Ridícula sanción al campo de golf del Negralejo

La finca de golf Palacio del Negralejo, en Rivas-Vaciamadrid ha sido sancionada por la Consejería de Urbanismo y Medio Ambiente con 1650 € por carecer de la preceptiva Declaración de Impacto Ambiental, ni contar con el informe de la Junta Rectora del Parque Regional del Sureste.

La instalación, en pleno Parque Regional del Sureste, funciona sin haber presentado Estudio de Impacto Ambiental ni contar con el informe necesario de la Junta Rectora.

El pasado 17 de octubre la Dirección General de Promoción y Disciplina Ambiental de la Comunidad de Madrid dictaba la Resolución por la que sancionaba con 1650 € al campo de golf del Palacio del Negralejo por el empleo incontrolado de sustancias tóxicas y peligrosas, a raíz de la denuncia presentada por Jarama Vivo en abril de 2005. Los hechos descubiertos por Jarama Vivo fueron el vertido de envases tóxicos, el empleo de venenos así como el depósito de todo tipo de basuras y restos orgánicos en las inmediaciones de la finca, a escasos metros del cauce del río Jarama. Estas circunstancias fueron puestas en conocimiento a la citada Dirección General así como al SEPRONA de la Guardia Civil.

La sanción resulta del todo insuficiente teniendo en cuenta la gravedad de los hechos y que esto esté sucediendo en el interior de un espacio natural protegido. Sorprende la permisividad de la Administración regional con esta empresa a la que interpone sanciones muy baratas y a la que permitió iniciar su actividad sin contar con Estudio de Impacto Ambiental ni con el informe preceptivo y necesario de la Junta Rectora del Parque Regional.

Una sanción tan barata ante unos hechos tan graves puede ser vista por quienes delinquen contra el medio ambiente en la zona como un estímulo para seguir actuando contra la normativa ambiental, ya que en muchos casos resulta más rentable saltarse la ley y pagar multas simbólicas que cumplir con los requisitos establecidos en la legislación.

La práctica del golf es una actividad que resulta del todo insostenible e incompatible con el espíritu de la ley 6/1994 por la que se creó el Parque Regional del Sureste. El uso abusivo de agua para el riego de las praderas de césped, el empleo indiscriminado de productos fitosanitarios y la falta de demanda social (al margen de los proyectos urbanísticos a los que suelen estar asociados) hacen que el golf sea una práctica que debería eliminarse en cualquier espacio protegido de la región y que se aumentaran los controles ambientales sobre ella.

15Por este motivo se hace imprescindible la aprobación urgente del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque, ya que en el borrador presentado por la Comunidad de Madrid se establecía la prohibición de nuevas instalaciones en este espacio protegido. La aprobación de este reglamento acumula más de 7 años de retraso injustificado, retraso que sólo beneficia a quienes agreden interesadamente contra la normativa ambiental. Actualmente existe en proyecto un campo de golf en Perales del Río (Getafe), dentro de los límites del Parque del Sureste.