El Tajuña en la Comunidad de Madrid, un río que agoniza

El Valle del río Tajuña es un lugar de especial interés por sus valores de flora y fauna, por los usos tradicionales y por haber quedado al margen, hasta ahora, de la masificación que soportan tantos suelos de la Comunidad Madrileña. El río y sus riberas están sin embargo sometidos a una explotación y abusos que lo dejan reducido a su mínima expresión, hasta el punto de desaparecer prácticamente en su tramo final. Diversas organizaciones ecologistas han llevado a cabo el censo de los casos de alteración más relevantes.

La degradación detectada en el río Tajuña constituye un atentado inaceptable al patrimonio natural de nuestra Región. El cauce y las riberas de este río madrileño están supuestamente protegidos por formar parte de la Red Natura 2000 , y su conservación está encomendada a la Comunidad de Madrid. La protección y vigilancia del Dominio Público Hidráulico corresponde a la Confederación Hidrográfica del Tajo. Ninguna de estas administraciones están interviniendo para ejercer el más elemental control sobre las actividades y los abusos que se producen en las zonas de servidumbre y sobre el aprovechamiento de los caudales. Ni siquiera existe en los 43 kms de río una sola estación de aforos que controle las oscilaciones de caudal.

La mayoría de los antiguos molinos han sido restaurados para crear mansiones. En todos los casos han integrado el dominio público como elemento ornamental del recinto. En la fotografía el dominio público dentro de la finca del condenado por corrupción Rodrigo Rato (en Carabaña).

Más de trescientas presiones se han detectado en el cauce y las riberas. Muchas de ellas son auténticos atentados al patrimonio público fluvial. El trabajo de recogida de datos se ha llevado a cabo por parte de grupos de voluntarios durante los últimos meses, y se han constatado auténticos escándalos ambientales, desde la ocupación del cauce y las riberas por lujosas mansiones de personajes de la política (caso del molino de Rodrigo Rato, o del ex diputado del PP, José Cabrera Orellana, en Carabaña) hasta la construcción de puentes privados sobre el cauce. Actuaciones ilegales que, junto con otras igualmente ilegales, serán próximamente denunciadas.

Las organizaciones ecologistas ARBA, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo, están promoviendo diversas iniciativas para revertir esta situación, promoviendo la figura de parque regional para estos parajes, la instalación de controles de aforos, la denuncia de las ilegalidades detectadas, etc. Los colectivos exigen de las administraciones de la Comunidad de Madrid y de la Confederación Hidrográfica del Tajo que cumplan con sus obligaciones de conservación de la Red Natura 2000 y del control del dominio público hidráulico. Antes de que la situación sea irreversible es urgente poner fin a estos abusos y a la salvaje explotación privada del patrimonio público fluvial.

El Tajuña prácticamente se agota antes de desembocar en el Jarama, en Titulcia. Las fotografías ofrecen la diferencia de caudales en una distancia de de unos 30 Kms. A la izquierda el puente de Ambite, a la derecha la reguera en que queda convertido el río a 1 Km. de la desembocadura.


Para ampliar información:

Informe sobre presiones más relevantes localizadas en el cauce y riberas del Tajuña.
Acceso a la cartografía interactiva de las presiones detectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *