Colectivos ecologistas denuncian el despilfarro de fondos públicos en repoblaciones inútiles

Las organizaciones GRAMA, Jarama Vivo, El Soto, Ecologistas en Acción y ARBA se han dirigido a la Consejería de Medio Ambiente para pedir explicaciones y datos sobre los fondos públicos desembolsados en las reforestaciones realizadas en el Parque Regional del Sureste, en el término municipal de Velilla de San Antonio. Estas actuaciones se han llevado a cabo sin ningún rigor en la elección de los suelos y sin garantías del mínimo mantenimiento.

Los pasados meses se han llevado a cabo tareas de reforestación con especies de arbustos en las inmediaciones de la localidad de Velilla de San Antonio, en el paraje Miralrío. Esta zona ya fue escenario de una masiva reforestación en el año 2009, entonces la dirección del Parque del Sureste atendió las sugerencias de los colectivos sociales y realizó un mantenimiento (riego) durante dos temporadas, lo que facilitó que prosperaran un estimable porcentaje de aquellas plantas.

noticia-reforestacion-pantuena

Vista parcial de una de las reforestaciones del arroyo Pantueña (también en Velilla). Decenas de miles de euros malgastados en reforestaciones abandonadas a su suerte.

Las especies utilizadas (Retama sphaerocarpa, Rosa sp., Rubus ulmifolius, Rhamnus alaternus, Rhamnus lycioides, Tamarix sp., Quercus coccifera, Atriplex halimus, Santolina chamaecyparissus…) coinciden con las que se utilizaron en la reforestación de 2009. Como se puede comprobar en las fotografías adjuntas, la distribución de los plantones colocados recientemente se ha solapado y mezclado con los del año 2009, creando densidades críticas que entre otras consecuencias dificultan o impiden el mantenimiento posterior para evitar marras elevadas, deteriorando plantones anteriores por empleo de vehículos, utilizando zonas inadecuadas, etc.

Tanto la Consejería de Medio Ambiente como el Ayuntamiento de Velilla de San Antonio se niegan a facilitar información sobre este derroche de fondos y las previsiones de mantenimiento. Los colectivos ecologistas reclaman de la administración que estas reforestaciones se lleven a cabo con criterios de eficiencia, con posterior mantenimiento, eligiendo adecuadamente los suelos, y las plantas, e informando públicamente de estas actuaciones. Velilla de San Antonio tiene una larga tradición de reforestaciones fallidas con cargo a los impuestos de los ciudadanos. En el arroyo Pantueña ya se han llevado a cabo varias reforestaciones de las que no sobreviven más que algunas plantas aisladas. Los ecologistas ya denunciamos en 2003 el despilfarro de cerca de 90.000 euros empleados en la reforestación de todo ese tramo fluvial (https://www.elsoto.org/noticias-jarama-vivo-reforestaciones.htm).

noticia-reforestacion-miralrio

Vista parcial de la zona de Miralrío. Las marcas en rojo son plantones (y no todos) de la reforestación de 2009, viables en su mayor parte. Las zonas carecen del acceso necesario para facilitar el mantenimiento de las plantas.

La callada por respuesta:

Ha raíz de esta reforestación varios colectivos ecologistas nos hemos dirigido a la Consejería de Medio Ambiente reclamando el derecho a conocer los costes de esta reforestación fallida y otros detalles. A pesar de que hay una variada legislación que obliga a la administración a facilitar estos datos, la Consejería de Medio Ambiente ha vuelto a respondernos con un clamoroso silencio que ya se repite de manera escandalosa, mientras desprecian a quienes queremos conocer como se emplea el dinero público, estos mismos políticos se permiten alardear de promover leyes de transparencia que sólo son nuevos montajes de propaganda. Este es el escrito que se remitió solicitando información (pulsar aquí).

Última hora:

Como era previsible la falta de mantenimiento ha desembocado en la pérdida de gran parte de las plantas las plantas, a pesar de que durante unas semanas se ha intentado el riego de las plantas más accesibles. La única novedad positiva la aporta la retirada del panel de publicidad institucional (ilegal) instalado en las inmediaciones del río Jarama y las ruinas de la antigua gravera, finalmente retirado.