Consejo Regional de Pesca de 2020: ajenos a la agonía de los ríos madrileños

Por las limitaciones que impone la pandemia la sesión se realiza por videoconferencia. Se trata de una reunión rutinaria, con el mismo o similar orden del día desde hace más de una década. A diferencia de otras comunidades autónomas donde se debaten leyes de pesca, planes de gestión de especies o mejoras de hábitat… en la Comunidad de Madrid se dedica gran parte del tiempo y las novedades a mejorar la gestión de los cotos intensivos (consorciados) que llevan a cabo algunas asociaciones privadas de pescadores en los tramos de cabecera de los ríos madrileños. En cualquier comunidad autónoma la gestión de estos cotos, basado en la suelta de peces de origen comercial y declarados “invasores” (como la trucha arco iris), suele ser marginal, empezando por que su localización suele alejarse de áreas de trucha nativa para no perjudicar su conservación.

Además de atender las necesidades de la gestión de esos cotos se ofrecen datos estadísticos sobre demanda social de la actividad (licencias, permisos…) que apuntan a un fuerte declive desde hace tiempo. En ocasiones también ofrecen datos muy resumidos sobre inventarios de peces o sobre calidad de hábitats fluviales. Demasiadas veces esos datos confirman el declive de la calidad de los ríos madrileños y la difícil supervivencia de las especies más críticas y valiosas, como la trucha común, la boga de río, el calandino, etc. Tales evidencias deberían provocar que desde la Administración se intente poner en marcha planes, actuaciones, medidas para invertir la tendencia, actuar sobre las causas, como impedir la desecación de tramos fluviales, intervenir sobre focos de contaminación conocidos, aprovechamientos ilegales, gestión de caudales de las presas del Canal de Isabel II, evitar riesgos de contaminación biológica en los ríos, suprimir obstáculos que impiden el remonte y la freza…. Pues no, nada de eso ocurre, se limitan a informar de que los ríos se degradan, las especies nativas desaparecen. Y no pasa nada. El Consejo de Pesca de la Comunidad de Madrid se reduce a ser testigo año tras año de la creciente agonía de los ríos y las especies. Es un órgano inútil para la conservación del patrimonio público fluvial y quienes están al frente del Área de Conservación de Flora y Fauna son parte del problema.

Acudimos a esta sesión para comprobar que no se van a tener en cuenta las 11 propuestas de trabajo que comunicamos hace un año, se ignorarán como ha venido ocurriendo con las más de 50 propuestas que les hemos hecho llegar en estos años. También a lo largo de 2019-2020 hemos enviado varios informes monográficos para recuperar ríos. Así el 8-11-2019 presentamos ante la Dirección General de Medio Ambiente el informe-propuestas sobre el Tajuña, el 3-2-2020 el correspondiente al Guadalix y el 27-3-2020 el correspondiente al Henares. Todas estas propuestas, basadas en la toma de de cientos de datos sobre lo que ocurre en los cauces y las riberas, han merecido el mismo silencio por parte de los responsables la Consejería de Medio Ambiente. Continúa la rutina y la inutilidad de este órgano de participación para atajar o tratar sobre los problemas de los ríos y las especies ictícolas. Nos responden que los asuntos relacionados con caudales, calidad de los ecosistemas acuáticos, conservación de especies, etc. son ajenas al Consejo de Pesca. Tenemos que recordarles que sin peces nativos y sin ríos recuperados la pesca recreativa será un recuerdo en la Comunidad de Madrid, casi es de primero de sentido común. Estos gestores se limitan a pastorear a un grupo de asociaciones privadas que utilizan los tramos fluviales como bañeras particulares a las que arrojar periódicamente peces comprados en piscifactorías para que puedan ser pescados por un módico precio. Le llaman pescar.


El resumen de lo tratado y el orden del día fue el siguiente:

1. Aprobación del acta anterior (30-10-2019)

2. Informe y análisis, por parte del Área de Conservación de Flora y Fauna, de las
actuaciones y principales resultados de la temporada 2020.

Se hace por año cerrado, muchos de esos datos corresponden a datos de 2019 (licencias de pesca, por ejemplo). Se trata de la habitual presentación de estadísticas, de los datos que se ofrecen destacamos:

  • Licencias de pesca (pag. 2 y siguientes): La evolución mantiene una tendencia a la baja y estable en unas 20.000. La comparativa histórica quedó algo alterada desde que cambió la licencia regional a interautonómica (que supone el 60% del total).
  • Permisos de pesca (pag. 7): en los cotos trucheros se incrementan los de 2018, aunque siguen siendo casi la mitad de hace cinco años. Los de ciprínidos caen a algo menos de la mitad a pesar del importante incremento de Santillana.
  • Denuncias (pag. 9): Se mantiene el número de sanciones de los últimos tres años.

Estudio de inventarios de poblaciones de fauna por pesca eléctrica 2020 (pag. 10 a 20): Se lleva a cabo en tramos acotados. Lo más destacado:

  • Elevada temperatura del agua, entre 13,7º C y 23,9º C. Aunque no se indica el momento del control, la temperatura media de 19ºC es alta para la supervivencia y crecimiento óptimo de la trucha autóctona (considerada entre 13 y 14° C). Aunque no se comentan en la presentación hay factores que colaboran a esta elevada temperatura como es el escaso caudal que se produce en los cursos fluviales, en muchos casos ocasionados por aprovechamientos de caudales sin control ni autorización.
  • Actuaciones sobre especies invasoras en algunos escenarios. Se trata de actuaciones para eliminar estas especies, se han elegido tres escenarios: El Porcal, laguna Horna, Mar de Ontígola y Lagunas de Velilla. Se deja fuera el caso de la laguna El Raso (Velilla de San Antonio) donde hay riesgo de contaminación biológica por siluros en el río Jarama, comunicación remitida solicitando intervención el 17-11-2019.

3. Problemáticas y cuestiones suscitadas durante el año 2020

  • Se estudia la calidad de agua en el río Lozoya, en el coto intensivo de Molino de la Horcajada. Se comenta sobre los problemas que ocasiona el desagüe de Pinilla. El estudio no aporta información sobre la fauna bentónica.
  • Solicitamos que se tenga en cuenta la conexión de las lagunas de Velilla para frenar las mortandades que se vienen produciendo

4º.- Propuestas para la Orden de establecimiento de vedas y regulación especial de la actividad piscícola para la temporada 2021 (pag 16 a 19).

  • Se vuelve a promover el coto consorciado de Manzanares el Real, aunque no se facilita información sobre el contenido de las condiciones del consorcio firmado entre la Administración y la entidad privada, tampoco se conoce si han respetado las garantías de subasta pública (publicidad, procedimiento, plazos, conocimiento público de las obligaciones, etc.) que aportaría seguridad jurídica a los adjudicatarios. Ver resolución del Defensor del Pueblo pulsando aquí. La Asociación privada de pescadores que gestionará el coto es la misma que lo tuvo a su cargo en el pasado (Asociación de Pescadores del Alto Manzanares), que ha solicitado la repoblación con ejemplares de trucha común de origen comercial (ver acta e informe de 2019). El tramo truchero del río Manzanares es el escenario con mayor hibridación de trucha común de la Comunidad de Madrid (ver informe del año 2019)
  • Otros gestores de cotos consorciados solicitan cambios en la solicitud de los permisos o correcciones técnicas. También se les facilita el cambio que solicitaban para hacer más sueltas, aunque no podrán aumentar la cantidad de ejemplares.

5º.- Ruegos y preguntas.

Hacemos la siguiente intervención:

A los únicos efectos de dejar constancia en el acta, quiero comentar que en el mes de septiembre del pasado año 2019 remitimos una comunicación a la Dirección General de Medio Ambiente invitándoles a una reflexión sobre el funcionamiento actual y los contenidos del Consejo de Pesca, en nuestra opinión rutinario y poco útil para abordar los problemas de los ríos, la vida acuática y una pesca de calidad. En esa comunicación, les ofrecíamos 11 posibles líneas de trabajo para incorporarlas progresivamente a la actividad de este Consejo. Se trataba de asuntos como la contaminación de los ríos, barreras fluviales, planes de gestión o recuperación de especies, caudales, etc. Más o menos los contenidos de lo que se trabaja en otros consejos de pesca autonómicos. Nunca tuvimos respuesta ni se han incorporado a este ni al anterior Consejo de Pesca de 2019.

Como colaboración también les hemos remitido los primeros informes monográficos sobre el preocupante estado de conservación de los ríos madrileños, en este caso sobre el Tajuña, el Henares y el Guadalix. Se trata de trabajos que demuestran la decadencia de nuestros ríos, basados en la recopilación de cientos de datos recogidos sobre el terreno y con un catálogo de propuestas de mejora, viables y urgentes. Tampoco hemos tenido respuesta.

Tampoco hemos recibido respuesta a otras solicitudes que hemos hecho por escrito en estos meses, por ejemplo sobre la adopción de medidas urgentes para evitar la contaminación biológica del río Jarama, por siluros, desde la laguna El Raso de Velilla de San Antonio.

También insistimos, una vez más, en que las actas de estas sesiones se publiquen en la web de transparencia, al igual que ya se hace con las actas de la Comisión Regional de Medio Ambiente, o las del Grupo de Pesca, una petición que ya hemos hecho otras veces.


Más información:

Acta de la sesión 4-11-2020 (no se hace pública hasta un año después)
Informe de la actividad piscícola 2020

Orden de vedas pesca 2020
Resolución sobre períodos hábiles de pesca en los tramos acotados

Acta de la sesión anterior 30-10-2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *