El Canal de Isabel II deja seco el cauce del río Guadalix

Tramos de varios kilómetros han sido desecados por la irresponsable gestión del agua del Canal de Isabel II (CYII), al no liberar caudales mínimos desde la presa de Pedrezuela-El Vellón. De esta forma, el CYII prefiere favorecer los intereses particulares de empresas del golf a que sus ríos tengan caudal suficiente y propiciar el ahorro y la eficiencia en el consumo del agua.

En las cercanías de Guadalix de la Sierra, el río al que da nombre baja completamente seco. Varios kilómetros más arriba las compuertas del embalse de Pedrezuela-El Vellón permanecen cerradas a cal y canto. Con la excusa de garantizar el abastecimiento a las poblaciones de la Comunidad de Madrid, el Canal de Isabel II está permitiendo que el agua de los ríos de la región vaya a parar a campos de golf, piscinas privadas y praderas de césped. Mientras, el arbolado autóctono de ribera que necesita de un mínimo de humedad esta secándose por las altas temperaturas que estamos sufriendo y la escasez de lluvias padecida. La situación es totalmente dramática en lo que respecta a la fauna acuática.

Este hecho coincide con el ya denunciado a principios de agosto por Jarama Vivo, de la desecación de varios kilómetros del Jarama por la zona de Patones-Talamanca. De seguir así las cosas, en breve es muy posible que se sequen nuevos tramos aguas arriba al estar prácticamente seca la presa de El Vado.

Madrid esta sufriendo una de las mayores sequías conocidas, pero ante este hecho, la Comunidad sigue permitiendo el riego de jardines y campos de golf, no existiendo ninguna restricción para ahorrar el agua que nos puede faltar dentro de unos meses. Se están incumpliendo el protocolo de sequía y la Ley de Aguas, en donde el consumo humano y los caudales ecológicos están por delante de los usos recreativos e industriales. Hay que recordar que la treintena de campos de golf de la región tienen un consumo estimado de unos 9 Hm3/año, igual cifra que los caudales ambientales fijados por el Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo para el río Jarama.

La Comunidad no quiere dar la voz de alarma ante la situación que atraviesa Madrid, mucho mas grave, por el nivel de los embalses y las pocas previsiones de lluvias, que la sequía anterior. Esta situación quizás tenga bastante que ver con el hecho de que es durante los meses de verano cuando más facturación tiene la empresa pública. Para el Canal de Isabel II, el negocio va muy por delante que la gestión ambiental de un recurso público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *