El Parlamento Europeo admite a trámite la denuncia presentada contra los abusos en la caza

La Consejería de Medio Ambiente renueva periódicamente los acotados de caza adonde está prohibida esta actividad, vulnerando directivas europeas y causando daños y molestias a las numerosas aves acuáticas que visitan la red de humedales del Sureste madrileño. Por este y otros motivos el pasado día 27 la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha decidido intervenir en relación con la denuncia presentada por la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto” el pasado 14 de julio. La denuncia hacia referencia a la vulneración de, al menos, des directivas comunitarias: la de “Hábitats” (92/43/CEE) y la de “Aves” (79/409/CEE), en el ámbito de la ZEPA nº 142, “Cortados y Cantiles de los ríos Manzanares y Jarama”, coincidente en sus límites con el territorio del Parque Regional del Sureste de Madrid.

En este espacio protegido se localizan un total de 42 cotos de caza que ocupan el 80% del territorio. La totalidad de los espacios mejor conservados y, teóricamente más protegidos del Parque, se encuentran igualmente ocupados en su totalidad por este tipo de aprovechamientos (cantiles de Rivas y La Marañosa, lagunas de Las Arriadas y Porcal, etc). A pesar de que la Ley del Parque del Sureste (6/94) prohíbe la actividad cinegética en muchos de estos parajes, la Consejería de Medio Ambiente renueva periódicamente estas concesiones administrativas de caza, despreciando las prohibiciones de la legislación que por unanimidad aprobó la Asamblea de Madrid. Estas irregularidades se reiteran desde 1994 a pesar de las comunicaciones y denuncias presentadas ante la Comunidad de Madrid.

Los efectos de esta actividad intensiva afectan especialmente a las rapaces de los cantiles y a las numerosas aves acuáticas que visitan la red de humedales en sus ciclos migratorios. En las inmediaciones de las lagunas de Velilla, Rivas Vaciamadrid o Arganda, aparecen todos los años, al finalizar la temporada de caza, auténticas “alfombras” de cartuchos”, con el evidente riesgo de envenenamiento de las aves por la ingestión de perdigones de plomo (plumbismo)

En la denuncia presentada se relacionan aquellas especies que están presentes en la ZEPA/Parque del Sureste y, al mismo tiempo, sometidas a una protección especial en las Directivas Comunitarias:

Zampullín cuellirojo (Podiceps auritus)
Porrón pardo (Aythya nyroca)
Milano negro (Milvus migrans)
Avetorillo común (Delichon urbica)
Águila culebrera (Circaetus gallicus)
Martinete (Nycticorax nycticorax)
Aguilucho lagunero (Cirus aeruginosus)
Garceta común (Egretta garcetta)
Aguilucho cenizo (Circus Pigargus)
Garza Imperial (Ardea purpurea)
Cernícalo primilla (Falco naumanni)
Cigüeña común (Ciconia ciconia)
Esmerejón (Falco columbarius)
Halcón peregrino (Falco peregrinus)
Calamón común (Porphyrio porphyrio)

Grulla común (Grus grus)
Sisón (Tetrax tetrax)
Avutarda (Amandava amandava)
Alcaraván (Burhinus oedicnemus)
Avefría (Vanellus vanellus)
Andarríos (Actitis hypoleucos)
Fumarel cariblanco (Chlidonias híbrida)
Fumarel común (Chlidonias Níger)
Paloma torcaz (Columba palumbus)
Búho real (Bubo bubo)
Martín pescador (Alcedo athiis)
Cogujada montesina (Galerida theklae)
Totovía (Lullula arborea)
Bisbita campestre (Anthus pratensis)
Collaba negra (Oenanthe leucura)
Currucada rabilarga (Silvia undata)

Muchas de estas especies pertenecen igualmente al Catálogo Regional de especies amenazadas de la Comunidad de Madrid.

Una vez aceptada a trámite la petición presentada, la Comisión del Parlamento Europeo solicitará de la Comisión Europea que informe sobre las irregularidades planteadas con el fin de adoptar un dictamen definitivo que se trasladará al gobierno central de nuestro país.