El Gobierno Regional ya piensa en construir la M-60

Antes de iniciar los trabajos de construcción de la M-50 la Comunidad de Madrid ya ha iniciado los estudios previos para construir el primer tramo de la futura M-60. Por si no bastara con las nuevas circunvalaciones (M-45, M-50) y las nuevas autopistas de peaje (R-3), aun sin estrenar, la CAM pretende abordar nuevas circunvalaciones a la Capital que faciliten y den prioridad al empleo masivo del coche privado, el medio de transporte más contaminante, de mayor riesgo para los usuarios, y el menos eficiente, además de generar nuevas expectativas de especulación y crecimiento urbano en el interior del territorio protegido del Parque del Sureste.

Para proyectar el primer tramo de la M-60 se ha utilizado la necesidad de resolver un problema local que se produce en la zona de La Poveda (Arganda del Rey), en un tramo de la M-300. Por esta zona se produce un importante tráfico de diario (12.412), y de vehículos pesados (17%). Este tráfico disminuirá cuando entren en funcionamiento la M-50 y la R-3, reduciendo el procedente de la zona de Mejorada-Velilla. La Comunidad de Madrid ofrece dos únicas alternativas:

  1. El desdoblamiento de la actual M-300, la carretera que transcurre por una zona residencial e industrial del barrio de La Poveda. La propuesta es claramente inaceptable porque incrementaría los actuales problemas y molestias de los residentes de la zona.
  2. Una aparente variante, que afectaría al Parque Regional del Sureste, con un trazado de vía rápida que coincide con la M-60 prevista en el Plan Estratégico Regional.

Descartando la construcción de la variante hay otras alternativas que se están presentando por diferentes grupos ecologistas de la zona, destinadas a facilitar el tráfico actual (fundamentalmente de carácter local, entre zonas urbanas e industriales de Arganda), evitando atraer nuevos vehículos (“efecto llamada”) de la zona de la N-II-Mejorada-Velilla. Las alternativas constituyen un paquete de medidas asumibles económicamente, garantizando una sensible mejora en los problemas actuales que actualmente soportan los vecinos de La Poveda:

  • Remodelación de la antigua N-III. Creación de vías de servicio, habilitando accesos desde zonas industriales cercanas a la M-300. Estas “salidas” a la antigua N-III reduciría sensiblemente el tráfico actual por La Poveda.
  • Aprovechar el actual trazado para duplicar la M-300. En el tramo más cercano a la conexión con la antigua N-III se desplazará le trazado alejándolo de las zonas urbanizadas (marca 6 en el plano adjunto).
  • Los tramos anteriores se dotarán de elementos de protección contra el ruido, hasta garantizar los establecidos en el Real Decreto 78/99 de la Comunidad de Madrid. Para este fin se estudiará la creación de barreras con árboles y con pantallas acústicas,
  • Soterramiento de la vía en el tramo comprendido entre la Travesía Puente Viejo y el restaurante “Casa Julián” (marca 5 en el plano adjunto), evitando de esta forma cualquier impacto acústico importante sobre la zona residencial. El carácter subterráneo de este tramo facilitaría futuras ampliaciones del aparcamiento de la estación de “Metro” o su aprovechamiento por los vecinos.
  • Desplazamiento del tramo inmediato a la antigua N-III, alejándolo de zonas residenciales y dotándolo de elementos de protección acústica.

M-300