Relato del Consejo Regional de Pesca 3-11-2016: la Administración sigue mirando para otro lado

El pasado 16-3-2016 se hizo pública la sentencia del Tribunal Supremo que, entre otras cosas, volvía a incluir la trucha arco iris en el Catálogo de especies exóticas e invasoras (RD 1628/2011). Este cambio normativo supone la prohibición del transporte y suelta en el medio natural. Una alteración radical en el modelo de pesca que se practica en la Comunidad de Madrid, basado en cotos de pesca intensiva, consorciados con entidades privadas (mediante convenios que no se hacen públicos), que dependen de la suelta de toneladas anuales de ejemplares de esa especie de trucha ajena a los ríos de nuestro país. Estas liberaciones de peces exóticos (y ahora invasores) han sido posible gracias al respaldo y pleno apoyo de la Consejería de Medio Ambiente, y ha sucedido durante décadas en escenarios especialmente protegidos de las cabeceras de los ríos madrileños.

En este escenario se celebró este Consejo. Lejos de aprovechar la situación sobrevenida por la citada sentencia, para recuperar las prioridades de conservación de ecosistemas y especialmente de las últimas poblaciones de trucha común salvaje, la administración prefirió seguir dando esperanzas a aquellos sectores que siguen insistiendo en que aquí no ha pasado nada, y que los ríos pueden seguir siendo explotados como si fuesen piscinas particulares, soltando en sus aguas peces de genética exótica, en este caso truchas comunes de origen ajeno a nuestras aguas.

Nada de extraño ha tenido esta actitud de los representantes de la Consejería, alimentando con su silencio una falsa ilusión de que la situación creada por la sentencia es reversible, y que volveremos a ver pronto las cisternas de piscifactoría llegar a los tramos de cabecera de los ríos a soltar su carga de peces extraños a nuestras aguas. Aunque es de una irresponsabilidad clamorosa, nada de extraño tiene esta histórica actitud de quienes, desde la administración, han sido el principal soporte y estímulo de la actual explotación de nuestros ríos. Ellos han vuelto a demostrar que no serán parte de la solución. No nos defraudaron, ni unos ni otros. Se habló de todo menos de como aprovechar esta oportunidad que ofrece la sentencia 637/2016 para empezar a poner recursos y esfuerzos en la conservación de ríos y especies, es decir recuperar el patrimonio que es de todos los ciudadanos.

  1. Aprobación del acta de la sesión del 4-11-2015.
  1. Informe de seguimiento del convenio de colaboración para el establecimiento de la licencia interautonómica.

Se informó de la continuidad del proyecto, manteniendo los precios actuales, así como la incorporación de alguna nueva región (Murcia).

  1. Informe de pesca de la temporada 2016 (incluye datos, comparativas, propuestas de cambios en la orden de vedas, etc.).

Por primera vez en cerca de una década se nos entregó copia legible del informe. Todo un reto que ha costado en el pasado numerosas denuncias, algunas de ellas aun están pendientes de resolución. De los datos ofrecidos en el informe destacamos lo siguiente:

Los permisos para cotos por sorteo ya sólo alcanzan los 295, van a estudiar la posibilidad de abandonar este procedimiento. El total de los emitidos en 2015 (24.980) representan la mitad de los que se emitían cuatro años antes (46.766).

Tras la sentencia del T. Supremo que declara especies invasoras a la trucha arco iris y a la carpa, carece de sentido mantener los tramos de “pesca controlada”, destinados al control de especies invasoras y exóticas. En la actualidad son tramos que tienen cupos de pesca de carpa.

Concursos en Polvoranca. Hay un abusivo aprovechamiento de este escenario por parte de la Federación Madrileña de Pesca, 98 jornadas en total (gran número de fines de semana) en las que no pueden acceder a la práctica de la pesca otros aficionados. Polvoranca es un escenario urbano muy demandado por personas con dificultades para el desplazamiento en entornos naturales. Probablemente estudiarán reducir ese número de reservas para facilitar el acceso a la pesca por parte de otros pescadores

Inventarios. Nuevamente se han llevado a cabo estudios de poblaciones de especies piscícolas en tramos vedados. Al margen del detalle de estos estudios (cuya consulta se impide sistemáticamente todos los años), el resultado sigue siendo preocupante. En esta ocasión de los 21 escenarios muestreados no se ha capturado ningún ejemplar de trucha común en seis de ellos. Desde la representación de los grupos ecologistas y pescadores conservacionistas tomamos la palabra para insistir nuevamente en que se dote de mayor presupuesto para ampliar estos inventarios a nuevos escenarios: aguas abajo de Picadas, Guadalix por debajo de la presa de Pedrezuela, o arroyo de la Puebla, para trucha común; y Tajo, Henares y Jarama para ciprínidos. Sin respuesta.

También valoramos como muy positivos los proyectos respecto de la instalación de cajas Vibert para facilitar la reproducción de especies como la trucha común, o la del estudio para analizar la relación entre variación térmica del agua y cambio climático, o la del estado de conservación de los macroinvertebrados que están en la base a la cadena trófica. Solicitamos que se de continuidad a estos estudios, que por ahora son experiencias puntuales, y que se nos permita el acceso a sus resultados. Sin respuesta.

El resto de las intervenciones, en este y otros puntos, procedían de representantes de gestores de cotos consorciados que se quejaron, en tonos más o menos hostiles, desde que se tengan que convertir ahora en “asesinos de peces” (las especies consideradas invasoras no se pueden devolver al agua), hasta provocaciones más o menos chuscas sobre los “amigos de los ríos”. Tuvimos que recordar que es la administración la que tiene que respetar las leyes …y ahora también las sentencias. Que ya no habrá más sueltas de peces invasores en las cabeceras de los ríos, y que eso es lo desde hace años vienen diciendo o apuntando desde la UICN hasta la Sentencia del Tribunal Supremo, pasando por la Red Natura 2000, universidades, expertos, Convenio de Berna, Ley 42/2007, Directiva marco de aguas, pescadores conservacionistas, grupos ecologistas …y un largo etcétera. Que este estado de anormalidad (la suelta de peces ajenos a las cabeceras de los ríos) se prolonga artificialmente desde hace años por la implicación directa de una Administración Ambiental que prefiere mantener una red clientelar entre algunos colectivos de pescadores a cumplir con su obligación de conservar ecosistemas y especies.

Les volvimos a explicar que nuestras propuestas se dirigen a recuperar ríos y especies para desembocar en una pesca de calidad (la pesca de ejemplares salvajes), propuestas que se están divulgando documentalmente desde hace unos cinco años (se incorporaron al acta de 2014, ver documentos de propuestas pulsando aquí). Que entre esas propuestas está la de facilitar una oferta de pesca extractiva para aligerar la presión en los tramos de cabecera. Una actividad de pesca intensiva que debería hacerse en recintos cerrados, sin conexión con las cuencas fluviales, y sobre especies no invasoras. Todas estas soluciones siempre cayeron en saco roto porque se ha preferido seguir al calor de las ilusiones que se alimentaban desde una Administración que debería trabajar por la conservación. En los últimos años los sobresaltos no han faltado, y no se ha querido interpretar correctamente el tiempo de cambios en el que nos encontramos. Primero fué el RD de especies exóticas (RD 1628/2011), sorteado mediante un nuevo decreto (RD 630/2013) que dejaba nuevamente inundar de arco iris los tramos de cabecera de los ríos madrileños. Ahora ha llegado la Sentencia del T. Supremo que vuelve a recuperar el sentido común en la gestión de los ríos. Lamentablemente la Administración sigue jugando con su silencio a sortear el inevitable cambio, para ellos las oportunidades de explotar los ríos seguirán más o menos igual, ahora quizás con truchas comunes de genética centroeuropea. En cierto modo reprodujeron, esta vez con el silencio, la inaceptable actitud que ya practicaron los mismos responsables en el consejo de diciembre de 2011, cuando llegaron a animar a “cerrar filas” ante una legislación que ponía en cuestión el modelo de explotación fluvial.

  1. Propuestas para la Orden de establecimiento de vedas y regulación de la actividad piscícola 2017.

Se informó de las propuestas que se habían hecho llegar a la administración. Las más importantes:

Convertir algunos cotos consorciados en captura/suelta sobre la base de sueltas de ejemplares de trucha común de genética extraña a nuestros ríos (lamentablemente en la C. de Madrid no hay planes de recuperación de especies autóctonas, al estilo de las que hay en Castilla la Mancha y otras regiones).

Solicitud de creación de un Escenario Deportivo en Aranjuez. No existe esa figura en nuestra orden de vedas. La Federación Madrileña de Pesca solicitó la creación de otros escenarios deportivos en Valmayor, Pedrezuela y Alameda del Valle, además de un estudio de la afección de la trucha arco iris, y la consideración de “especies naturalizadas” (un concepto que no está definido en nuestra legislación) para carpa, lucio, trucha arco iris, black bass, hucho y salvelino (estos dos últimos sin presencia en la Comunidad de Madrid).

Creación de un coto consorciado en Fuentidueña, río Tajo. Descartado por el momento por falta de suficiente información.

Otras modificaciones solicitadas se pueden consultar en las últimas páginas del Informe anual.

Las propuestas que hicimos se resumieron en los puntos siguientes:

No compartimos la modificación que se hizo del art. 15.2 de la orden de vedas, para autorizar “la suelta de peces alóctonos no catalogados“. Preguntamos por la especie/s a las que se estaba dirigido (sugiriendo irónicamente que solo se nos ocurre el hucho). Se aclaró que era una modificación temporal hecha durante el verano y que no se renovará en la nueva orden de vedas.

Ante la petición de algunos grupos gestores de cotos consorciados para reconvertir sus cotos de suelta-captura de trucha arco iris en cotos de captura-y suelta, previa suelta de trucha común de genética exótica, manifestamos nuestro rechazo por las siguientes razones:

Por ser un riesgo para la biodiversidad, por vulnerar la prohibición recogida en el art. 52.2 de la Ley 42/2007, de Patrimonio natural:

Las Administraciones públicas competentes prohibirán la introducción de especies, subespecies o razas geográficas alóctonas cuando éstas sean susceptibles de competir con las especies silvestres autóctonas, alterar su pureza genética o los equilibrios ecológicos.

Por ser contrarios a las directrices de “buen estado ecológico” que establece la Directiva de Aguas. También porque no se prevé ningún “análisis previo de riesgos” que se establece en el RD 1628/2011, acerca de las especies no catalogadas. No se comprende que esa evaluación de impacto ambiental no se lleve a cabo además en escenarios especialmente protegidos, como son los de la Red Natura 2000. Además de otras consecuencias como la competencia por el alimento o refugio, la suelta de estos ejemplares sigue siendo un riesgo para la hibridación de los ejemplares de trucha común autóctona presente en el tramo, su carácter esteril no es una garantía que afecte a todos los ejemplares. Todas estas razones eran las que justificaban que la administración haya prohibido la suelta de esta especie a los ríos madrileños desde el año 2013. Como en todo lo demás, la Administración no se pronunció, prefirió dejar que la ilusión se instalara entre el gran número de gestores de cotos consorciados presentes en el Consejo.

Propusimos que el acotado de Alameda pase a ser en su totalidad de captura y suelta (actualmente el tramo inferior permite 5 ejemplares de captura). Este tramo queda muy mermado de caudal en verano y la densidad de truchas es muy escasa en las últimas semanas de la temporada. Estas situaciones aconsejan una gestión no extractiva de la actividad de pesca.

Que se coordinen la regulación de la actividad piscícola en el tramo del río Jarama que se comparte con la Comunidad de Castilla la Mancha. No es lógico que las dos riberas del mismo tramo de pesca tenga limitaciones y condiciones diferentes (incluso una temporada de pesca diferente). Resulta arriesgado pescar estos tramos vadeando el río (pesca a mosca), pues puede quedar al criterio de la guardería aplicar una u otra legislación. Se nos respondió que ya hay contactos con la Administración de Castilla la Mancha para igualar las temporadas y vedas, les insistimos que se revisara también cualquier otro detalle de la regulación de pesca.

Al finalizar este punto se propuso un acuerdo del Consejo defendiendo la pesca extractiva que tradicionalmente se viene practicando en los cotos intensivos consorciados. No había un texto que votar y se quedó en redactarlo tras la sesión (!). En este sentido se debatió si mencionar el término de “especie naturalizada” para justificar solicitar del nuevo gobierno que se pueda continuar con el mismo modelo de pesca. Finalmente cobró más apoyos referirse a “especies de interés deportivo“. Dejamos claro nuestro radical rechazo a seguir abusando del patrimonio fluvial. También manifestaron su abstención los representantes institucionales presentes. Es decir los representantes de las asociaciones privadas de pescadores, que gestionan los cotos de pesca intensivos y consorciados, se pronunciarán contra las consecuencias que tendrá para su modelo la actual aplicación de la Sentencia del T. Supremo. Nada nuevo. Lo sorprendente era el silencio de los representantes de la Administración, que vivían el momento encantados, trasmitiendo una falsa ilusión y, lo que es peor, dejando pasar una nueva oportunidad para ponerse a trabajar por la conservación, y anunciarlo a los presentes. Cuando todo vuelva a fallar nuevamente (leyes, jueces, …que será lo siguiente?), ya saben, los culpables: los “amigos de los ríos”.

  1. Ruegos y preguntas.

No hubo ocasión, el Director General de Medio Ambiente tenía otras obligaciones imperiosas. Nos hubiera gustado preguntar por la situación en la que se encuentra la laguna de Velilla de San Antonio y si se ha detectado nuevos episodios de presencia de siluros en la Comunidad de Madrid.

La cosa no daba para más, y esta nueva sesión anual de “que hay de lo mio” se dió por concluída.


QUIENES TOMABAN LAS DECISIONES DESDE LA ADMINISTRACIÓN

En el momento de celebrarse esta sesión, estos eran los responsables, en orden jerárquico, de la conservación de los ríos de la Comunidad de Madrid:

Jaime González Taboada. Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.
Miguel Ángel Ruiz López . Viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.
Mariano González Sáez. Director General de Medio Ambiente. Presidía la sesión.
Felipe Ruza Rodríguez. Subdirector General de Conservación del Medio Natural. Presente en la sesión.
José Lara Zabía. Jefe del Área de Conservación, Flora y Fauna. Presente en la sesión.


Más información relacionada con esta sesión:

Acta de la sesión del Consejo de pesca del 4-11-2016
(se incluirá cuando nos sea notificada)
Informe de la temporada 2016
Orden de vedas vigente, temporada 2016
Orden de vedas, temporada 20167

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *