Consejo de Pesca 2018: vuelven las sueltas de truchas invasoras, competiciones en tramos vedados, pesca en embalses y humedales protegidos …aumenta el caos

El Consejo de Pesca que se celebró el 29 de septiembre de 2018 venía afectado por un nuevo sobresalto tras la sentencia del Tribunal Supremo que en 2016 vino a prohibir la suelta de truchas exóticas-invasoras (“repoblaciones” le llaman). Durante el verano había entrado en vigor la Ley 7/2018, de 20 de julio, que modificaba la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. Con este cambio legal las administraciones regionales ya pueden volver a soltar truchas arco iris (que siguen siendo invasoras por los daños que producen al medio y las especies autóctonas). Con semejante novedad volvíamos en cierto modo a la posición de partida de 2013, y lejos de dedicar los esfuerzos a objetivos de conservación, la Consejería de Medio Ambiente volvía al modelo de gestión basado en la compra-suelta-pesca de peces de piscifactoría ajenos a nuestras aguas (la trucha arco iris) para que sean pescadas previo pago de una tarifa. Una práctica de aplicación en los mejores tramos de cabecera de los ríos madrileños, que es donde funcionan estos cotos de pesca consorciados. Nada que ver con la recuperación de especies, con la mejora de los ecosistemas, con la pesca de calidad, y mucho menos con el respeto al consenso científico que desde hace años alerta sobre los graves problemas que ocasiona la liberación masiva de peces alóctonos, exóticos e invasores, en entornos sensibles y protegidos. Organizar la nueva campaña de “repoblaciones” en los cotos de pesca intensiva era el objetivo principal de este “Consejo de Pesca”, pero también hubo otras novedades. De todo ello trata este relato:

Aprobación del acta de la sesión del 19-10-2017. Para acceder pulsar aquí.

Se aprobó por unanimidad

Informe de pesca de la temporada 2018 (incluye datos sobre licencias, permisos expedidos, comparativas…) ver páginas 1 a 13 del informe, próximamente pulsando aquí).

Como en otras ocasiones se informó de las licencias expedidas, sorteos, permisos, etc. La conclusión es el alto número de pescadores que residen en la Comunidad de Madrid (31.133 licencias interautonómicas expedidas en 2017, a poca distancia de Castilla y León) y los pocos que practican la pesca en la Comunidad de Madrid, por ejemplo los escasos 263 pescadores inscritos que el pasado año participaron en  el sorteo de permisos para cotos de salmónidos.  Se da la paradoja de que la licencia interautonómica ha provocado un aumento en la expedición de estos documentos en los últimos dos años, mientras que la actividad de pesca en la Comunidad de Madrid se reduce de manera creciente desde 2011. El alto número de pescadores residentes en la C. de Madrid prefiere mayoritariamente viajar a otros escenarios de pesca en otras regiones cubiertas por la licencia interautonómica de pesca.

En esta ocasión no se han ofrecido datos de los muestreos de poblaciones ictícolas. No podemos saber si los ríos y las especies autóctonas están mejor, peor o desaparecidas (al menos en algunos sitios). En el informe anuncian un nuevo trabajo sobre introgesión (hibridación) de las poblaciones de trucha común autóctona, el último se hizo en 2003. También se anunciaron los muestreos en humedales catalogados y los datos de seguimiento de las especies invasoras (EEI). No se ofrecieron datos de estos trabajos, aunque la relación de EEI ni siquiera recoge la presencia de siluros en alguna laguna del Parque del Sureste (parte de ellos retirados por personal de la Consejería de Medio Ambiente).

Les pedimos que todos estos datos de calidad fluvial y biológica, muestreos de poblaciones, EEI, etc. se publiquen en el Portal de Transparencia, tal y como establece la Ley 19/2013, de 9 de diciembre. Que lo estudiarán, respondieron.

Adecuación normativa autonómica y propuesta de gestión de conformidad con la Ley 7/2018, de 20 de julio, de modificación de la Ley 42/2007, de Patrimonio Natural y Diversidad (ver páginas 14 a 27 del informe, próximamente pulsando aquí)

Este es el propósito principal de este Consejo de Pesca, quedar “informado” sobre los cambios normativos introducidos en la Ley 42/2007, de Patrimonio Natural, por la nueva Ley 7/2018, aprobada en el Congreso por la mayoría de los grupos parlamentarios, a propuesta del PP. Básicamente se pretende recuperar la legalidad de las  sueltas masivas de truchas invasoras (arco iris) procedentes de piscifactorías comerciales, para que puedan ser pescadas previo pago de un permiso. Nada que ver con la conservación, ni con la protección de las especies autóctonas presentes en esos tramos, ni con una pesca de calidad, y que en la C. de Madrid se prevé aplicar en cotos gestionados por asociaciones privadas de pescadores sobre los mejores tramos de cabecera de los ríos madrileños. Un despropósito al que se viene intentando poner freno desde 2011 y que cuenta con el rechazo y denuncia del mundo científico, instituciones como el CSIC (ver informes en la sentencia del Tribunal Supremo), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la Convención de la ONU para la Diversidad Biológica, el Convenio de Berna ….y un evidente y denso consenso entre biólogos, universidades, y centros de investigación. Sorprendentemente algunas administraciones, como la Consejería de Medio Ambiente de la C. de Madrid viene demostrando desde hace años que prefieren ignorar y actuar contra las evidencias y el consenso científico. De hecho gran parte de sus esfuerzos, dedicación, recursos y propuestas se centran en el funcionamiento de los cotos consorciados, en lugar de cumplir con sus obligaciones prioritarias de conservación, protección y recuperación de ecosistemas y especies …de siquiatría institucional.

Como les dijimos en nuestra intervención, la modificación de la normativa que ahora considera a las especies invasoras compatibles con la conservación tiene la misma solvencia y rigor científico que si el Congreso hubiera aprobado declarar que la tierra es plana, por conveniencia comercial de Ryanair.

Advertimos que lo que se pretende en la Comunidad de Madrid ni siquiera respeta las condiciones de la nueva Ley 7/2018. Al menos hay dos casos evidentes en los que se incurriría en una nueva vulneración de la legislación que ellos mismos han estado promoviendo:

  1. La nueva redacción del art. 54.2 de la Ley de Patrimonio establece que “se prohibirá la introducción de especies alóctonas cuando estas sean susceptibles de competir con las especies silvestres autóctonas…”. Cualquier informe confirma que la trucha arco iris compite y desplaza a la trucha común cuando comparten hábitat. Esto es lo que ocurre cuando se sueltan las truchas alóctonas-invasoras en tramos del Lozoya, Cofio, Manzanares, Guadarrama, donde hay presencia confirmada de trucha común o sus poblaciones podrían recuperarse. La C. de Madrid es uno de los escasos lugares de España donde los cotos intensivos-consorciados se localizan en tramos de cabecera, donde hay presencia confirmada de especies autóctonas de salmónidos.
  2. La nueva normativa es artificial y pensada para facilitar la suelta de especies de peces extraños a los cotos de pesca extractiva, para ello se dotan de una nueva y sorprendente figura, la “especie naturalizada”. Para que una especie invasora pueda declararse como tal debe cumplir cuatro condiciones (ver nueva redacción del art. 29 en la Ley 7/2018). Dos de ellas tampoco se cumplen en la Comunidad de Madrid:
  • “Especie exótica establecida en el ecosistema con carácter permanente”. Es evidente que no hay trucha arco iris si no no hay sueltas periódicas de ejemplares, es algo conocido por cualquier pescador. No hay truchas arco iris en los cotos, simplemente desaparecen con la primera crecida o mueren en un tiempo por dificultades de adaptación. Volverán a “establecerse de manera permanente” cuando lleguen las cisternas a soltarlas una vez por semana o cada quince días. Una situación absurda.
  • “…de la que no existan indicios ni evidencias de efectos significativos en el medio natural en que habita”. Cualquier informe solvente sobre la suelta de truchas arco iris en tramos de salmónidos pone en evidencia los efectos que sobre el medio causan las sueltas masivas (50.000 Kg. en 2012, último año que “repobló” directamente la administración en varios cotos). Desplazan a otras especies autóctonas, con las que compiten por presas y refugios. La Consejería de Medio Ambiente debería ser más prudente, teniendo en cuenta que casi todos estos cotos de pesca se localizan sobre escenarios especialmente protegidos de la Red Natura 2000.

A nada de eso respondieron desde la Administración. Que era todo legal, que hay que cumplir la Ley (como si la ley les obligara a soltar peces) …era evidente que estaban allí para dar satisfacción a la red clientelar que funciona en el mundo de la pesca y la caza en la Comunidad de Madrid. La Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid es simplemente parte del problema. Como es evidente la solución a estos vaivenes normativos que se suceden desde 2013 no se resolverá en este escenario institucional y estamos abocados a una nueva contrareforma a corto-medio plazo.

Propuestas para la Orden de establecimiento de vedas y regulación de la actividad piscícola 2019 (ver páginas 29 a 32 del informe, próximamente pulsando aquí)

Las propuestas más destacadas fueron las siguientes:

  • Nuevo coto de ciprínidos. Esta vez en el Tajo (Fuentidueña). El que estaba previsto para salmónidos en Talamanca no se ha terminado de tramitar y por lo tanto no figurará en la orden de vedas.
  • Supresión de los sorteos para los cotos de salmónidos gestionados directamente por la Administración: Angostura, Rascafría y Alameda. A los que hay que sumar Manzanares, coto que ha dejado de ser consorciado.
  • Vedados en Madrid. Por dos años en el lago de la Casa de Campo en el Manzanares (entre la presa de El Pardo y el Nudo Sur) por repoblaciones con ciprínidos.
  • Pesca en tramos vedados. Se permitirá la realización de campeonatos de pesca deportiva y “actuaciones de control poblacional” (?). Dijimos que nos sorprendía que una administración que debe velar por la conservación facilite un uso intensivo (como es un campeonato de pesca) de un escenario que se ha vedado precisamente para evitar esta clase de actuaciones. Pedimos que se retirara.
  • Se podrá pescar en los humedales y embalses catalogados. Otra propuesta sorprendente. Hasta ahora la pesca estaba prohibida en los embalses y humedales protegidos que forman parte de este catálogo regional, así se recogía en las órdenes de veda. La propuesta se apoyaría en una “resolución motivada de la Dirección General de Medio Ambiente“. Les dijimos que no estábamos de acuerdo, que cualquier introducción de usos, como la pesca, debería estar respaldada por los planes de ordenación o planes de actuación, ya en vigor, en los que se regulan las actividades permitidas y prohibidas en cada embalse y humedal. En caso de no respetarse la Administración podría incurrir en fraude de ley por vulnerar sus propias normas. En definitiva que una “autorización motivada de la DGMA” no puede ignorar las condiciones de usos que ya están aprobadas por decretos y leyes. Incluso donde la pesca está autorizada (caso de la Laguna de Belvis, por ejemplo) debe hacerse respetando el “uso no intensivo“, lo que sería incompatible con la creación de un coto de pesca.
  • Vedar la pesca en la laguna de El Raso (Velilla). Una propuesta incomprensible no sólo porque se acaban de instalar puestos de pesca facilitados por la Consejería de Medio Ambiente, también porque está ultimándose un estudio técnico de la Universidad de Alcalá de Henares sobre esta y otras lagunas del municipio. Nadie sabía de donde partía esta propuesta. Les aconsejamos que consultaran con el Ayuntamiento y que facilitaran la pesca en la laguna, entre otras razones, para evitar el furtivismo en el resto de los humedales cercanos que si están especialmente protegidos.

Ruegos y preguntas.

Intervenimos para plantear algunas sugerencias y preguntas. Por supuesto todas “se tuvieron en cuenta” y ninguna contestada, como ya es habitual:

Les recordamos que seguimos esperando una Ley de Pesca, que estamos funcionando con la de 1942, con el reglamento de pesca de 1943 y con una orden que regula el funcionamiento de los cotos de 1975. La Comunidad de Madrid es una lamentable excepcionalidad en el conjunto de las Comunidades autónomas en regulación y actualización de la normativa.

Les recordamos que seguimos esperando un Plan Regional de Recuperación de especies piscícolas concretas, especialmente trucha común, boga, calandino…. lo hacemos en todos los Consejos de Pesca. Frente a la reiterada mención por parte del nuevo Director General de Medio Ambiente respecto a la “notable” recuperación de las poblaciones de trucha común, les dijimos que queríamos conocer los datos que avalaban esa novedad, que los únicos datos oficiales que conocíamos fueron de la última campaña de muestreos, en la que no se llegó a capturar una sola trucha común en los tramos altos del Lozoya.

Les reiteramos una vez más que este Consejo debería dedicar gran parte de su tiempo a debatir sobre las causas y soluciones a los problemas de conservación de los ríos y las especies (caudales, contaminación, EEI, declive de especies autóctonas, etc.), que seguimos esperando propuestas de la Administración en esa dirección …que si, que están en ello (algo así dijeron mientras se levantaba la sesión).


QUIENES TOMABAN LAS DECISIONES DESDE LA ADMINISTRACIÓN

En el momento de celebrarse esta sesión, los responsables de la conservación de los ríos de la Comunidad de Madrid eran los siguientes:

José Lara Zabía. Jefe del Área de Conservación, Flora y Fauna. Presente en la sesión.
Felipe Ruza Rodríguez. Subdirector General de Conservación del Medio Natural. Presente en la sesión.
Luis del Olmo Flórez. Director General de Medio Ambiente y Sostenibilidad.
Pablo Altozano Soler. Viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Presidía la sesión.
Carlos Izquierdo Torres. Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.


Más información relacionada con esta sesión:

Borrador del acta de la sesión del Consejo de pesca del 28-9-2018
(se incluirá cuando nos sea notificada)
Informe de la temporada 2018
Orden de vedas, temporada 2018
Orden de vedas, temporada 2019
Ley 7/2018, de 20 de julio, de modificación de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad
Informe sobre los problemas que causan las especies invasoras como la trucha arco iris (2018)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *