Soto del Henares”, el resto es parte del Lugar de Interés Comunitario “Cuencas de los ríos Jarama y Henares”, incluso sus últimos kilómetros forman parte del Parque Regional del Sureste. La conservación y gestión de estos territorios protegidos corresponde a la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid. A pesar de estas protecciones formales el estado actual de conservación del río Henares es bastante deficiente. Ni la Confederación Hidrográfica del Tajo (responsable del dominio público), ni la Consejería de Medio Ambiente (responsable de la gestión y conservación de la Red Natura 2000), están ejerciendo sus obligaciones y controles, ni siquiera las que están previstas en sus propias normativas.

La contaminación del Henares procede sobre todo de la mala depuración de las EDAR y el limitado caudal que estos vertidos encuentran para disolverse

Es urgente intervenir sobre lo que sucede en el río Henares, en primer lugar porque los ciudadanos tenemos derecho a disfrutar de un patrimonio público respetado, también porque la recuperación de este río es un valor añadido para las poblaciones ribereñas y una fuente de oportunidades. El Henares no deja de ser un corredor verde, una fuente de vida que merece la pena preservar. De no recuperar el “buen estado ecológico” de este y otros ríos madrileños antes de 2027 los españoles tendríamos que pagar fuertes sanciones de la Comisión Europea. Recuperar el Henares sólo reporta ventajas para los ciudadanos, además de ser una obligación de las instituciones.

Los grupos ecologistas ARBA, Ecologistas en Acción, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, GRAMA y Jarama Vivo, vamos a trasladar a las diversas administraciones algunas propuestas recogidas en el informe realizado sobre el río Henares. De ellas destacamos:

  1. Revisión de los caudales liberados desde las presas de cabecera.
  2. Demolición de todas las barreras fluviales abandonadas o con concesión caducada, como establece la legislación de aguas.
  3. Recuperación de todos los tramos de dominio público ocupados ilegalmente.
  4. Control y prohibición de actividades urbanísticas en zonas inundables.
  5. Erradicación de especies invasoras de y recuperación de las poblaciones de las especies de flora y fauna de interés comunitario.
  6. Control de las actividades agrícolas, y de los lixiviados de los grandes vertederos, que están en el origen de la mala calidad de las aguas del río Henares.

Más información:

Informe sobre el río Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *