Contaminantes en el Jarama y Manzanares: mucho más que cocaína, cannabis y ansiolíticos

Recientemente hemos tenido noticia del estudio realizado por la Universidad Rey Juan Carlos, en el que se ponía de manifiesto que los ríos Manzanares y Jarama tenían niveles record en toda Europa de cocaína, opiáceos, cannabis, anfetaminas y ansiolíticos.

Más allá de las conclusiones sobre los alto consumo de medicamentos y drogas en Madrid, lo que nos llama la atención del estudio es por un lado la sospecha que recae sobre la eficiencia y eficacia de las depuradoras de Madrid a la hora de tratar sus aguas y, por otro lado, que las sustancias contaminantes que llevan el Jarama y Manzanares no van a dejar nunca de sorprendernos.

Ettore Zuccato, investigador que hizo un estudio similar en el río Po, asegura que los niveles de fármacos y drogas encontrados en los ríos madrileños corresponden a los que llevan aguas sin depurar. Según Zuccato “el tratamiento de las aguas residuales suele eliminar el 90% de las drogas ilegales, por eso, mi opinión es que los ríos [de Madrid] reciben descargas de agua sin tratar”.

Otro aspecto que acrecienta las sospecha sobre las depuradoras del Canal de Isabel II es que a los investigadores del estudio se les negó la posibilidad de entrar en las plantas a tomar muestras. En ningún otro lado de España se les impidió la entrada y la recogida de muestras en las estaciones depuradoras. Ni la Comunidad de Madrid ni el Canal de Isabel II permitieron a los investigadores tomar muestras de aguas sin tratar, con las que podrían haber evaluado el consumo de estas sustancias entre los madrileños.

Una hipótesis que plantea Yolanda Valcarcel sobre la alta presencia de estas sustancias en los ríos de Madrid es el escaso caudal que tienen y por tanto la dificultad para diluirlos. De hecho el porcentaje de aguas residuales sus aguas puede llegar al 80% de su caudal. Quizás la Confederación Hidrográfica del Tajo debiera tomar nota de la necesidad de establecer un régimen de caudales ecológicos en las cabeceras que liberaran agua limpia en cantidad suficiente. Hay que recordar que Jarama y Manzanares llevan en sus aguas el 85% de todos los residuos que se producen en Madrid (sólo el Manzanares lleva el 65%).

Existen otro muchos estudios de la propia administración, de entidades científicas y de universidades que llaman la atención sobre la contaminación de estos dos ríos y que alertan de la alta presencia de compuestos nitrogenados, compuestos fosfatados, metales pesados (cromo, cobre, cadmio, plomo, zinc), así como productos fitosanitarios, algunos de ellos prohibidos en todas sus formas como el lindano. Las reiteradas denuncias sobre el peligro sanitario que representan estos componentes son ignoradas sistemáticamente.

depuradora-la-china

Punto de vertido de la depuradora de La China al río Manzanares

Si el estudio de la Universidad Rey Juan Carlos concluye que los niveles de fármacos y drogas no representan ningún peligro para la salud humana, las administraciones competentes (especialmente la Consejería de Medio Ambiente) debería evaluar si suponen riesgo para los organismos acuáticos. Aunque, suponiendo que actualmente las aguas del Jarama y Manzanares son empleadas sin ningún tipo de control en los principales cultivos de regadío de la región, poco va a importar a la Consejería de Medio Ambiente o a la Confederación Hidrográfica del Tajo que lleven un poco más de carga contaminante ¿a alguien le va a importar el efecto que pueda tener sobre los organismos ligados al agua?

Por último habría que recordar que en los últimos años, tanto la administración central, la autonómica como el Ayuntamiento de Madrid se han gastado cerca de 2000 millones de euros en distintos planes de saneamiento, tratamiento y depuración de las aguas y ni mucho menos la situación que encontramos se acerca a una situación razonable. En definitiva se ha venido gastando un ingente volumen de dinero público para no solucionar prácticamente nada y seguir teniendo dos ríos que baten records en todas las competiciones respecto a contaminantes.


Más información:

Declaraciones de Yolanda Valcárcel (URJC) – a partir del minuto 9,21
Declaraciones de Raúl Urquiaga (GRAMA)
Y si alguien quiere saber algo más sobre lo que le llega al río Tajo…