La Consejería de Medio Ambiente ignora los vertidos de lodos procedentes de graveras

Tras múltiples denuncias contra la gravera ALEADUEÑA Y PEÑALVER, de San Fernando de Henares, la Administración Regional justifica los vertidos al río Jarama. El pasado 3 de noviembre el Servicio de Disciplina Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente ha decidido archivar el expediente abierto por vertidos de lodos al río Jarama que en abril de 1997 efectuó la empresa ALEADUEÑA Y PEÑALVER, de San Fernando de Henares. La Comunidad de Madrid reconoce que los vertidos denunciados por la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto” se produjeron, pero descarta intervenir contra la empresa alegando que tuvieron un carácter accidental.

graveras_penalver_vertidos

El vertido de lodos desde la balsa de decantación de la gravera Aleadueña y Peñalver (San Fernando de Henares) es un caso de extraño comportamiento geológico. Los accidentes que sueltan toneladas de lodos al cercano río Jarama son siempre accidentales (eso dice la Consejería de Medio Ambiente) y casualmente se producen siempre durante las primeras horas de los fines de semana. ….va a ser la influencia de la luna.

Con posterioridad a 1997 se produjeron numerosos vertidos similares, todos ellos durante las primeras horas de los días festivos: Nuevos acontecimientos que dieron lugar a reiteradas denuncias (21 de junio, y 17 de octubre de 2000, entre otras) sobre las cuales la Comunidad de Madrid ha decidido igualmente inhibirse por las mismas razones.

La gravera de ALEADUEÑA Y PEÑALVER se encuentra situada dentro del espacio supuestamente protegido del Parque Regional del Sureste, junto al puente del ff.cc. de San Fernando de Henares, y ocupa parte de la ribera del Jarama, una “zona de Reserva Natural” en la que está prohibidas este tipo de instalaciones (art. 28.3.g de la Ley 6/94, de 28 de junio), a pesar de lo cual esta y otras instalaciones son toleradas por la Comunidad de Madrid. La planta de ALEADUEÑA Y PEÑALVER ha sido igualmente denunciada por los altos niveles de ruido que afectan a los vecinos del cercano Barrio de la Estación (Coslada).

NUEVO FENÓMENO MINERO: LOS FINES DE SEMANACAUSAN UN CRÍTICO DEBILITAMIENTO EN LAS BALSAS DE DECANTACIÓN

Las plantas de clasificación de áridos generan una gran cantidad de lodos una vez lavados los áridos, estos lodos se vierten, en ocasiones, directamente al río o a balsas de decantación previa donde se depositan por gravedad. Su deficiente mantenimiento o la apertura intencionada o accidental acaban trasladando grandes cantidades de estos lodos al cauce del río.

En el caso de ALEADUEÑA Y PEÑALVER los vertidos siempre se producen desde el mismo punto y en las mismas fechas y horas: primeras horas de los días festivos, especialmente sábados. De hacer caso a la torpe excusa aducida por la CAM (que los vertidos reiterados de lodos, en fines de semana, son accidentales) habría que considerar como cierta la crítica influencia de estas fechas en la consistencia de las paredes de las balsas que retienen los lodos. Un fenómeno que habría que incorporar a los nuevos planes de estudios de las escuelas de ingeniería.

LA COMUNIDAD DE MADRID ES UNA DE LAS PRINCIPALES AMENAZAS QUE SOPORTA EL RÍO JARAMA

Lo único serio de este absurdo acontecimiento es la constatación, una vez más, de la impunidad y tolerancia que ampara a los agresores del río. La Comunidad de Madrid se niega a intervenir contra las actividades que dañan este entorno natural a pesar de las numerosas pruebas y evidencias que facilitamos desde los grupos de defensa ambiental.

Renuncia a exigir de las empresas el mantenimiento adecuado de las balsas que retienen los lodos y ampara el vertido reiterado de grandes cantidades de estos residuos que dañan e impiden la recuperación del río. La Consejería de Medio Ambiente se ha convertido en el mejor aliado de actividades sin escrúpulos inhibiéndose de ejercer sus competencias en cerca de treinta denuncias presentadas desde hace seis años.

Las diversas denuncias por los acontecimientos de vertidos desde las instalaciones de ALEADUEÑA Y PEÑALVER siguen su tramitación ante otras administraciones (SEPRONA, Confederación Hidrográfica, Fiscalía de Medio Ambiente de Madrid) que mantienen abiertas diligencias aún sin concluir.