El Jarama convertido en un colector a cielo abierto

A pesar de la mejora aparente de los sistemas de depuración y a pesar de los plazos de recuperación de los ríos que nos impone la Directiva de Aguas en la Comunidad de Madrid, el río Jarama sigue siendo el desagüe de las aguas fecales y los residuos de aguas fecales y toda clase de residuos. Millones de toallitas, plásticos y toda clase de residuos, junto con aguas sin tratar, procedentes de las redes de saneamiento y de las aguas pluviales se vierten a través de colectores, aliviaderos y sistemas de derivación de depuradoras. Son vertidos intermitentes que coinciden con los episodios de tormentas y con la dificultad de las EDAR para atender el volumen que les llega. La solución demasiadas veces es la de derivar directamente al río todo el flujo, una solución “técnica” que provoca un grave problema sanitario y medio ambiental. Con estas aguas se riegan por ejemplo miles de hectáreas de la “huerta de Madrid”, entre la presa del Rey en Rivas Vaciamadrid y Toledo.

Esto es lo que viene sucediendo desde hace años en muchos tramos de los ríos madrileños, pero muy especialmente en el río Jarama. El mejor ejemplo es el tramo Paracuellos del Jarama – San Fernando de Henares. En este tramo fluvial de unos 12 Kms de un río supuestamente protegido por legislación autonómica y comunitaria, hay no menos de una veintena de colectores y arroyos que se utilizan para estos vertidos puntuales. El resultado es un río permanentemente contaminado y unas riberas artificiales formadas por la acumulación de millones de toallitas y otros materiales sólidos.

(pulsar para ampliar) En este plano se identifican algunos de los colectores y arroyos que trasladan periódicamente al Jarama millones de toallitas, otros residuos y aguas fecales. Todo sucede en escenarios de la Red Natura 2000.

Hay arroyos como el de la Vega o el de Valdebebas que acaban prácticamente colapsados con acumulaciones que alcanzan varios metros de altura, gran parte de estos materiales llegarán al río Jarama. Más abajo, en Coslada-San Fernando, hay numerosos colectores, de diversa sección, algunos revientan en ocasiones por la acumulación de estos materiales. Se trata de tramos que forman parte de la Red Natura 2000, del Parque del Sureste madrileño, que están bajo la administración de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, que sin embargo se desentiende de cualquier intervención para garantizar la conservación de estos ecosistemas acuáticos. Una actitud que está causando un gran perjuicio para el medio natural y un riesgo sanitario que afecta a muchos ciudadanos y poblaciones ribereñas.

No estamos condenados. Hay soluciones

La derivación de los vertidos al río Jarama cuando hay fuertes lluvias no es una maldición del destino, tiene que ver con la voluntad de los gestores del medio ambiente (Consejería de Medio Ambiente), de los propietarios de las redes de saneamiento (los Ayuntamientos), los responsables de la calidad de las aguas (la Confederación Hidrográfica del Tajo) y de quienes tienen encomendado el tratamiento de las aguas fecales (la Administración Regional a través del Canal de Isabel II). Todos ellos, especialmente la Consejería de Medio Ambiente y el Canal de Isabel II, tienen la responsabilidad de que en pleno siglo XXI se ponga fin a este vergonzoso espectáculo. La solución está en los ESTANQUES DE TORMENTAS, instalaciones destinadas a retener estos vertidos hasta que puedan ser tratados en las EDAR, evitando los vertidos sobre los ríos. Es un problema de voluntad, de prioridades, de gestores que cumplan con las obligaciones que les imponen las normativas más elementales en el ámbito del medio ambiente.

A la altura de San Fernando de Henares las riberas del Jarama ya están formadas por millones de toallitas. Se trata de un ecosistema acuático legalmente protegido (Red Natura 2000 y Parque Regional del Sureste) cuya conservación tiene encomendada por ley la Consejería de Medio Ambiente, una administración experta en mirar para otro lado cuando se trata de tomar medidas para ejercer una protección efectiva sobre sus territorios y valores naturales. 

Más información:

Vertidos similares en la zona de Coslada-San Fernando
Denuncia presentada ante la Consejería de Medio Ambiente
Denuncia presentada ante la Confederación Hidrográfica del Tajo
Ejemplo de estanque de tormentas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *