Humedales

Formación

Fauna

Flora

Localización

Problemas y amenazas

Lagunas más importantes

Inventario de humedales del Parque Regional del Sureste
Relación de las 123 lagunas catalogadas por el Centro de Investigaciones Ambientales (archivo de 555 kb)

Plano de localización de todos los humedales

Vista del humedal de El Campillo desde el Centro de Interpretación

Las lagunas constituyen un fenómeno reciente, que ha venido a incrementar la calidad ambiental del curso bajo del Jarama, coincidiendo en el tiempo con el declive en la calidad del río y las riberas. El total de los humedales del Parque del Sureste ocupan más de 400 ha, con tamaños y estados de conservación altamente heterogéneos.

Las graveras naturalizadas del Parque del Sureste son lugares de altísimo valor ecológico, únicos en nuestra Región. Su número, riqueza en fauna y vistosidad paisajística los convierte en magníficas aulas al aire libre.

Formación

Con el incremento de la actividad minera en las terrazas fluviales, a partir de mediados de los años 70, aparecen por todas partes numerosas lagunas que en su mayor parte quedan abandonadas.

Efectivamente, la laguna aparece cuando la extracción del árido alcanza el nivel freático, esto se puede producir a muy escasa distancia de la superficie del suelo cuando la actividad minera se localiza en zonas cercanas a las márgenes de los ríos. Con el paso de los años su entorno se naturalizará, y aparecerá una vegetación palustre generosa aunque muy condicionada por la inclinación radical de la mayor parte de las orillas.

En el Parque del Sureste se han censado un total de 123 humedales que en su mayor parte tienen su origen en antiguas actividades mineras de áridos, tan sólo un 6,5% tienen un origen natural y 7 son charcas asociadas a manantiales (8).

El destino de los humedales y su evolución han sido muy heterogéneos. Aquellos que se encontraban en los lugares más apartados y, especialmente, en el interior de fincas privadas, han tenido la mejor evolución al amparo de una cierta protección. Son los casos de Porcal (Rivas), Picón de los Conejos y el Soto (Velilla de San Antonio), Arriadas (Ciempozuelos),...

Algunas se han restaurado como espacios de uso social o recreativo: las Madres en Arganda (que en su momento eran una serie de lagunas que se utilizaban como vertedero), el Raso en Velilla, el Campillo en Rivas, Las lagunas de la Presa del Henares, la laguna de San Martín de la Vega, etc.

La mayor parte, sin embargo, han quedado expuestas a la acción de toda clase de desaprensivos que las han utilizado para eliminar los residuos más variados. La Esperilla (Arganda del Rey), Miralrío (Velilla de San Antonio), etc.

Un aprovechamiento muy generalizado, que en cierto modo ha permitido la supervivencia de no pocas lagunas, ha sido el de suministrar agua a las plantas de tratamiento del árido. La mayor parte de estas instalaciones tienen  una laguna en su inmediaciones, cuando no utilizan directamente el agua del río.

Algunos humedales están evolucionando hacia una degradación acelerada con evidentes síntomas de eutrofización, a veces por la escasa profundidad que acelera los efectos de la renovación de la vegetación riparia (caso de las lagunas de Mejorada del Campo), en otros casos por la influencia de vertidos directos o indirectos procedentes de establecimientos ganaderos cercanos, como es el caso de los humedales de Velilla de San Antonio (más información pulsando aquí).

Fauna

La variedad y densidad de especies está directamente determinada por el origen artificial de las lagunas, y condiciona notablemente la capacidad de acogida estable de las deferentes especies. Por poner un ejemplo, la notable profundidad de muchas de las lagunas resulta un evidente impedimento para que muchas aves puedan disponer de la suficiente comida y refugios.

Estas y otras limitaciones explican que los humedales de nuestra zona no hayan podido desarrollar hasta el momento todo su potencial. Un fenómeno que empieza a cambiar al orientar algunas restauraciones de graveras a la creación de reservas de aves acuáticas (mejorando selectivamente las condiciones de la laguna).

AVES

Es con seguridad el grupo mejor representado y el que aporta mayor riqueza. También es el mejor estudiado por numerosos expertos, atraídos por el incremento espectacular de sus poblaciones. En el Parque se han censado más de un centenar de especies diferentes, casi la mitad tienen carácter sedentario. Como curiosidad, 6 son especies exóticas que se han adaptado. Existen parejas nidificantes de notable valor, como la garza imperial (Ardea purpurea), el avetorillo (Ixobrychus minutus), el aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) o el bigotudo (Panarus biarmicus). Otras especies son de notable rareza, como el calamón (Porphyrio porphyrio), un espectacular rálido hasta hace poco confinado a los humedales de la cuenca baja del Guadalquivir. Los contingentes mayores corresponden a fochas (Fulica atra), pollas de agua (Gallinula chloropus), somormujos lavancos (Policeps cristatus), zampullines chicos (Tachybaptus ruficollis), ánade real (Anas platyrhynchos), etc.

Es durante el invierno cuando las lagunas adquieren mayor relevancia ornitológica. Las aves las utilizan como área de invernada, reposo y alimentación. En esta época es posible encontrar garzas reales (Ardea cinerea), garcillas bueyeras (Bubulcus ibis), cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo), agachadizas comunes (Gallinaco gallinaco), avefrías (Vanellus vanellus), andarríos grandes (Tringa ochropus), patos cuchara (Anas clypeata), cercetas comunes (Anas crecca), patos colorados (Netta rufina), porrones comunes (Aythia ferina)... y una gran cantidad de gaviotas, reidoras (Larus ridibundus), y sombrías (Larus fuscus). Además de la presencia ocasional de malvasías (Oxyura leucocephala), porrón pardo (Aythia niroca) o garcilla cangrejera (Ardeola ralloides).

Otro grupo de aves, muy interesante, lo constituyen la notable cantidad de paseriformes nos visitan durante el invierno. Es todo un espectáculo observar como cientos de pequeñas aves se dejan caer en tromba, al atardecer, sobre el carrizal. En estos dormideros es posible encontrar escribanos palustres (Emberiza schoeniclus), trigueros (Emberiza calandra), pardillos (Carduelis cannabina), estorninos pintos (Sturnus vulgaris), lavanderas, etc, etc.

PECES

La fauna ictícola es más limitada, la mayor parte de las especies corresponden a peces introducidos ajenos a las especies que poblaban el curso del río Jarama. En algunos momentos del inicio de la formación de las lagunas llegaron a aclimatarse algunas especies relevantes y autóctonas como fue el caso de la boga de río (el las lagunas de los Cantillos de Velilla de San Antonio, hoy desaparecidas por la depredación urbanística),  la bermejuela, e incluso el Barbo comizo y la tenca (estas dos últimas especies citadas en El Campillo en los años 80). En las lagunas de las Madres llegó a haber trucha arco iris durante los años que allí funcionó un coto de pesca intensiva, esta especie también estuvo presente en otros lugares como la laguna de El Raso en Velilla de San Antonio, lo que confirmaba la capacidad de acogida de especies con cierto nivel de exigencia en la calidad del agua

En la actualidad la mayor parte de las especies son foráneas, introducidas artificialmente por pescadores, como el pez gato, la perca sol. Algunas especies introducidas como la gambusia, black-bass, o lucio, muy extendidos en algunos momentos, han casi desaparecido por la influencia de especies ovíparas como la perca sol. La última "novedad", poco afortunada, es la aparición de algunos ejemplares de siluro en la zona de Velilla de San Antonio, una especie que puede alcanzar tamaños descomunales tras exterminar a gran parte de la fauna local ...para terminar desapareciendo por agotamiento de presas, un proceso similar a la evolución del lucio en nuestros país.

REPTILES Y ANFIBIOS

Las citas de especies herpertológicas son escasas en el territorio del Parque, se tiene constancia de algunas, pero es un campo poco investigado. Se tiene constancia de 10 especies de anfibios y 1 de reptiles, entre los que incluimos al galápago leproso (Mauremys leprosa), una especie calificada como vulnerable  en el Catalogo Regional de Especies Amenazadas de la CAM, la o la culebra viperina (Natrix maura) muy abundante en lagunas, o la culebra de collar (Natrix natrix) con poblaciones muy amenazadas, etc.

Para acceder al inventario sistemático de fauna del parque, pulsa aquí.

Flora

La vegetación más abundante de los humedales en estos enclaves es la palustre, además de algunos árboles  y arbustos propios de suelos encharcadizos, como los sauces, chopos y tarays. La vegetación más frecuente en las franjas de vegetación en torno a las graveras es el carrizo (Phragmites australis), una gramínea que puede alcanzar los 4 metros, y que llega a crear una auténtica barrera entre la tierra firme y la lámina del humedal. Los rizonas pueden alcanzar los dos metros de profundidad dentro del agua. A partir de ese punto es sustituido por espadañas (Typha latifolia y Typha angustifolia). También es posible encontrar ejemplares de caña común (Arundo donax) y junco (Scirpus holoschoenus, juncus acutus...).

Localización

La inmensa mayoría se encuentran en la zona de inundación del valle, y estrechamente ligados a la dinámica fluvial. Por cuencas, es el río Jarama del que dependen la mayor parte de las lagunas, 96 de las 123 (con un 96,6% de la superficie laminar total), seguido del Henares (11 lagunas y 2,2%) y Manzanares (16 y 1,2%).

Por términos municipales destacan por su mayor número los términos municipales San Martín de la Vega y Rivas Vacíamadrid. La distribución por localidades es la siguiente:

Término municipal

Nº de humedales

% humedales

Superficie (ha)

% superficie/total humedales

San Fernando de Henares

6

4,88

4,81

1,17

Velilla de San Antonio

14

11,38

66,05

16,07

Mejorada del Campo

5

4,07

4,19

1,02

Rivas Vacíamadrid

28

22,76

171,22

41,65

Arganda

17

13,82

41,73

10,15

San Martín de La Vega

29

23,58

90,83

22,09

Ciempozuelos

11

8,94

15,16

3,69

Getafe

11

8,94

5,11

1,24

Aranjuez

1

0,81

12

2,92

Madrid

1

0,81

0,0004

TOTAL

123

 

411,13

 

Para ver el inventario completo de todos los ecosistemas acuáticos, pulsa aquí

Problemas y amenazas

La evaporación de grandes masas de agua es una de las amenazas más graves para todo el sistema hídrico de la zona y, por lo tanto, para los propios humedales. La proliferación incontrolada de lagunas, por la extracción de áridos por debajo del freático, ha dado lugar a una considerable superficie lagunar por la que se pierden ingentes cantidades de un recurso escaso y estratégico. Como han puesto de manifiesto diversos estudios el nivel de las lagunas puede sufrir notables variaciones, al igual que el freático, por esta causa (9).

La eutrofización y salinización de algunas láminas es una amenaza que se hace más evidente en los humedales con menor renovación del líquido o más escaso volumen. Este fenómeno puede ocasionar con el tiempo la destrucción del hábitat (como ya ha ocurrido en pequeñas charcas). Algunas lagunas ya disponen de sistemas de renovación (Las Islillas) y otras necesitan urgentemente soluciones similares (EL Campillo)

El aprovechamiento de lagunas para eliminar los vertidos y residuos no es, desgraciadamente, un recuerdo del pasado. Todos los años se acumulan nuevas denuncias (que no se toman en consideración por la Administración del Parque) sobre este tipo de delincuencia ambiental. Algunas lagunas han llegado a desaparecer completamente tapadas por escombros, caso de Miralrío, de Velilla de San Antonio, en 1999.

empleo de dragas en las graveras

Ha sido el empleo de la draga la causa que explica el perfil, y profundidad., de muchas lagunas actuales. Orillas a talud y cotas de profundidad de hasta 25 m.
En la fotografía: draga trabajando en La Esperilla (Arganda del Rey, 1991).

Gaviota reidora

La presencia de gaviotas en las zonas humedas y rios del Parque es un fenómeno relativamente reciente que ha ido incrementándose también en la misma medida que aparecían nuevas láminas de agua.

Eutrofización de humedal

Las lagunas que no regeneran el agua retenida acaban por sufrir fenómenos de eutrofización ( con alto consumo del oxígeno, entre otras consecuencias) que se manifiesta por la aparición de algas y tonalidades verdosas en el agua.

Humedal El Soto (Velilla de San Antonio)

Vista parcial del humedal "El Soto", uno de los mejor conservados del Parque (Velilla de San Antonio, 1994).

calamón

El calamón es una de las aves más sorprendentes que se deja ver en algunos humedales del parque.

Plan Estratégico Español para la Conservación y el Uso Racional de los Humedales

Amigos de la Tierra dispone también de un interesante artículo sobre humedales en el territorio español y su conservación


Bibliografía consultada:

(1) Sociedad Española de Ornitología (1994). ATLAS DE LAS AVES NIDIFICANTES DE LA COMUNIDAD DE MADRID. Editada por la Agencia de Medio Ambiente.

(2) Parra, F (1982). Consejería de Medio Ambiente (1999) EL PARQUE REGIONAL DEL SURESTE. 167 páginas.

(3) Consejería de Medio Ambiente (1998) EL MEDIO AMBIENTE EN LA COMUNIDAD DE MADRID (1997-1998). 289 páginas.

(4) SENDA ECOLOGICA DE LA "LAGUNA DE SAN JUAN".

(5) Martínez Alvarez, Jesús Roman y otros (1991). LA COMARCA DEL JARAMA-HENARES, AL NATURAL. Editada por la Ayuntamiento de San Fernando de Henares. 183 páginas. Consejería de Agricultura y Ganadería. Comunidad de Madrid. 

(6) Agencia de Medio Ambiente (1996). PLAN DE ORDENACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES. 2 tomos, 263 páginas.

(7) Varios (1998). PARQUE REGIONAL DEL SURESTE DE LA COMUNIDAD DE MADRID. Editado por Amigos de la Tierra y la Asociación Ecologista del Jarama "El Soto".

(8) Neftalí Roblas Moreno y Javier García-Avilés (1997). VALORACIÓN AMBIENTAL Y CARACTERIZACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS ACUÁTICOS LENÍTICOS DEL PARQUE REGIONAL EN TORNO A LOS CURSOS BAJOS DE LOS RÍOS JARAMA Y MANZANARES. Centro de Investigaciones Ambientales de la Comunidad de Madrid “Fernando González Bernáldez”.

(9) Universidad de Alcalá de Henares (1987). Estudio sobre un área de 50 Km2 en la zona del Parque del Sureste para observar la evolución de los niveles freáticos y su relación con las lagunas. Estudio recogido en el PORN.

(10) Neftalí Roblas Moreno y Javier García-Avilés (1999). BIODIVERSIDAD DE LOS HUMEDALES DEL PARQUE REGIONAL DEL SURESTE. I. VERTEBRADOS ACUÁTICOS. Centro de Investigaciones Ambientales de la Comunidad de Madrid “Fernando González Bernáldez”.


volver a la página principal
Esta página ha sido actualizada el jueves, 08 de agosto de 2013