Desastre ambiental en el río Henares

Desde el pasado domingo 28 de agosto el río Henares a su paso por Alcalá de Henares ofrece la lamentable imagen de un río con gran número de peces muertos. El origen de este desastre se encuentra en los vertidos que sucedieron al incendio de la planta de residuos tóxicos de Chiloeches. El desastre de estas instalaciones ilegales provocó una columna de humo de grandes dimensiones y una escorrentía de residuos líquidos que no llegó ser frenada a tiempo con los diques de tierra que se construyeron en el arroyo.

Las partículas lanzadas a la atmósfera han llegado hasta el sur de la provincia de Soria, donde durante el fin de semana se han registrado niveles anormalmente elevados de partículas de menos de 10 micras (PM10) en la estación de control de la contaminación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en Campisábalos, situada en el límite entre las provincias de Guadalajara y Soria, en la Sierra de Pela.

escorrentias Henares

En la fotografía se puede observar el rastro de la escorrentía procedente de la planta. A través de este arroyo llegaron los vertidos al río Henares.

Parte de aquellas sustancias tóxicas, almacenadas en una planta que había sido denunciada en varias ocasiones, llegaron finalmente al cercano río Henares y desde entonces han dejado una huella de peces muertos y fuerte olor a disolvente en diversas partes del largo tramo fluvial entre Los Santos de la Humosa y Torrejón de Ardoz, al menos hasta el miércoles 31 de agosto.

Además del problema ambiental los colectivos ecologistas estamos advirtiendo sobre las consecuencias que estas sustancias pueden tener para la calidad del agua que, no olvidemos, se emplea profusamente para el riego de los campos y huertas a lo largo de todo el río Henares. En este sentido resulta preocupante la falta de intervención de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), la responsable del río, que no está ofreciendo información sobre lo que está sucediendo, ni ha realizado analíticas del agua, ni está ofreciendo información desde su página web. La actitud de este organismo, y otros, se limita a repetir la versión que ofrece la Unidad Militar de Emergencias del Ejercito. Según este servicio las analíticas realizadas en el río Henares no ofrecen ninguna alteración destacable, y la CHT concluye que la mortandad de peces es un fenómeno natural provocado por la caída del oxígeno disuelto en el agua.

Amonio Henares

Alteración de los valores de amonio.

Estos mensajes tranquilizadores no se corresponden con la realidad y resulta inquietante esta versión para cualquier paseante del río Henares por Alcalá, que tiene que taparse la nariz por el olor de los cadáveres y por la fuerte presencia de disolventes en algunos puntos del río. No sólo los peces muertos o el olor a disolvente ponen en evidencia esta falsa tranquilidad que pretenden transmitir las instituciones, las analíticas de agua que llevan a cabo las estaciones de control de la Red Saica de la CHT también aportan información importante. En primer lugar los valores de amonio se dispararon en la estación de los Santos de la Humosa (a siete Kms de Chiloeches), precisamente durante las horas posteriores al incendio y la llegada del vertido al río Henares, el amonio es una sustancia tóxica. La misma estación de control de calidad de aguas daba unos valores estables en el oxígeno disuelto.

Oxigeno disuelto Henares

Valores de oxígeno disuelto estables.

Lo que hemos comprobado a pié de río

Durante los días posteriores al desastre de Chiloeches, representantes de Ecologistas en Acción, El Soto, ARBA, GRAMA y Jarama Vivo nos desplazamos a Alcalá de Henares para comprobar directamente lo que estaba sucediendo. El río presentaba numerosas concentraciones de peces muertos que técnicos de la empresa TRAGSA se afanaban por retirar infructuosamente ya que el fondo del cauce acumula muchos de estos ejemplares que seguiran aflorando durante bastantes días.

barrera UME

Efectivos de la UME instalan barreras en el río Henares para evitar el desplazamiento del vertido. Mientras, insisten en que se trata de un fenómeno natural de disminución de oxígeno disuelto en el agua.

La zona de la presa de la Ciudad Deportiva y la de Nueva Alcalá tenían gran número de peces muertos retenidos en sus orillas, todos ellos ejemplares de barbo común, una de las escasas especies autóctonas que aun conserva el río Henares. En otros lugares se observaban ejemplares de pez gato intentando captar oxígeno en la superficie (el pez gato es un pez de fondo). En la presa de las Armas, cerca de la salida de Alcalá de Henares, el olor a disolvente era fácilmente detectable. Entre los vecinos y pescadores la indignación es grande y no entienden la actitud de la administración, que además de no tranquilizar sólo sirve de soporte a los intereses del empresario de la planta de Chiloeches, que podría tener que responder el día de mañana por los daños ambientales producidos al patrimonio público fluvial.

Última hora:

El 6 de septiembre la Confederación Hidrográfica reconoció finalmente que se había producido un vertido, a través del barranco Valhondo y por unas conducciones bajo tierra que desembocaban en el río Henares. La Confederación Hidrográfica ha vuelto he demostrar una grave incompetencia en la defensa del patrimonio fluvial.


Más información:

Vídeo de peces asfixiándose en la presa de Nueva Alcalá
Vídeo de peces asfixiándose en la presa de la Ciudad Deportiva de Alcalá de Henares
Comunicado de los colectivos ecologistas de la Comunidad de Madrid
Incendio de Chiloeches: los peces no murieron por causas naturales, sino por contaminación

La nube tóxica de la planta de residuos de Chiloeches llega a Soria y Castilla y León
Declaraciones de la UME
Las administraciones niegan que la muerte de los peces se deba a un vertido (5-9-2016)
La CHT confirma finalmente que el vertido se produjo (6-9-2016)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *