Acto por la defensa del patrimonio histórico en el Parque Regional del Sureste

El pasado 29 de julio, un incendio arrasó buena parte del pinar que crecía en uno de los parajes más simbólicos del Parque Regional del Sureste: el Espolón de Rivas, en el Cerro de Coberteras.

Un cambio en la dirección del viento y la labor de los medios aéreos hicieron que el fuego no tuviera unas mayores proporciones. Sin embargo, los trabajos posteriores de limpieza y apeo de madera quemada han provocado daños irreparables en el patrimonio arqueológico de la zona, especialmente en los restos de la Guerra Civil ligados a la batalla y frente del Jarama. El empleo de maquinaria pesada ha ocasionado la destrucción de numerosos vestigios arqueológicos.

Estos trabajos, además del destrozo que suponen en el patrimonio histórico, son contraproduccentes para la recuperación del sustrato vegetal. En zonas cercanas de la Marañosa que fueron incenciadas hace años, es posible observar que, allá donde se dejó la madera muerta en el suelo y no ser reforestó, crece actualmente un matorral tupido y diverso. Sin embargo en los lugares donde se metió maquinaria y se reforestó, prácticamente no crece nada actualmente.

DOMINGO 14 DE FEBRERO DE 2016
HORA: 10,30
LUGAR DE CONCENTRACIÓN: aparcamiento de El Soto de Las Juntas (Rivas Vaciamadrid). Salida 19 de la A3, dirección Valencia, metro Rivas Vaciamadrid. Desde allí se ascenderá al propio Espolón, donde se leerá un comunicado y se visitará la zona.

CONVOCAN:

Gefrema, Espacios para la Memoria, TAJAR, Grupo de Investigadores del Parque Lineal, Ecologistas en Acción, ABBI, ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto y GRAMA


Trasfondo histórico del Espolón de Vaciamadrid (de http://blog.parquelineal.es/)

Los principales y más evidentes restos históricos del Espolón se refieren al periodo histórico de nuestra Guerra Civil, concretamente a los de la Batalla del Jarama.

trincheras-espolon-maranosa

Las mismas trincheras, en el Espolón de la Marañosa, antes y después del incendio.

Durante febrero de 1937, y en el contexto del tercer plan de ruptura de las líneas republicanas de la defensa de Madrid, tras los fallidos ataques de la Casa de Campo y de Las Rozas para envolver la capital, se desencadena la denominada Batalla del Jarama. El Espolón de Vaciamadrid constituyó, entre otros enclaves, un hito esencial para el desarrollo de la batalla en su primera fase.

Siguiendo el plan trazado por la Orden General de Operaciones Nº 9 del Estado Mayor de la División Reforzada de Madrid, tras el primer arranque desde Pinto del 6 de febrero y la toma de la Fábrica Militar de La Marañosa, las tropas nacionalistas de Barrón y Rada (Regulares y Tiradores de Ifni) se lanzaron al ataque el día 8 de febrero, a lo largo del cordal de cumbres de los cerros de Coberteras hasta la toma del espolón ubicado al final del cantil, en la confluencia de los ríos Manzanares y Jarama.

La 19BM republicana a duras penas aguantó la embestida, quedando desalojada de las cumbres, y batida a tiro de fusil la Carretera de Valencia; obligando a la República a buscar nuevas vías terrestres alternativas para el abastecimiento de Madrid.

A pesar de los obstinados contraataques del día 9 y posteriores, -16, 17, 18, 19 y 20 de febrero-, las posiciones dominantes sostenidas por legionarios de la VII Bandera, no pudieron ser desalojadas, quedando allí estancado el frente hasta el final de la guerra en marzo del 39.

El mando nacionalista organizó aquellas posiciones con el nombre de Centro de Resistencia VIII-Vaciamadrid, compuesto por dos docenas de islotes de resistencia; en tanto que el mando republicano trazaba un plan de fortificación para envolvimiento de las cumbres ocupadas, con varias líneas de contacto, seguridad y resistencia que se prolongó hasta el final de la guerra.

Este conjunto fortificado de trincheras, zanjas de comunicación y diversidad de baluartes desplegado en los cerros, es el que ahora contemplan nuestros ojos, tras ser arrasada por el fuego la vegetación que los cubría.

Emerge así un interesante conjunto de arquitectura histórico-militar, bajo el cual subyacen otros restos de mayor antigüedad y no menor importancia: el poblado carpetano del Hierro II y sus arrabales, (s.V-III aC.).

El Espolón de Vaciamadrid en la actualidad

El lugar, enclavado en la finca de Casa Eulogio, es hoy un punto geográfico en el que friccionan constantemente el incesante crecimiento del municipio de Rivas-Vaciamadrid, la afluencia cada día mayor de excursionistas y los intereses particulares de los dueños de las fincas, normalmente explotadas como cotos privados de caza.

Urge coordinar estos intereses para que todos podamos disfrutar del valor histórico y medioambiental del Espolón de Vaciamadrid, sin que ello signifique su deterioro o incluso, como desgraciadamente ahora debemos denunciar enérgicamente, su negligente e inútil destrucción.


Más información

Entrada sobre el incendio
Asociación Parque Lineal
Cartel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *