Admitida la denuncia ante la UE la denuncia por la desecación del Jarama

El Presidente de la Comisión de Peticiones de la UE se ha dirigido en el día de hoy a Jarama Vivo comunicando la decisión de este órgano de admitir a trámite la petición presentada en octubre de 2006, debido a que las cuestiones planteadas “inciden en el ámbito de actividades de la Unión Europea”. A partir de este momento, se inicia el examen de la petición y por ello ha solicitado a la Comisión Europea que “inicie una investigación preliminar sobre los diferentes aspectos del problema”

En el verano pasado, la desecación de varios kilómetros del Jarama en su curso medio (a su paso por Patones, Torremocha, Torrelaguna, Talamanca, Valdetorres…) motivó a la plataforma Jarama Vivo a denunciar al Canal de Isabel II como principal responsable de esta agresión ecológica. A pesar que la normativa europea y española de aguas garantiza el mantenimiento de los caudales ecológicos en nuestros ríos, la Comunidad de Madrid, a través del Canal de Isabel II impidió la suelta de caudales desde sus presas (Atazar y Vado) y que aportaran una cantidad mínima de agua para el sostenimiento de los ecosistemas acuático y ribereño.

La desecación afectó a dos Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), espacios protegidos por la legislación europea. Éstos son los LIC de la “Cuenca de los ríos Jarama y Henares” y “Cuenca del río Lozoya y Sierra Norte”, declarados en virtud de la Directiva Hábitats de la UE.

El Canal de Isabel II consideró que el agua embalsada no era suficiente para que el principal río de la región llevara agua. Sin embargo sí estimó que había toda la que se deseara para usos recreativos y suntuosos, totalmente innecesarios en las condiciones de sequía del verano, como puedieron ser el riego de praderas de césped, riego de campos de golf o llenado de piscinas privadas. Actualmente el consumo de agua destinado a regar la treintena de campos de golf de la Comunidad de Madrid equivale al caudal que debería llevar el Jarama en su curso medio (unos 9 Hm3/año). Si el Jarama no llevó agua no fue achacable a una situación de sequía, sino a la escasa voluntad del Canal de Isabel II y de la Comunidad de Madrid por mantener con calidad ambiental los ecosistemas ribereños regionales. La Confederación Hidrográfica del Tajo obró con total permisividad y pasividad.

El próximo 18 de marzo Jarama Vivo y el resto de organizaciones ecologistas de la zona, han convocado en Rivas-Vaciamadrid las IV Marchas del Parque del Sureste, con el objetivo de denunciar la degradación de este espacio y para exigir una mayor conservación del río Jarama.