Campaña en los ayuntamientos para defender el Parque del Sureste

Las organizaciones Amigos de la Tierra, ARBA, Ecologistas en Acción, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, GRAMA, Jarama Vivo, SEO/BirdLife y el Grupo de Madrid de WWF/Adena, inician una campaña para pedir a los Ayuntamientos del ámbito del Parque Regional del Sureste que colaboren, mediante la aprobación de mociones, en remover el actual estancamiento por el que atraviesa este espacio protegido.

Desde hace varios años las organizaciones Amigos de la Tierra, ARBA, Ecologistas en Acción, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, GRAMA, Jarama Vivo, SEO/BirdLife y el Grupo de Madrid de WWF/Adena vienen trabajando en el ámbito del Parque Regional del Sureste. Así se ha podido comprobar que a pesar de la declaración del espacio protegido, no se han solucionado importantes problemas de degradación que, al contrario, han ido agravándose.

Por ello, las organizaciones han decidido solicitar a los alcaldes y a los diferentes grupos políticos municipales, la aprobación, en los plenos, de mociones que insten a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio a convocar la Junta Rectora (organo consultivo del Parque Regional) para informar sobre el Parque Regional y a aprobar, incorporando las alegaciones presentadas, el Plan Rector de Uso Gestión (PRUG). El objetivo de esta iniciativa es el de activar un movimiento de demandas municipales y sociales que remueva el actual estancamiento por el que atraviesa el Parque Regional.

Las organizaciones ecologistas del Sureste consideran que iniciativas como esta pueden impulsar el respeto de los compromisos legales efectivos de la Administración Regional, contenidos en la ley de declaración del Parque Regional. Sólo una colaboración mancomunada entre todos los municipios del ámbito de este espacio protegido puede ofrecer salidas a la situación actual de abandono. En este sentido, los diferentes colectivos consideran muy positivo la iniciativa del Ayuntamiento de San Fernando de Henares para recuperar el tramo del río Jarama que discurre por su término, iniciando el derribo de varias construcciones ilegales. Estas actuaciones no sólo repercuten positivamente sobre el medio ambiente sino también sobre la calidad de vida de los vecinos del sureste.