Nuevo tapón de basuras en el río Guadarrama

Centenares de envases de plástico, enseres y muebles siguen acumulándose en las aguas del río Guadarrama, en el término municipal del Arroyomolinos, en zona de máxima protección del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama. Los colectivos ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo han puesto en conocimiento estos hechos a la Confederación Hidrográfica del Tajo, a la Administración regional y al SEPRONA de la Guardia Civil.

El río Guadarrama a su paso entre los municipios de Móstoles y Arroyomolinos sigue siendo un foco de vertidos incontrolados que se acumulan en sus aguas. A pesar de las acciones de limpieza realizadas por la Confederación Hidrográfica del Tajo en junio de este año, la situación sigue sin mejorar. Así, en el término municipal de Arroyomolinos en estos momentos en posible encontrar acumulaciones de todo tipo de plásticos, muebles y enseres, en la zona previa a la Radial 5.

El origen de estos vertidos proviene de los diversos asentamientos ilegales que se sitúan en la misma orilla del río en los términos municipales de ambos municipios. Resulta inaceptable la inacción y la falta de responsabilidad de todas las administraciones públicas competentes (Ayuntamientos de Móstoles y Arroyomolinos, Comunidad de Madrid y Confederación Hidrográfica del Tajo) por permitir desde hace años la existencia de estos asentamientos.

Hay que tener en cuenta que decenas de infraviviendas y parcelas se sitúan en el dominio público hidráulico del río, espacio bajo competencia de la Confederación del Tajo, en la que no es posible situar ninguna construcción. Además, toda la ribera del río se encuentra situada en la zona de máxima protección del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama y por tanto son suelos no urbanizables. A pesar de estas restricciones normativas, ni Comunidad de Madrid ni los Ayuntamientos han hecho nada por evitar o trasladar estas infraviviendas.
De hecho, la Confederación Hidrográfica del Tajo, ante la pasividad de ambos consistorios, abrió, en el mes de junio, un expediente sancionador por permitir actividades ilegales que degradan la calidad de las aguas del río Guadarrama.

Los colectivos colectivos ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo han puesto en conocimiento estos hechos a la Confederación Hidrográfica del Tajo, a la Administración regional y al SEPRONA de la Guardia Civil para que pongan solución a estos sucesos.

guadarrama-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *