La Ley del Parque Regional del Sureste

En junio de 1994 la Asamblea de Madrid aprobó por unanimidad la Ley 6/94. Con esta decisión se daba el primer paso para aportar respaldo legal a la voluntad de recuperar y proteger la zona del Jarama.

Esta decisión fue consecuencia de lo previsto en la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres, que en su apartado 21.2 establece que la facultad de las Comunidades Autónomas para establecer normas legales que permitan la protección efectiva de sus territorios.

No es que un territorio, como el valle del Jarama, necesite de una legislación específica para ser protegido, bastaría con el cumplimiento estricto de la legislación existente y la voluntad de los diferentes responsables políticos: ayuntamientos, CM, CHT, Canal de Isabel II, etc. Aprobar una Ley específica, además de sus contenidos, tiene el valor añadido de lo que supone de compromiso por la recuperación y protección del territorio.

La Ley del Parque establecía tres objetivos básicos:

  • PROTEGER: Los parajes, recursos y el patrimonio natural.
  • RECUPERAR: los espacios, la calidad de las aguas y las condiciones medio ambientales
  • CREAR: actividades de interés educativo, de recreo, cultural o socioeconómico.

Los aspectos más importantes que se regulan en la presente Ley son:

  • El establecimiento de un régimen jurídico especial para todo el ámbito ordenado, que garantice la compatibilidad y, en su caso, la subordinación del uso y disfrute de los terrenos que comprende a los fines de interés público.
  • La previsión de las figuras del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales y el Plan Rector de Uso y Gestión, que recojan el tipo, cantidad, calidad y condiciones de explotación de los recursos naturales. Ambos planes recogerán, en programas anuales o plurianuales, la acción conjunta de las distintas Entidades y Organismos Públicos y de los particulares, así como la disposición de los recursos económicos necesarios.
  • La constitución de un órgano que pueda colaborar eficazmente en la gestión y control del medio y promover cuantas actividades sean necesarias para la consecución de las finalidades de esta Ley. Su composición garantizará la presencia de los Organismos y Entidades más directamente vinculados a la conservación y potenciación del ámbito.
  • El establecimiento de una zonificación que diferencie áreas dentro del ámbito total, en función de sus valores y de sus características actuales, y defina el carácter de las actividades y usos preferentes, compatibles o prohibidas para cada una de ellas.

 


 

Para acceder al contenido completo de la Ley 6/94, pulsar aquí